Otonomaki: por qué en Japón hay gente envolviéndose en sábanas de pies a cabeza

Sesión de Otonomaki Derechos de autor de la imagen Kyoko proportion
Image caption Completamente envuelto: la practica japonesa de Otonomaki

Si sufres de claustrofobia, probablemente deberías dejar de leer ya mismo.

Otonomaki, el nombre de la terapia japonesa para aliviar problemas de postura y entumecimiento de la que trata este artículo, en japonés quiere decir "embalamiento de adultos".

Y es una práctica que está ganando cada vez más tracción en el país.

La idea viene de la práctica del Ohinamaki, en la que los bebés son envueltos en sábanas o lienzos para ayudarles en su desarrollo físico.

Y cada sesión dura aproximadamente 20 minutos.

Derechos de autor de la imagen Kyoko proportion
Image caption Una sábana grande de tela que permite respirar es empleada para el Otonomaki
Derechos de autor de la imagen Kyoko proportion
Image caption Cada sesión dura unos 20 minutos
Derechos de autor de la imagen Kyoko proportion
Image caption Se supone que la práctica ayuda a que la persona se relaje y sea más flexible

"El Otonamaki se inventó porque a alguna gente le preocupaba que los bebés se sintieran incómodos o claustrofóbicos cuando los envolvían", cuenta Orie Matsuo de Kyoko Proportion, una de varias compañías que ofrece la terapia.

"Así que pensamos que si envolvíamos a los adultos de la misma manera, entonces se iban a dar cuenta de lo bien que se siente", explica.

Y si la opinión de los clientes de la empresa de Matsuo es un buen indicador, el Otononamki está siendo todo un éxito.

"Parece incómodo, pero no se siente para nada así", asegura un hombre de 40 años que es uno de los clientes de Kyoko Proportion.

"De hecho es todo lo contrario. Y luego pude sentir una mejora en mis hombros y espalda", le dice a la BBC.

"Se sentía tan bien que casi me duermo. Mi cuello y la parte baja de la espalda estaban completamente relajados", dice otra cliente.

"Quiero que mi esposo aprenda a hacerlo", agrega.

Derechos de autor de la imagen Twitter/@hideyuki_sasaki
Image caption "Esto parece una audición para una película de terror", dice este usuario de Twitter.

No todo el mundo, sin embargo, suena igual de convencido.

"Me parece espeluznante", dijo sobre la práctica un usuario de Twitter. Otro lo comparó con una película de terror.

¿Terapia alternativa?

Otonamaki fue originalmente inventado por una famosa partera japonesa, Nobuko Watanabe, quien también inventó un cinturón de maternidad que es muy popular en Japón.

Y esta particular forma de masaje es ofrecida sobre todo a mujeres, algunas de las cuales la ven como una alternativa a los masajes tradicionales u otras terapias físicas.

Derechos de autor de la imagen Kyoko proportion
Image caption Antes y después. Se dice que el Otonomaki ayuda a mejorar la postura

Según Matsuo, el Otonamaki hace más flexibles los músculos de caderas, piernas y hombros.

"Al empujar los hombros y las piernas el cuerpo se endereza y eso elimina el dolor de espalda, espalda baja y articulaciones de cadera", le dice a la BBC.

"Algunas de nuestras clientas vienen para tratarse la pelvis después del parto. Otras, para corregir piernas torcidas", cuenta.

Su empresa empezó a ofrecer Otonomaki en 2015 y, hasta la fecha, 70 personas han aprovechado el servicio.

Pero aunque la práctica se está volviendo cada vez más popular, todavía tiene camino por recorrer, incluso en Japón.

"Nunca he escuchado del Otonamaki, ni lo he probado", dice el director de la Clínica Holística Japonesa Fukumoto, Shimpei Fukumoto.

"Entiendo lo que están tratando de hacer, pero eso no es fisioterapia tradicional", advierte.

Y Visvanathan Ravi, un fisioterapeuta de la clínica Hallmark Physiotherapy, en Singapur, va incluso más allá.

"Estoy completamente en desacuerdo con ese método. La forma en la que envuelven a la gente puede causar problemas musculares en el largo plazo", aleta Ravi.

"Y si una persona permanece en esa posición por 30 minutos, estoy seguro que tendrá problemas de columna. No es aconsejable seguir ese tratamiento", concluye.

Reportería de Mariko Oi e Yvette Tan.

Temas relacionados

Contenido relacionado