“La mujer fantástica”, la película chilena protagonizada por una transexual que triunfó en la Berlinale

Gonzalo Maza (izq.), Daniela Vega y Sebastián Lelio. Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Gonzalo Maza (izq.), coescribió el guión con Sebastián Lelio (der.), director de la película.

El personaje central es una transexual a través de la cual se exploran temas como la violencia y el rechazo a lo diferente.

"La presencia de un personaje transexual sólo apareció como una posibilidad que fuimos explorando y nos pareció más importante precisamente porque es un tema poco explorado", dijo Gonzalo Maza, coguionista de "Una mujer fantástica", a BBC Mundo.

La película chilena sobre la discriminación que sufre una transexual fue galardonada con un Oso de Plata al mejor guión en el Festival de Cine Internacional de Berlín, la Berlinale.

También se hizo acreedora del premio Teddy, entregado a la mejor cinta con tema LGBT, presentado dentro del festival por un jurado independiente.

Gonzalo Maza coescribió el guión con Sebastián Lelio, director de la cinta que ha tenido una exitosa trayectoria en la Berlinale.

Los guionistas empezaron por explorar la idea de la muerte, lo que queda después de la muerte y qué pasa con esa herencia material que los muertos dejan a los demás.

"No le entramos a las películas por los temas sino por las emociones que queremos que queden flotando en el ambiente después de que uno la ve", comentó Maza.

"Poco protocolo"

Esa emoción empezó a tomar forma en torno al personaje de Marina, una joven cantante transexual que tiene una relación amorosa con un hombre mayor, Orlando, que sufre un aneurisma y muere.

Marina, interpretada por Daniela Vega, una actriz transexual, recibe un duro trato por parte de las autoridades, que sospechan que tuvo algo que ver en la muerte de su amante.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Francisco Reyes interpreta a Orlando, amante de Marina, a quien da vida Daniela Vega.

Ese trato no se compara con el rechazo hostil y violencia que sufre a manos de la familia de Orlando, desde su exesposa hasta su hijo, que no le permiten asistir al funeral de su amante ni recuperar recuerdos materiales del fallecido.

Al final, no se le permite llorar apropiadamente la muerte de un ser querido.

El tema de la transexualidad, dijo Gonzalo Maza, es algo sobre lo que creemos saber mucho pero es poco lo que se entiende. Los personajes que rodean a Marina no saben cómo dirigirse a ella ni cómo tratarla.

"Parece que no hay un protocolo mínimo de cómo conversar con alguien transexual. Eso se vuelve muy incómodo para el personaje y fue interesante explorarlo", comentó.

Ese desconocimiento llevó a Maza y Lelio por un período de investigación revelador.

"Nos dimos cuenta de cosas como que la principal causa de muerte entre transexuales es morir asesinado... por sus propias parejas", señaló el guionista.

Es una violencia que ronda todos los aspectos de la vida de un transexual.

"La indefinición de un transexual produce sospecha, duda, agresión, como si estas personas no fueran en serio sino estuvieran jugando a ser transexuales", expresó.

Transición

También descubrieron que mucha de la violencia contra los transexuales está asociada con la transición. En la transexualidad hay muchos caminos, explicó. Uno de ellos es la intervención quirúrgica y otro es sólo tomar hormonas del sexo con quien se sienten identificados.

"Curiosamente, quienes toman el camino de la intervención quirúrgica son más aceptados que quienes no", dijo Maza a BBC Mundo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los realizadores de la película mantuvieron una ambigüedad respecto a si el personaje de Marina se había sometido a una intervención quirúrgica para cambiar su sexo.

"La pregunta también es muy personal y las personas en la calle lo primero que están pensando cuando hablan con transexuales es si se operó o no, como si operarse fuera el espacio para que ese transexual sea aceptado".

Esa realidad, en el personaje de Marina, se presenta de manera ambigua en la película porque "en el fondo es una manera de respetar ese derecho".

"Si la película hubiera traspasado esa línea, hubiera traspasado su propia privacidad".

A pesar de que la película se enfoca en una minoría sexual y que fue reconocida con el premio Teddy al cine LGBT, Gonzalo Maza indicó que él y el director Sebastián Lelio estaban interesados en plantear muchos otros temas más y dejar que los espectadores hagan su propia lectura.

"Queríamos hablar de la cercanía de la muerte, las cosas no dichas a tus seres queridos, la necesidad de enterrar a tus muertos, un tema político, muy subterráneo pero que está en la película, un problema muy propio de América Latina. El poder decir adió a los que quieres", explicó.

En defensa de los rechazados

Además de eso, dijo, aborda un aspecto internacional muy apropiado a los tiempos que vivimos.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Sebastián Lelio ha tenido varios éxitos con sus películas en la Berlinale.

"La violencia y rechazo a lo diferente, no sólo a una minoría, al inmigrante, al que no tiene poder, porque no rechazas al que está bien armado, pateas al que puedes patear", declaró Maza.

"Es un comportamiento que están tomando actualmente en muchos países del mundo. La película toma una posición contraria, se pone en los pies del rechazado".

"Una mujer fantástica" se estrenará en Chile el próximo 6 de abril.

En una sociedad conservadora, Maza espera que los premios obtenidos en la Berlinale promuevan y "protejan la película de alguna manera".

"Soy chileno y sé cómo funciona mi país. Es una especie de isla y si afuera alguien dice está bien la gente va a estar más receptiva y si eso se traduce a que los transexuales van a tener mejor trato, eso sería increíble".

Temas relacionados

Contenido relacionado