BBC Mundo

Inicio > Curiosidades

El "misterio" de caminar descalzo sobre el fuego

Facebook Twitter Compartir
24 jul 2012 03:19 GMT

William Márquez

BBC Mundo, Washington

Noche de San Juan en España

El caminar descalzo sobre brasas encendidas es una tradición milenaria que se realiza en muchos lugares del mundo para celebrar fiestas cívicas o religiosas y que ha cobrado popularidad en Estados Unidos entre aquellos que buscan maneras alternativas de revitalizar el espíritu.

Aunque las brasas de carbón o de leña arden a una temperatura muchísimo más alta de lo que la piel humana puede resistir, los que practican esta tradición por lo general no sufren lesiones.

La física ofrece explicaciones que tienen que ver con la conductividad, energía térmica y presencia de agua que se pueden ilustrar con experimentos de laboratorio pero hay quienes atribuyen la inocuidad del "paso del fuego" al poder de la mente.

Esta última versión, por lo menos, era lo que estaba tratando de promover el orador motivación personal Tony Robbins a una audiencia de seguidores durante uno de sus célebres seminarios en California. Sin embargo, 21 participantes tuvieron la mala suerte de salir con quemaduras en los pies.

Llanto y gritos

Robbins es considerado el gurú de la autoestima, el poder del individuo y la motivación personal. Ha escrito sendos libros al respecto, sale frecuentemente en programas de televisión y realiza charlas muy solicitadas en las que promueve su mensaje para "liberar el poder interior". Lo que le ha reportado cuantiosas sumas de dinero.

Durante un evento, este pasado fin de semana, en el Centro de Convenciones de San José, California, se dispusieron varias pistas de tres metros de largo con brasas de carbón encendidas a entre 650 a 1000 grados centígrados de temperatura.

Robbins instó a la audiencia a caminar descalza sobre las brasas asegurando que no hay absolutamente nada que una persona no puede lograr. Los que no pudieron lograrlo sufrieron quemaduras de segundo y tercer grado, con algunos informes reportando llanto y gritos de agonía entre las víctimas.

Tony Robbins, que tenía permiso de la ciudad para realizar la actividad, emitió un comunicado asegurando que lleva "más de tres décadas ofreciendo la experiencia a su público de manera segura". También afirmó que el jueves anterior, 6.000 personas habían caminado sobre el fuego sin incidentes.

La hazaña sí se puede lograr. Se lleva a cabo en todas partes del mundo en rituales que se remontan siglos.

Un ejemplo sucede en San Pedro Manrique, en la provincia de Soria, en el norte de España. Para celebrar la noche de San Juan jóvenes atraviesan descalzos las brasas encendidas en lo que se conoce como el "paso del fuego", muchas veces con alguien a cuestas, y salen ilesos.

Física y química

La ciencia tiene su explicación del fenómeno, que tiene que ver con el tiempo de contacto entre el pie, la temperatura de las brasas, la capacidad de las diferentes sustancias de absorber calor y la conductividad de éste.

"Usted puede tomar un recipiente de papel doblado, llenarlo de agua, ponerlo sobre el fuego y hacer que el líquido hierva sin que se queme el papel", dijo a BBC Mundo Robert Clegg, profesor de física de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.

"El agua hierve a una temperatura más baja del punto de ignición del papel y absorbe el calor de la llama", explicó el físico del popular experimento térmico. "Se puede preparar una buena taza de té así".

Aunque el profesor Clegg reconoció que no es experto en lo que permite caminar sobre las brasas encendidas sin quemarse, señaló que la misma teoría se puede aplicar.

Esa, sin embargo, no es la explicación que dan los que promueven el poder interno del ser humano ni que buscan los que quieren una experiencia espiritual del paso sobre las brasas.

Poder mental

"La gente que camina sobre brasas encendidas lo hace estando en un estado mental muy positivo para no caer en el temor o el dolor", expresó a la BBC Judith Orloff, psiquiatra, profesora y autora del libro "Libertad emocional: libérate de las emociones negativas y transforma tu vida".

"El poder de la mente sobre la materia es muy fuerte", manifestó la psiquiatra. "Muchos misterios de sanación son posibles por el estado mental y los cambios bioquímicos que podemos generar".

Asegura que la voluntad del individuo puede cambiar la secreción de cortisona y adrenalina -las hormonas asociadas con el estrés- a las que ocasionan la respuesta de relajamiento llamadas endorfinas, químicos que se secretan durante la meditación, el ejercicio y la risa.

La doctora Judith Orloff, que combina medicina convencional con espiritualidad e intuición, dice estar muy interesada en cómo el control mental que supone necesario para caminar sobre el fuego se puede traducir al control de problemas de dolor crónico y a recuperar la salud.

Igualmente, puede tener un efecto positivo sobre la autoestima y "servir de punto de referencia para otras situaciones en relaciones personales y profesionales porque nos llena de poder", aseguró.

Equilibrio dinámico

Pero el doctor David Willey, profesor de física de la Universidad de Pittsburgh, sostiene que salir ileso de una caminata sobre el fuego no tiene nada de mental.

"El único factor de la mente sobre la materia es el valor del que se tiene que llenar uno para caminar descalzo sobre las brasas que es el mismo valor que se necesita para lanzarse de un avión en paracaidismo", manifestó a BBC Mundo.

El profesor Willey ha caminado muchas veces sobre brasas ardientes y tiene el récord de distancia, 165 pies, unos 50 metros.

"Las brasas de madera o carbón son muy malas conductores de calor y básicamente los pies no están el tiempo suficiente en contacto para quemarse", arguyó el físico.

Los pies son, en su mayoría compuestos de agua y se necesita mucho calor para cambiar la temperatura del agua y causar quemaduras. Si la caminata se hace correctamente, uno sale ileso, insistió.

"Es un equilibrio dinámico. Así como el pie capta calor cuando pisa las brasas, ese calor es despedido cuando flota por el aire al tomar el siguiente paso".

No obstante, Willey reconoce que algo sí ocurre internamente en el individuo que logra caminar sobre las brasas pero que es la misma sensación de satisfacción que uno siente cuando logra cualquier otra hazaña.

"Los gurús de motivación personal que dicen que si uno puede caminar sobre el fuego, bien puede ir a pedirle un aumento de sueldo al jefe, tienen un argumento válido", añadió. "Si se tiene el valor para una cosa, se tiene el valor para la otra".

"Pero el que diga que si se camina sobre el fuego se puede entonces curar el propio cáncer, ese está de atar", concluyó.

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati