La gigantesca grieta de 40 km en la Antártica por la que se tuvo que mudar una base científica
Media playback is unsupported on your device

La gigantesca grieta de 40 km en la Antártica por la que se tuvo que mudar una base científica

Imágenes tomadas por un dron muestran una inmensa y profunda grieta que se formó en la Antártica y que se extiende por cerca de 40 km.

La rotura en el hielo fue descubierta en la plataforma de hielo Brunt el 31 de octubre, por eso los investigadores la bautizaron “Grieta Halloween”.

Debido al peligro que representa la presencia de esta grieta, el centro de investigación británico (British Antarctic Survey, BAS, por sus siglas en inglés) será trasladado a una nueva posición, 23 Km hacia el interior del continente.

La base –que está en el mismo sitio desde 2012- está montada sobre unas patas hidráulicas y esquíes lo cual permite que sea trasladada con relativa facilidad.

Según las autoridades del BAS, el personal de la base no corre peligro inmediato, pero por precaución será evacuado mientras evalúan la situación.

“Los cambios en el hielo, sobre todo la aparición de una nueva grieta, presenta un panorama glacial complejo. Esto significa que los científicos del BAS no están en condiciones de predecir con certeza que pasará con la plataforma de hielo durante el próximo invierno antártico”, señaló la organización.

“Como medida precautoria, BAS retirará a su gente antes de comience el invierno”.

La estación Halley es fundamental para la investigación científica.

Allí se recoge información clave sobre el clima y otros fenómenos atmosféricos.

En 1985 jugó un papel crucial en la identificación del agujero de ozono.

Y, en años recientes, Halley se convirtió en un centro de estudio importante de la actividad solar y el impacto que ésta pueda tener sobre la Tierra.

Temas relacionados