BBC Mundo

Inicio > Sociedad y Cultura

¿Cuánto pagaría por ver a los Rolling Stones?

Facebook Twitter Compartir
29 oct 2012 10:30 GMT

Mark Savage

BBC

Mick Jagger

Los billetes más baratos para la gira de 2012 de los Rolling Stones llegaron hasta los US$170. ¿Es un precio justo para ver a una banda de rock, aunque se trate de "sus majestades satánicas"?

La cadena estadounidense Fox News lo calificó como "el concierto con el precio más inflado de la historia".

"Los fans están furiosos", comentó el Huffington Post. "Mick va a nadar en dinero", opinó el Belfast Telegraph.

¿A qué vienen estos titulares? A que el boleto más barato para ver a los Rolling Stones el mes próximo en Londres cuesta US$170. Y si lo que usted quiere es ver a Mick y a Keith de más cerca, prepárese para desembolsar US$650.

Una entrada para el área VIP, que da derecho a ver el concierto desde la exclusiva zona pegada al escenario, le costaría nada menos que unos US$1.800.

Con estos precios no es de extrañar que los fans de la banda no estén nada contentos.

Respuesta de los fans...

"Estuve pegado a internet desde antes de las 9 de la mañana y los billetes más baratos costaban US$525", se quejó a la BBC uno de los simpatizantes. "A ese precio no me lo puedo permitir, ¡estoy muy decepcionado!".

"Por ese valor me tendrían que dejar tocar la batería con ellos", bromeó el presentador de radio estadounidense Richard Nixon en Twitter.

A lo mejor fue por este alud de quejas que los Rolling Stones ofrecieron por US$20 unas 350 entradas para un show "de calentamiento" en París, lo que no evita, sin embargo, que sean vistos como una banda más bien cara.

Pero aparte de los fans, ¿qué opinan otros músicos? ¿Tienen envidia de los veteranos rockeros y seguirían su ejemplo si pudiesen?

Las opiniones a este respecto son divergentes.

... y de otros músicos

"¿No tienen suficiente dinero ya?", se pregunta Tom Chaplin, del grupo inglés Keane, que vende las entradas de su última gira a US$50-US$68.

"Es un evento exclusivo, ese es el problema. No permiten que su música llegue a los jóvenes, lo que es realmente una pena. En el concierto solo va a haber un montón de gente trajeada", añade Chaplin.

Pero James Dean Bradfield, de los Manic Street Preachers, cree que los Stones se han ganado el derecho a cobrar lo que les dé la gana.

"Están más allá de cualquier reproche", aseguró el músico.

"Su aislamiento del resto es total. Es imposible juzgarlos o valorarlos con el mismo rasero que a los demás. Son realmente una institución, en el mejor sentido de la palabra", añadió Bradfield.

El músico Alice Cooper está de acuerdo. "Para ver a los Stones pagaría lo que fuese", comenta.

La estrella estadounidense llevó el pasado fin de semana su show musical inspirado en Halloween al estadio de Wembley, en Londres.

Aunque sus puestas en escena son muy elaboradas, con guillotinas y muñecos de Frankenstein, cobra un precio relativamente razonable: US$67.

"Para serte sincero, no sé ni a cuánto se venden mis entradas", afirma sonriendo. "No me meto en ese tema para nada. Son más baratas que las de los Stones, eso sí".

Costes de producción

Los precios de las entradas de los grupos musicales se han disparado en los últimos años, a medida que los ingresos por discos han bajado.

Según la revista Forbes, casi todos los músicos de la lista de los 25 mejor pagados en 2011 hicieron la mayor parte de su dinero con sus presentaciones.

El primer puesto fue para U2, que vendió más de US$700 millones en entradas de "360", la gira más lucrativa de la historia hasta la fecha.

Aun así, la publicación dice que algunos tours son más rentables que otros.

Lady Gaga tuvo ingresos mayores que Elton John, pero los costos de su puesta en escena, que cuenta con bailarines, elaborados atuendos y muñecos hidráulicos, se comieron una significativa parte de sus ingresos.

¿El resultado de esta extravagancia? Gaga ingresó "solamente" US$ 90millones en 2011, según Forbes, comparados con los US$100 millones de Elton John.

El funcionamiento económico de las giras es algo complejo. Muchas bandas no cubren gastos hasta que no han estado "en la carretera" durante semanas o incluso meses.

Los costos de producción van desde el alquiler de camiones, gastos en pirotecnia y pantallas de video, hasta catering, habitaciones de hoteles y seguro.

Pero incluso cuando los artistas consiguen el patrocinio de grandes marcas, parte de los gastos de tan elaborada maquinaria del espectáculo recaen inevitablemente en los fans.

La banda Muse se ha hecho famosa por sus ambiciosas puestas en escena –su cantante, Matt Bellamy, planea desde hace un tiempo hacer aterrizar un ovni durante uno de sus conciertos- pero insiste en que intentan mantener los precios lo más bajo posible.

"No siempre cubrimos gastos, para ser sinceros", asegura Bellamy.

Las entradas para las presentaciones de Muse cuestan entre US$53 y US$105.

"Queremos ganar dinero pero al mismo tiempo lo importante es salir ahí y tocar en vivo. Probablemente podríamos ganar más si fuésemos de gira casi sin producción y vendiendo los boletos a precios ridículos, pero no solo se trata de eso".

"Hemos intentado mantener los valores lo más bajo posible. A lo mejor otras bandas deberían hacer lo mismo, pero no es una decisión fácil", concluye.

Entonces, ¿cuánto?

Pero entonces, ¿qué es "un precio razonable"? Para algunos, es una simple cuestión de escala.

"Si tocamos en Londres, entre US$20 y US$25 parecería lo razonable", afirma Joe Newman, del grupo Alt-J, favoritos para varios galardones musicales que se entregarán este año.

Tim Burguess, de los Charlatans, dice pagar normalmente unos US$4 por ver a bandas nuevas tocar en pubs, mientras que Alice Cooper admite que lo máximo que llegó a desembolsar por un concierto fueron "unos US$5".

¿Y a quién fue a ver por ese precio? A los Stones, por supuesto, en Phoenix, Estados Unidos, allá por 1965.

"Era el equivalente a lo que gastaba en gasolina durante dos semanas, pero valió la pena", recuerda. "Estaban Brian Jones, Bill Wyman… los Rolling Stones originales".

Hoy en día Burguess entraría gratis, ya que su nombre estaría en la lista de invitados, lo que podría explicar por qué los roqueros veteranos ponen precios tan alejados de la realidad: nunca tienen que pagarlos.

Así que, ¿qué piensa Sir Mick de todo este tema de las entradas?

"Bueno, sé que es un montón, en serio", le dijo Jagger a un programa de radio de la BBC en una entrevista que saldrá al aire la semana próxima. "Pero parece haber demanda y eso es bueno".

"No voy a comentar nada más sobre el tema".

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati