"Quimera": los controvertidos embriones de cerdo que tienen células humanas

Embrión de cuatro semanas Derechos de autor de la imagen Juan Carlos Izpisua Belmonte
Image caption Los científicos no permitieron que los embriones-quimera se desarrollaran más de cuatro semanas por razones éticas.

Los llaman "embriones quimera", en referencia al monstruo imaginario de la mitología clásica que tenía cabeza de león, vientre de cabra y cola de dragón. Pero estos existen de verdad.

Los científicos han conseguido desarrollar y estudiar embriones de cerdo que tienen células humanas y evolucionan hasta los 28 días.

Los investigadores del Instituto Salk de Estudios Biológicos, en California, acaban de publicar en la revista especializada Cell sus pioneras observaciones en la carrera por integrar células madre de una especie en el desarrollo incipiente de otra, utilizando tecnologías de edición de genoma.

"Esta es la primera vez que se ve cómo células humanas crecen dentro de un animal grande", le dijo a la BBC el líder de la investigación, el profesor Juan Carlos Izpisua Belmonte.

El logro es un primer paso hacia el objetivo de generar órganos humanos trasplantables utilizando animales cuya anatomía, fisiología y tamaño de los órganos es similar al de los humanos.

Sin embargo, el proceso de creación de estos embriones es aún un desafío y el objetivo de hacer crecer órganos humanos en otras especies todavía está muy lejos.

Cómo lo hicieron

Derechos de autor de la imagen Juan Carlos Izpisua Belmonte
Image caption Los científicos inyectaron células madre humanas en un embrión de cerdo.

Los "embriones quimera" creados en este estudio tienen apenas un 0.001% de células humanas, el resto es cerdo.

Para crearlos los científicos inyectaron en un embrión de cerdo células madre humanas, el tipo de células que pueden convertirse en cualquier tejido.

El embrión, que entonces pasa a ser una "interespecie" de humano y cerdo, es implantado en el útero de una cerda durante un máximo de cuatro semanas, un límite que obedece a motivos éticos.

Un proceso aún "muy ineficiente"

Derechos de autor de la imagen Juan Carlos Izpisua Belmonte
Image caption Células humanas, de color verde, en el embrión de cerdo de cuatro semanas.

Este proceso es aún muy ineficiente: de los 2.075 embriones implantados solo 186 continuaron desarrollándose hasta alcanzar el límite de los 28 días.

En los cerdos el desarrollo uterino es mucho más rápido que el de los humanos: los embarazos duran menos de cuatro meses.

"Es como si hubiera una autopista en la que un coche va mucho más rápido que otro: es más probable que haya un accidente", le explicó a la BBC el profesor Izpisua Belmonte, en referencia a esa ineficiencia.

Pero lo crucial es que los científicos observaron por primera vez que las células humanas, aunque representaban sólo una fracción mínima del total del tejido del embrión, estaban funcionando como parte de un embrión quimera humano-cerdo.

Los científicos del Instituto Salt creen que crear quimeras con más tejido humano podría ser útil para usos como estos:

  • Probar medicamentos antes de las pruebas en humanos
  • Estudiar el inicio de enfermedades
  • Entender mejor las fases de desarrollo inicial de los embriones humanos
  • Explicar las diferencias entre los órganos de diferentes especies

Unos experimentos controvertidos

En la carrera hacia esos objetivos los científicos del Salt ya han dado pasos asombrosos entre distintas especies de animales, como hacer crecer un páncreas, ojos y un corazón de rata en el embrión de un ratón, demostrando en concepto que se pueden hacer crecer órganos funcionales de una especie en otra.

Derechos de autor de la imagen Salk Institute
Image caption Células madre de una rata se desarrollaron como parte del corazón de un embrión de ratón genéticamente modificado.

Esta misma semana otro estudio publicado en la revista Natureutilizó la edición de genoma para hacer crecer un páncreas de ratón en un embrión de rata, y una vez que que el páncreas creció fue trasplantado de vuelta en un ratón para trata su diabetes.

Pero el campo de investigación con células humanas en otras especies no está exento de críticas y de cuestionamientos éticos.

En 2015 el Instituto Nacional de Saludde Estados Unidos, la agencia nacional de investigación médica para la salud, cortó temporalmente su financiación mientras estudiaba aspectos éticos.

Después les dio el visto bueno pero añadió una "capa" extra de revisión ética para este tipo de estudios.

Aunque los objetivos de los científicos sean ayudar a la salud humana, la idea de crear seres híbridos "animales-humanos" suscita preocupación entre el público general.

Derechos de autor de la imagen Salk Institute
Image caption "Una posibilidad sería dejar que estos animales nacieran, pero eso no es algo que debamos permitir en este momento", dijo Belmonte.

A algunos científicos y especialistas en ética les preocupa que los experimentos puedan llegar a producir, por ejemplo, un ratón superinteligente.

Los experimentos del Instituto Salk son legales, pero los científicos involucrados están al tanto de la controversia.

"Estamos restringiendo el desarrollo (del embrión quimera cerdo-humano) a un mes. El motivo es que eso es suficiente para entender cómo las células se mezclan, se diferencian y se integran", dijo el profesor Belmonte.

"Una posibilidad sería dejar que estos animales nazcan, pero eso no es algo que debamos permitir en este momento", añadió.

"No debemos hacer todo lo que nos permite hacer la ciencia. No vivimos en un nicho en un laboratorio, vivimos con otra gente y la sociedad debe decidir qué es lo que se puede hacer", dijo el científico.

Temas relacionados

Contenido relacionado