El drama de las familias latinas separadas por la nueva política migratoria de Estados Unidos
Media playback is unsupported on your device

"Con 19 años me dejaron solo a cargo de mis tres hermanos": el drama de las familias latinas separadas por la nueva política migratoria de Estados Unidos

En un barrio de San Diego, en California, los hijos de la familia Duarte estaban desayunando cuando detuvieron a sus padres en mayo pasado.

“Nos sentamos y lloramos”, cuenta Yarely, de 12 años.

Los padres, que llevan viviendo de forma ilegal en Estados Unidos 21 años, fueron llevados a un centro de detención de inmigrantes.

Francisco, el hermano mayor, con 19 años se tuvo que hacer cargo del hogar: cocinar, comprar la comida y llevar a sus hermanas a la escuela.

La Patrulla Fronteriza acusó inicialmente a Rosenda y Francisco Duarte de estar involucrados en delitos de tráfico de personas.

Pero esos cargos fueron retirados y a finales de junio la madre fue liberada bajo fianza. Ninguno de los dos tiene antecedentes criminales.

El padre sigue detenido y los dos pueden ser deportados.

Según Mark Lane, el asesor legal que los ayuda, este tipo de situaciones ha aumentado considerablemente con la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Antes recibía dos o tres por semana. Ahora, dice, recibe entre 10 y 15 llamadas al día.

El gobierno de Barack Obama deportó alrededor de 3 millones de personas, más que cualquier otro presidente reciente.

Sin embargo, poco después de asumir como presidente, Trump amplió el criterio de la lista de deportaciones, en la que su predecesor priorizaba a los criminales.