El increíble salto de un hombre sin paracaídas a más de 7 km de altura

Paracaidista Luke Aikins aterriza sano y salvo en una red. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Luke Aikins aterrizó en todo el centro de una red de 30 x 30 metros.

El estadounidense Luke Aikins se conviritó en la primera persona en saltar desde una altura de 7.620 metros sin paracaídas y aterrizar sano y salvo en una red de seguridad.

Aikins, un veterano paracaidista que ha realizado más de 18.000 saltos, logró caer en todo el centro de una red de protección de 30 x 30 metros extendida en Simi Valley, sur de California.

Media playback is unsupported on your device
Mira el increíble salto desde una altura de más de 7.000 metros sin paracaídas

Durante la caída libre de dos minutos, que fue trasmitida en vivo por el canal Fox de televisión, el temerario paracaidista alcanzó una velocidad de 193 km/h.

En medio de los aplausos y vítores, Aikins se levantó de la red y abrazó a su esposa y joven hijo.

"Estoy casi levitando, es increíble", declaró después del salto, el sábado.

"¡La cosa simplemente sucedió! Ni siquiera puedo articular mis palabras", dijo, confesando que había estado nervioso antes del salto.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Luke Aikins entrenó unos dos años para el espectacular salto.

También reconoció que estuvo a punto de cancelar la proeza porque le habían ordenado a llevar un paracaídas en caso de emergencia, lo que hubiera hecho el aterrizaje más peligroso debido al peso adicional.

Sin embargo, los organizadores levantaron esa condición unos minutos antes del salto.

En el momento en que se lanzó, tres colegas con paracaídas lo acompañaron.

Uno que filmaba con una cámara, otro que sostenía una antorcha de humo para que el público pudiera seguir el descenso y otro que le recibió un tanque de oxígeno cuando llegaron a una altura en que ya no lo necesitaba.

Poco después, los tres abrieron sus paracaídas y dejaron que Aikins cayera solo en picada.

Planeó con el cuerpo hacia una red que estaba suspendida sobre el piso e iluminada para que pudiera servirle de guía, se dio la vuelta en el aire y cayó de espaldas en todo el centro.

Aikins, quien es un asesor de entrenamiento y seguridad para la Asociación de Paracaidismo de EE.UU., dijo que un amigo fue quien le dio la idea para el salto.

Rechazó la idea, al comienzo, pero unas semanas después decidió hacerlo y empezó una preparación de dos años.

"El salto de Aikins representa la culminación de una carrera de 26 años que impone un récord mundial personal para el salto más alto sin paracaídas o traje de alas", dijo su portavoz Justin Aclin.

Temas relacionados

Contenido relacionado