BBC Mundo

Inicio > Sociedad y Cultura

Lance Armstrong admite que consumió sustancias prohibidas

Facebook Twitter Compartir
18 ene 2013 02:32 GMT

Redacción

BBC Mundo

lance armstrong

El ciclista estadounidense Lance Armstrong, a quien le fueron retirados sus siete triunfos en el Tour de Francia por dopaje, reconoció haber consumido EPO y otras sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento durante su carrera.

En una entrevista con la presentadora estadounidense Oprah Winfrey, Armstrong admitió haberse realizado transfusiones de sangre y dopado con EPO y testosterona durante los siete Tours de Francia.

Armstrong se presentó como una persona obsesionada con "ganar a cualquier precio".

"No inventé la cultura (del dopaje) pero no intenté detenerla", aseguró el ciclista al referirse a esa práctica generalizada dentro del ciclismo de ruta. Además fue contundente al afirmar que durante esa generación, nadie hubiese podido ganar un Tour sin doparse.

Lea también: La confesión de Armstrong en diez frases

"Una gran mentira"

"No dije la verdad, repetí muchas veces una gran mentira", aseguró cuando se le preguntó sobre su negativa a reconocer el dopaje en el pasado.

"Se trató de una historia perfecta, mítica, que no era real", dijo sobre su carrera, asegurando que comenzó a doparse en los años '90 y terminó en 2005, año en que ganó su último Tour.

Armstrong negó las acusaciones de la agencia antidopaje de Estados Unidos (Usada, por sus siglas en inglés), que aseguró que el deportista también consumió sustancias prohibidas a su regreso a las carreteras de Francia en 2009.

También rechazó la acusación de Usada de que su equipo, el US Postal, creó "el más sofisticado, profesionalizado y exitoso programa de dopaje que el deporte jamás vio".

"Fue definitivamente profesional y fue definitivamente inteligente, si lo puedes llamar así. Pero fue muy conservador".

Consecuencias

El ciclista dijo durante la entrevista que nunca tuvo miedo a ser descubierto y que presionó a sus compañeros.

"Sí, fui abusivo. Intenté controlar la narrativa. Si no me gustaba lo que alguien decía, intentaba controlarlo. He sido así toda mi vida", aseguró.

Armstrong dijo sobre su confesión que se encontraba ante la segunda ocasión en su vida en la que no tiene "control de las consecuencias" (la primera, cuando le fue diagnosticado un cáncer de testículo).

En fotos: Auge y caída de Lance Armstrong

Como indica Alfredo Ochoa, editor de BBC Mundo, "las consecuencias legales de la confesión de Armstrong se pierden en el horizonte" y ello podría incluso llevarlo ante la justicia federal estadounidense.

"Armstrong podría ser acusado de perjurio, ya que en el pasado negó ante un juez haberse dopado", asegura.

"El hecho de que Armstrong haya reconocido en la entrevista que por segunda vez en su vida no controla lo que va a suceder, de alguna manera reconoce que está en problemas ante la justicia, además de las demandas que se le pueden venir encima".

"La otra consecuencia es el esfuerzo, dinero y tiempo que invirtió Armstrong en demandar a aquellos que lo acusaron en el pasado. Su reconocimiento no solo lo condena públicamente sino que además lo convierte en el mentiroso más grande de la historia del deporte".

"Haber dicho todo lo que dijo con tanta frialdad impresiona aún más, no hubo ni una sola lágrima, ningún quiebre de la voz al menos en esta primera parte de la entrevista. Es definitivamente una confesión, la duda está en si hay algún remordimiento", agrega Ochoa.

Esperada confesión

Winfrey había dicho a la cadena CBS que la entrevista en la ciudad de Austin, Texas, donde Armstrong vive, fue tan larga que tuvo que ser transmitida en dos partes que comenzaron este jueves.

En total, Armstrong responderá aproximadamente a unas 112 preguntas durante la entrevista, aseguró Winfrey.

"Yo diría que no admitió sus errores en la forma como yo esperaba" aseguró.

La entrevista fue grabada el martes horas después de que Armstrong se disculpara ante el personal de la Fundación Armstrong que el ciclista fundó para la lucha contra el cáncer.

Además de las siete camisetas amarillas del Tour, el ciclista texano perdió la mayoría de sus patrocinios y fue forzado a renunciar a Livestrong después del informe incriminatorio de la Usada publicado en octubre del año pasado, prueba que finalmente lo obligó a confesar esta semana.

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati