BBC Mundo

Inicio > Tecnología

Llegó la hora de las "apps" a la mexicana

21 abr 2011 02:17 GMT

Alhelí Navarro

Ciudad de México

Apps de teléfonos inteligentes

¿Qué le parecería tener un mapa de la mayor universidad de América Latina en su iPhone o entretenerse con el mexicano juego del balero con un sólo movimiento de muñeca?

Esto es posible con las cada vez más numerosas aplicaciones mexicanas disponibles en la App Store, la tienda de Apple.

Allí puede encontrar también una app con los personajes de Huevocartoon, el popular sitio de animación cuyas historias protagonizan unos huevos con mucha picardía.

Según el Estudio de Consumo de Medios Digitales 2010, realizado por IAB México y Televisa Interactive Media, los consumidores mexicanos están cada vez más interesados en ser dueños de un smartphone o un dispositivo con conexión a internet, que se suele convertir en su principal ruta de acceso al ciberespacio.

En 2009, el 12% de los mexicanos se conectaba a internet través de su celular y el 10% poseía un teléfono inteligente, pero todavía no existían las tabletas.

Al año siguiente, el 30% buscaba un celular con acceso a internet, el 14% tenía un smartphone con internet y el 4% era dueño de un iPad.

México aprovecha la red

Alejandro García Romero, director de UNAM Mobile, el laboratorio de desarrollo de aplicaciones web de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que el crecimiento del mercado de celulares, tabletas y apps en el país se debe a que tanto empresas como usuarios han aprendido a aprovechar el fácil acceso a la información y la comunicación cada vez más eficiente en la red.

Ahora, hasta la UNAM se ha involucrado el desarrollo de apps con algunas desarrolladas por los mismos estudiantes.

Una de ellas es UNAM 360, que tiene la misión de ayudar a los visitantes del principal campus de la institución a ubicarse en los aproximadamente tres millones de metros cuadrados de Ciudad Universitaria.

"Si se encuentra en la explanada de Rectoría, la aplicación le dirá cuáles son las facultades, museos, áreas deportivas y cafeterías más cercanas", explica Alejandro García Romero.

También el Gobierno Federal ha incursionado en este terreno.

Sus aplicaciones Visit México, del Consejo de Promoción Turística de la Secretaría de Turismo, y Conaculta-México Es Cultura, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, hechas por empresas mexicanas, son prueba de su interés.

Desarrolladores mexicanos

Pero no todo es felicidad.

Gabriel Braun, director general de Destino GPS, empresa desarrolladora de la app de geolocalización EstoyEnElMapa.com, añade que en el mercado mexicano este software y muchos otros se enfrentan a la piratería.

El llamado jailbreak (desbloquear o alterar la configuración del teléfono) permite a los usuarios ejecutar aplicaciones que no están contempladas en la App Store.

"La gente no está acostumbrada a pagar por software y la mayoría de las aplicaciones terminan siendo gratuitas", menciona el directivo.

EstoyEnElMapa.com es un directorio de negocios y atracciones de México que al conocer la ubicación del usuario le permite saber qué establecimientos hay cerca.

Era un sitio web que vio en el iPhone la oportunidad para lanzarse al mercado celular.

Está disponible desde abril de 2009 y en su momento fue la app número uno en la tienda de México.

Otro caso es el de Jorge Alfonso Briones y Silvana Bravo, fundadores de UbicuoBits Soluciones Móviles.

Su empresa desarrolló hace dos años el Balero y la Multipirinola, tradicionales juegos mexicanos que consisten en incrustar un poste en una bola o un barril de madera.

La intención de su negocio es llevar los juegos tradicionales mexicanos al ámbito digital, con lo que demuestran que la tradición puede convivir con la tecnología.

En casa o en la universidad

¿Cómo se aprende a hacer estas aplicaciones en México?

García Romero considera que se puede aprender tanto en la escuela como de manera autodidacta.

En la Facultad de Ingeniería de la UNAM existe una materia de programación y cómputo móvil, y Gabriel Braun dice que "el que sabe programar en lenguajes modernos tiene la capacidad de desarrollar en cualquier idioma".

"Cuando comenzamos había pocas apps hechas en México y no teníamos la experiencia de otros desarrolladores, así que aprendimos el código de Apple y mandamos la aplicación para su incorporación a la App Store", cuenta Braun.

Sin embargo, para generar estas apps, no sólo se necesita programar, pues los desarrolladores deben hacer un verdadero trabajo en equipo, en el que se plantean los elementos, los integrantes conocen su parte y al final todo se junta, diseño, programación y contenido.

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati