BP sella definitivamente el pozo del Golfo de México

Pájaro manchado de petróleo
Image caption Ahora comienza la evaluación de los daños y la dura operación de tratar de recuperar los ecosistemas.

La petrolera British Petroleum (BP) selló definitivamente este domingo el pozo situado a más de cuatro kilómetros bajo el nivel del mar y cortó permanentemente el escape de gas y crudo.

El funcionario estadounidense a cargo del derrame, Thad Allen, confirmó que el pozo había sido permanentemente cerrado a través de un tapón de cemento.

"El pozo de Macondo está efectivamente muerto y no constituye más una amenaza para el Golfo de México", afirmó Allen.

Cinco meses después la compañía petrolera inicia el fin de una de sus peores pesadillas, un derrame que no sólo manchó las costas del Golfo y causó graves consecuencias al ecosistema local, sino que también ensució considerablemente la imagen de BP en el mundo y el valor de sus acciones en el mercado financiero.

La explosión en la plataforma Deepwater Horizon acabó con la vida de once trabajadores y virtió más de cuatro millones de barriles de petróleo al mar.

A mediados de julio un tapón temporal logró, tras numerosos intentos fallidos, detener el derrame.

Pozo "muerto"

Image caption El viernes se bombearon toneladas de cemento al pozo.

Los funcionarios declararon el pozo muerto luego de haber completado el examen de presión este domingo, a las 5:54 hora local.

Los ingenieros sometieron el tapón de cemento a 6.800 kilos de presión para asegurarse de que se mantendrá en su lugar y de que el sellado es hermético y resistente.

La inyección de cemento empezó el viernes, un día después de que un pozo de alivio que se taladraba llegara hasta el pozo averiado.

Por su parte el presidente de EE. UU., Barack Obama, declaró en un comunicado que "se había logrado una meta importante" pero que "continuaba comprometido con hacer todo lo posible para asegurarse que la zona del Golfo de México se recupera completamente del desastre", en referencia al impacto que el vertido ha tenido en los comercios y los negocios locales.

El derrame de petróleo durante meses, 87 días continuos, contaminó miles de kilómetros de costa, cerró bancos pesqueros y amenazó los frágiles ecosistemas de la región, que tardarán años en recuperarse del todo.

Demandas por resolver

"El camino no será fácil, pero continuaremos trabajando estrechamente con los residentes en la zona del Golfo para reconstruir su modo de vida y restaurar el medio ambiente y el entorno que les sirve de sustento", aseveró Obama.

El peor desastre ecológico de la historia de Estados Unidos también resultó caro para BP, a la que le costó la dimisión de su director ejecutivo, Tony Hayward, más de US$8.000 millones en tratar de detener el derrame y US$70.000 millones de pérdidas en su valor en el mercado financiero.

Pero todavía hay muchas demandas judiciales pendientes de resolver. Se cree que el gasto final para la compañía petrolera superará los US$32.200 millones.

Recientemente un informe científico señaló que no fueron una, sino varias causas múltiples, las responsables del desastre.

Lea también: Derrame: "muchas fallas" causaron el accidente de BP

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.