BBC Mundo

Inicio > Internacional

Los estadounidenses reaccionan al fallo que salvó la reforma de la salud

Facebook Twitter Compartir
28 jun 2012 22:09 GMT

William Márquez

BBC Mundo, Washington

Partidarios de la reforma sanitaria frente a la Corte Suprema

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos sostuvo -casi intacta- la Ley de Salud Asequible promovida por el presidente Barack Obama, una medida en la que el mandatario ha invertido un gran capital político.

Obama ha dicho que la ley ayudará a que millones de estadounidenses, actualmente sin seguros de salud, puedan acceder a ellos a un precio razonable.

En un voto de cinco a cuatro, los magistrados declararon constitucional la columna vertebral de la ley: el mandato individual o seguro obligatorio que establece que todos los ciudadanos deben adquirir un seguro de salud o pagar una penalidad si no lo hacen.

Esta cláusula es la que más polémica causa pues los opositores la interpretan como un dictamen del gobierno federal que obliga al ciudadano a comprar un producto del mercado.

El gobierno ha dicho que la norma, al hacer que toda la población participe en el sistema de seguro médico, distribuirá mejor el riesgo y ayudará a bajar el precio de las pólizas de seguros disponibles para los más vulnerables.

La corte, sin embargo, retiró esa cláusula del ámbito comercial y la introdujo en el ámbito impositivo de la Constitución, prácticamente catalogando el seguro obligatorio como un impuesto.

Obama elogió el fallo de la corte como una victoria para el pueblo, mientras que su rival republicano en las próximas elecciones, Mitt Romney, prometió derogarla si es elegido. Otros, de una amplia gama social y política, dieron su opinión a BBC Mundo:

Joselito López: 41 años, desempleado, sin seguro. Vive en el estado de Washington

"La decisión es lo moral y lo correcto. Me ha hecho muy feliz.

Sufro de una enfermedad que lo médicos llaman el "creador de viudas", una condición cardíaca que no tiene síntomas visibles pero me puede matar en cualquier momento.

Después de mi segundo infarto tuve que someterme a una operación de corazón abierto y, literalmente, cuando me estaban cortando el pecho la compañía de seguros me canceló mi póliza. Quedé con una deuda de unos US$90.000.

Durante mi recuperación tuve que dejar mi empleo y debido a mi precondición me ha sido imposible conseguir un seguro que no sea exorbitante.

He estado dependiendo de cuidados de caridad. Los aprecio pero es como si estuviera mendigando.

Con lo que ha pasado hoy, ahora tendré la posibilidad de asegurarme de alguna manera y podré mejorarme. Esto le ha dado un vuelco positivo a mi vida".

Joseph Antos: experto en política de salud del AEI, organización conservadora en Washington

"La ley es un fracaso total. Mi oposición es más con la ley misma que con el fallo de la corte.

Declarar el seguro obligatorio dentro del ámbito impositivo y no el comercial es muy importante porque evita la intrusión del gobierno federal en todo tipo de situaciones.

Reconozco que sí amplía el acceso de muchas más personas al seguro de salud. Sin embargo, en términos de hacer el sistema más eficiente, reducir los costos o reformar como funcionan los actuales programas de asistencia Medicaid y Medicare, (que subsidian la salud de los más pobres y de las personas de tercera edad) no hace absolutamente nada.

Continuará la incertidumbre de cuánto será los que reciben los médicos y cuánto debe pagar el paciente bajo estos programas. Los desafíos clínicos y de diagnóstico tampoco se verán reducidos con una ley que tiene que ver fundamentalmente más con dinero que con cuidado de la salud.

La ley es políticamente vulnerable. Si Romney gana la presidencia, la ley se derogaría aunque hay algunas provisiones que sobrevivirían pues son populares con los republicanos".

Amanda Frost: profesora de Leyes, Universidad Americana de Washington

"Me sorprendió la manera como la Corte Suprema llegó a su conclusión, al considerar que el Congreso no tiene autoridad de imponer el seguro obligatorio según la cláusula de comercio de la Constitución más sí según la cláusula de impuestos.

No hace mucha diferencia. Mientras no obliga al ciudadano a adquirir seguro de salud le dice, en cambio, que tiene la opción de comprar un seguro o de pagar un impuesto si no lo hace.

Así se interprete como un mandato o como una opción, la gente va a terminar adquiriendo seguro de salud.

Hay mucha oposición contra la ley pero, en el futuro cercano, no hay mucha posibilidad de que se revoque. Los republicanos no tienen la mayoría en el Senado y el presidente Obama tiene el poder de veto.

Aunque la ley se vuelva muy popular, habrá modificaciones a medida que la sociedad evoluciona y porque no sabemos exactamente cómo es que va a funcionar.

La ley está lejos de ofrecer cobertura de salud universal, pero podría ser la etapa intermedia hacia eso."

Gene Marks: presidente de una empresa de 10 empleados en Filadelfia

"Para ser sincero, no me afecta de una manera u otra. No cambia mi vida a corto plazo.

A los que verdaderamente les afecta son a aquellos que tienen más de 50 empleados porque pueden bajar significativamente sus costos de seguros para sus trabajadores.

Yo puedo decidir si mantengo el seguro o decirle a mis trabajadores que busquen su propio seguro en el sistema estatal y no me penalizan por eso. Además me reconocen un pequeño crédito impositivo.

Sentí alivio de que por lo menos llegaron a una decisión y que este limbo en el que hemos estado viviendo se haya resuelto de alguna manera, independiente de lo que opinemos sobre la legislación que sale de Washington.

Como legislación siempre me preocupó porque nadie tiene muchos detalles de cómo funcionará y es muy debatible cuánto estará ahorrando el gobierno ni cuáles son los riegos.

Muchos dueños de empresa como yo solo queremos saber cuáles son los hechos para poder continuar con nuestros negocios sabiendo qué es lo que hay que hacer.

Tenemos que aceptar que el seguro de salud será algo obligatorio y tenemos que hacer lo que tenemos que hacer."

Gloria Huezo: 38 años, casada, madre, licenciada en Educación. Vive en Illinois

"Estoy encantada. La decisión me ha devuelto la paz.

Todos los años recibía documentos de nuestra póliza de seguro con el máximo total de beneficios que nos reconocerían en nuestras vidas y lo que habían pagado hasta entonces. Todo los años lo que nos quedaba era menos.

Me dí cuenta que tendría que rechazar servicios para mi cuidado con tal de reservar beneficios para el futuro de mi hija. Ahora eso ha desaparecido, ya no hay un límite a los beneficios que podemos recibir.

Me esperaba algo completamente diferente, que la Corte Suprema le iba a hacer algunas concesiones a los conservadores y derogar por lo menos la provisión del seguro obligatorio.

Lo que les dieron fue en torno al programa Medicaid (de asistencia a los más pobres) donde los estados no tienen que participar. Pero eso es un asunto pequeño."

Jeffrey Kahn: doctor de bioética del Johns Hopkins en Maryland

"Ha sido un buen día para aquellos 32 millones de personas en nuestro país que no tienen seguro de salud.

Mi optimismo está un poco limitado en términos del impacto que podría tener con los sectores más pobres debido por el fallo en torno al programa Medicaid, que permite a los estados a no participar.

Dependerá del estado en que la gente pobre viva para que reciban una buena cobertura de salud. Eso es algo que sucede ahora, algunos estados son más generosos que otros pero esa disparidad se incrementará con esta decisión.

También hay interrogantes con respecto a designar el seguro obligatorio como un impuesto. Va a ser interesante ver como este factor será articulado por las campañas presidenciales de Romney y Obama a medida que se acercan las elecciones.

Cualquier cosa que huela a impuestos tiene muy poca popularidad hoy en día.

No obstante es un día feliz para el presidente y su administración. La única manera de interpretar el fallo es que la Ley de Salud Asequible se sostuvo."

Israel Ortega: editor de Heritage Libertad, organización conservadora en Washington

"Estoy obviamente decepcionado con la decisión de la corte. Mi esperanza era que iba encontrar el mandato individual (seguro obligatorio) inconstitucional.

La premisa que el gobierno te puede obligar a comprar un producto en el mercado privado -en este caso el seguro de salud- siempre me pareció darle demasiado alcance al gobierno federal. Pone en peligro muchas libertades que tenemos en este país.

Pero ahora falta que el Congreso actúe para refutar la decisión de la Corte Suprema. Gracias a Dios aquí hay un equilibrio entre las tres ramas de gobierno y la rama legislativa puede revocar la ley de salud. Esa es mi esperanza.

La alternativa desde el punto de vista conservador es un sistema mucho más barato. Se cambiaría el código de impuestos que en estos momentos castiga a los que quieran comprar seguro médico fuera del sitio de trabajo.

Si esto cambiara habría más competencia, se mantiene la calidad y se bajan los precios."

Mario López: 62 años, pequeño empresario en Illinois

"Son muy buenas noticias. No es perfecto pero es un paso adelante.

Gente de negocios chicos como yo pueden obtener seguros médicos para ellos, sus empleados y familias a un costo más bajo. Esos seguros en este momento son imposibles.

Mi empresa está creciendo y he estado buscando emplear a alguien por un buen tiempo. He identificado a una buena candidata que sería una buena adición para mi negocio pero, simplemente, no puedo emplearla porque no le puedo ofrecer un paquete competitivo.

Esta ley, cuando entre completamente en efecto, me beneficia porque me permite ampliar mi empresa y eso es bueno para la economía también.

Aún con todos los beneficios de esta ley, las grandes empresas de seguro tienen mucho control sobre las vidas de la gente.

El costo del seguro iba a subir de todas maneras, nadie lo hubiera podido parar. Pero ahora existen límites para que, en ciertos casos, no puedan excederse".

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati