Muere la actriz Debbie Reynolds un día después de la muerte de su hija, Carrie Fisher

Debbie Reynolds y Carrie Fisher Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Debbie Reynolds estaba en Los Ángeles luego del fallecimiento de su hija y actriz Carrie Fisher, quien murió a los 60 años.

"Ella está ahora con Carrie y todos tenemos el corazón destrozado".

Con esas palabras anunció Todd Fisher la muerte de su madre, la actriz estadounidense de 84 años Debbie Reynolds, ocurrida este miércoles tras ser hospitalizada de emergencia en un hospital de Los Ángeles.

El fallecimiento de Reynolds se produjo apenas un día después de la muerte de su hija, la también actriz Carrie Fisher, conocida mundialmente por su papel como la Princesa Leia en la saga de Star Wars, quien murió el martes de un ataque al corazón a los 60 años.

"Ella dijo: 'quiero estar con Carrie'. Y, entonces, se fue", comentó Todd Fisher, quien agregó que la muerte de su hermana "fue demasiado para su madre".

Medios en Estados Unidos reportaron que Reynolds, de 84 años, fue llevada en ambulancia a una clínica de Los Ángeles, luego de que se sintiera mal mientras estaba en casa de su hijo, en Beverly Hills.

Reynolds fue una destacada actriz de Hollywood en las décadas de 1950 y 1960, principalmente en comedias y musicales como "Cantando bajo la lluvia", que protagonizó junto a Gene Kelly.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Reynolds saltó a la fama tras participar junto a Gene Kelly en el musical "Cantando bajo la lluvia".

Su hija Carrie, de 60 años de edad, había sido hospitalizada el 23 de diciembre tras sufrir un ataque masivo al corazón mientras viajaba en un avión a Los Ángeles procedente de Londres.

Rápido ascenso

Como actriz, Reynolds conoció la fama muy pronto tras protagonizar con apenas 19 años el musical "Cantando bajo la lluvia" junto a Gene Kelly y Donald O'Connor, dos de los mejores bailarines de la historia del cine.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La carrera de Debbie Reynolds se extendió durante varias décadas.

"Gene Kelly fue duro conmigo, pero creo que tenía que serlo", dijo Reynolds en una entrevista en 1999 a propósito de las objeciones de Kelly a que la actriz hubiera sido contratada para hacer esa película, pese a su poca experiencia bailando.

"Tuve que aprender todo en un plazo de tres a seis meses. Donald O'Connor había estado bailando desde que tenía tres meses de nacido y Gene Kelly desde que tenía dos años de edad…creo que Gene sabía que tenían que retarme", agregó.

Otro musical, "La infatigable Molly Brown", filmado en 1964, le valió a Reynolds su primera y única nominación a un premio Oscar.

Casi una década más tarde, en 1973, la actriz fue nominada a los premios Tony por haber protagonizado en Broadway el nuevo montaje de la obra "Irene", en la que también tuvo una participación su hija Carrie Fisher.

En 2014, Reynolds recibió un premio SAG en reconocimiento a toda su carrera entregado por el sindicato de actores de Estados Unidos.

Una relación tormentosa

Reynolds y su hija tuvieron una relación cercana pero tormentosa.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Reynolds recibió en 2014 de manos de su hija, Carrie Fisher, un reconocimiento del sindicato de actores de EE.UU. por su trayectoria profesional.

Se cree que la novela de Fisher "Postcards from the Edge" (Postales desde el filo) es una autobiografía ligeramente maquillada de su lucha contra las drogas y de su, en ocasiones, difícil relación con su madre.

En una entrevista con The New York Times, realizada junto a su madre, Fisher dice: "Si algo me enseñó mi madre fue como "sobre-progresar" (una contracción de sobrevivir y progresar). Es mi palabra para ello. Ella atravesaría por todas estas cosas increíblemente difíciles y su mensaje era claro: es posible hacer lo imposible, pero no es divertido".

Poco después de la muerte de Fisher, Reynolds publicó un conmovedor mensaje en Facebook.

"Gracias a todos los que han acogido los dones y talentos de mi querida y maravillosa hija. Estoy agradecida por sus oraciones y pensamientos que ahora la guían hacia su próxima parada", escribió en la nota que firmó simplemente como "la madre de Carrie".

La "realeza de Hollywood"

Nacida en abril de 1932, en El Paso (Texas), Reynolds entraría en el mundo del entretenimiento siendo muy joven. Tras participar en un concurso de belleza en 1948 obtuvo un contrato cinematográfico con Warner Bros y, posteriormente con MGM.

Desde aquel momento su carrera se extendería por siete décadas, durante las cuales además de participar en numerosas películas incluso llegó a realizar una breve incursión en el mundo de la industria musical que le permitió colocar una canción en el lugar número 1 de la cartelera de música pop y grabar un álbum llamado "Debbie" en 1959.

Derechos de autor de la imagen Keystone/Getty Images
Image caption Reynolds luciendo como modelo un traje de baño.

En 1955, Reynolds se casó con el cantante pop Eddie Fisher, con quien tuvo sus dos hijos Todd y Carrie.

El matrimonio se rompió pocos años después cuando Fisher abandonó a Reynolds para casarse con la actriz Elizabeth Taylor.

Reynolds se volvería a casar en otras dos oportunidades: con el magnate zapatero Harry Karl en 1960 y con el empresario Richard Hamlett en 1984.

Ambas experiencias terminaron siendo para ella financieramente desastrosas. "Todos mis maridos me han robado. Él único que no se llevó el dinero fue Eddie Fisher. Él lo único que hizo fue no pagar por la manutención de los niños", dijo en 1999.

Pero si su vida marital no fue muy exitosa, su carrera le siguió dando oportunidades y le permitió protagonizar películas junto a estrellas de la talla de Glenn Ford, Tony Curtis y Fred Astaire.

No en vano, el actor William Shatner, uno de los protagonistas de Star Trek, dijo tras su muerte que Reynolds era una de las últimas integrantes de la "realeza" de Hollywood.

Temas relacionados

Contenido relacionado