El brote de ántrax que pudo estar enterrado cientos de años y dejó un niño muerto en Rusia

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El brote surgió en comunidades de pastores nómadas en un distrito de Siberia, más de 2.000 km al noreste de Moscú.

Es la primera vez que la enfermedad aparece en Rusia en 75 años.

Pero la "peste siberiana", como se conoce en el país al carbunco o ántrax, ha vuelto a cobrar vidas.

Un niño de 12 años falleció y 20 personas están infectadas en Yamalo Nenets, un distrito autónomo de Siberia, cerca de 2.000 km al noreste de Moscú.

Ocho de los 20 casos son niños, según confirmó Irina Shestakova, especialista del Ministro de Salud ruso. En total 90 personas fueron hospitalizadas pero en la mayoría no se ha confirmado el diagnóstico.

Las autoridades comenzaron a tratar a la población de Yamalo Nenets con antibióticos como medida preventiva. Y algunas personas consideradas más en riesgo han sido vacunadas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las personas infectadas entraron en contacto o consumieron la carne de renos enfermos.

El ántrax es una enfermedad del ganado y muy raramente afecta a los seres humanos.

El actual brote se registró en comunidades de pastores nómadas que, según especialistas, se contagiaron al entrar en contacto con renos enfermos o consumir su carne.

Y el origen de la epidemia en animales, que ya causó la muerte de unos 2.300 renos, estaría en lugares donde se enterraron en el pasado animales enfermos.

Esos sitios que se encuentran usualmente bajo nieve ahora han quedado expuestos debido a una intensa ola de calor.

Dispersión mortal

El carbunco o ántrax es causado por una bacteria, Bacillus anthracis, que puede vivir cientos de años y causar en humanos tres tipos de infecciones.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption El carbunco o ántrax es causado por una bacteria, Bacillus anthracis, que puede vivir cientos de años y causar en humanos tres tipos de infecciones.

La cutánea se produce por contacto con animales infectados. La gastrointestinal tiene lugar por consumir carne mal cocinada de animales enfermos. Y el tercer tipo, considerado el más grave, se genera por inhalación de esporas.

Ese tercer tipo es el que se teme pueda ser usado como arma biológica, ya que la dispersión por un simple aerosol podría tener efectos letales para cientos de personas.

En 2001 cartas que contenían esporas de carbunco fueron enviadas en Estados Unidos a oficinas de medios de comunicación y de dos senadores. 22 personas resultaron infectadas y cinco murieron.

Y se cree que varios países incluyen al ántrax en sus arsenales biológicos.

La enfermedad no se contagia de una persona a otra.

Hemorragias

El niño que falleció en Siberia tenía la forma intestinal de la infección, según señaló al Servicio Ruso de la BBC Victor Maleev, vicedirector del Instituto Central de Investigaciones Epidemiológicas en Moscú.

Los otros casos serían de infección cutánea.

Gracias a Dios hay una vacuna, para otras enfermedades no existe

Victor Maleev, Instituto Central de Investigaciones Epidemiológicas de Moscú

El ántrax puede avanzar rápidamente. Las toxinas liberadas por esporas producen hemorragias internas, necrosis de tejidos y muerte.

Uno de los problemas es que la enfermedad puede ser difícil de diagnosticar en una primera etapa, con malestares similares a una gripe.

Pero es fundamental combatirla lo antes posible, fundamentalmente con antibióticos a los que el Bacillus anthracis no sea resistente.

Vacuna

También existe una vacuna, pero sólo se indica generalmente en el caso de veterinarios o personal de laboratorio.

"Gracias a Dios hay una vacuna, para otras enfermedades no existe", dijo Maleev.

El científico señaló a la BBC que ya se ha vacunado a veterinarios y a pastores en la región afectada.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las comunidades afectadas en el distrito de Yamalo Nenets fueron trasladadas a otros sitios.

Famil Ismailov, periodista del Servicio Ruso de la BBC que ha investigado el brote en Siberia, señaló que las vacunas en humanos funcionan en un 90% de los casos aproximadamente.

Sin embargo, su efecto dura un año, por lo que las personas en riesgo deben ser vacunadas nuevamente.

La ministra de Salud rusa, Veronika Skvortsova, viajó a Siberia para reunirse con autoridades locales y evitar que el brote se transforme en una epidemia.

En cuanto a las 20 personas infectadas, Victor Maleev señala que la prognosis depende del tipo de infección y de cuan rápido se inició el tratamiento.

"En el caso de infecciones cutáneas, la tasa de mortalidad es generalmente de hasta el 10%".

El riesgo de las carcasas

Todos los renos del distrito afectado ya fueron vacunados, según informó Dmitry Kobylkin, gobernador de Yamalo Nenets.

Uno de los mayores desafíos de las autoridades ahora es identificar sitios usados en el pasado como cementerios de animales.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El desafío de las autoridades es identificar los sitios usados como cementerios animales en el pasado que podrían tener carcasas de animales enfermos.

Debido a las dificultades de enterrar animales en tierra congelada, los animales suelen dejarse sobre el terreno donde son cubiertos permanentemente, en general, por la nieve.

Las temperaturas inusuales de hasta 35 grados el mes pasado causaron que esos cementerios con carcasas de animales enfermoshayan quedado expuestos.

"Por qué ha vuelto esta enfermedad? La respuesta es el clima", dijo Maleev al Servicio Ruso de la BBC.

"Esos antiguos sitios de entierro de animales pueden ser peligrosos aún 100 años después".

También se ordenó que los restos de los renos muertos sean incinerados, ya que las esporas de Bacillus anthracis pueden soportar temperaturas de hasta 140 grados.

"Actualmente la operación de incinerar carcasas está siendo realizada por la unidad de armas químicas del Ejército ruso", dijo a BBC Mundo Famil Ismalov.

"Y las comunidades nómadas han sido trasladadas a otras localidades libres de ántrax".

Temas relacionados

Contenido relacionado