Sex Pistols: por qué el hijo del apóstol del punk quemó recuerdos valorados en más de US$6 millones

La quema de recuerdos punk de Joe Corre Derechos de autor de la imagen Getty Images

¡El punk no es nostálgico!, gritó el hombre desde una embarcación en medio del río Támesis, en Londres, antes de prenderle fuego a una serie de discos, afiches, vestuarios y otros objetos relacionados al influyente movimiento musical y cultural de finales de los 70.

Era Joe Corre, el hijo del representante de la banda Sex Pistols, Malcolm McLaren, y de la revolucionaria diseñadora de modas Vivienne Westwood, gurús y promotores del punk en Reino Unido.

La quema de una colección valorada en US$6,25 millones fue en protesta por las celebraciones que se han planeado durante los siguientes meses para conmemorar el 40 aniversario del lanzamiento del disco "Anarchy in the UK" (Anarquía en Reino Unido) de los Sex Pistols, con el que nació el movimiento.

Gritos y escupitajos

El punk irrumpió en la escena en los años 70, con ritmos violentos tocados por músicos agresivos, vestidos en ropas rasgadas, tatuajes y ganchos atravesados por la boca y las cejas, cantando entre gritos y escupitajos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La música de los Sex Pistols engendró toda una subcultura inconforme y nihilista.

Grupos como The Clash, The Damned, Buzzcocks, Discharge, Penetration, The Stranglers y muchos otros con nombres alusivos al caos, la subversión y el desorden social, en comparación, hacían ver a los roqueros anteriores como mansos abuelitos.

Ese estilo musical engendró una subcultura contestataria contra todas las instituciones y costumbres establecidas en la sociedad británica, que influyó una generación de inconformes que adoptaron una postura nihilista hacia la vida.

El lema de los Sex Pistols era "No hay futuro".

"¡Extinción!"

Así como no hay futuro, para Joe Corre tampoco hay pasado. "¡El punk nunca pretendió ser nostálgico!" expresó a medida que prendía fuego a su colección de recuerdos punk.

Monigotes del exprimer ministro británico David Cameron, su secretario de Finanzas George Osborne y del actual secretario de Relaciones Exteriores, Boris Johnson también fueron envueltos en llamas como parte de la protesta sobre la embarcación a la altura del puente Albert, en Chelsea, oeste de Londres.

El lado de la embarcación tenía una pancarta que leía: "¡La extinción! Tu futuro", haciendo claro eco del lema punk.

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption Joe Corre había anunciado al comienzo del año que quemaría toda su colección de recuerdos punk.

Corre, de 48 años y fundador de la compañía de lencería de lujo Agent Provocateur, ha sido crítico de los planes para conmemorar 40 años de la subcultura.

Los planes incluyen eventos, conciertos y exposiciones, a lo largo de varios meses, patrocinados por varias organizaciones incluyendo la Alcaldía de Londres, la Biblioteca Británica y el Instituto de Cine Británico (BFI).

"No puedes aprender a ser (un punk) en un taller del Museo de Londres" , sentenció Corre el sábado desde el centro del río Támesis.

"El punk se ha convertido en otra herramienta de mercadeo para venderte algo que no necesitas", añadió.

"La ilusión de una opción alternativa. La conformidad vestida en otro uniforme".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Dicho y hecho. Corre enciende fuego a las memorias de hace cuatro décadas.

El disco inaugural de los Sex Pistols, "Anarchy in the UK", fue lanzado el 26 de noviembre de 1976, hace cuatro décadas.

El grupo original eran el vocalista Johnny Rotten, el guitarrista Steve Jones, el baterista Paul Cook y el bajista Glen Matlock. Éste último fue reemplazado por Sid Vicious, en 1977.

Matlock criticó la protesta de Corre, tildándola de "zonza", en una entrevista con el canal noticioso Sky News.

Atacó la postura "antimesiánica" de Corre, por su supuesta concordancia con la actitud punk, diciendo: "No creo que Joe sea el antiCristo. Creo que es un tonto".

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption ¡Extinción! Tu futuro.

No obstante, la madre de Corre, la famosa diseñadora Vivienne Westwood, apoyó las acciones de su hijo.

Aprovechó para dirigirse a la muchedumbre presente, después de la manifestación, a que hicieran el cambio a la energía verde.

Sacando la cabeza por la ventana trasera de un autobús de dos pisos, estacionado en la ribera del río, dijo: "Este es el primer paso hacia un mundo libre. Es la cosa más importante que podrían hacer en sus vidas".

Varios camiones y un barco de bomberos, así como autos de policía estuvieron listos a prestar servicio durante la protesta.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La diseñadora Vivienne Westwood se dirigió al público desde un autobús de dos pisos.

Contenido relacionado