La arriesgada vida de Conchita López, una policía que patrulla la frontera entre México y Guatemala

La sargento López sosteniendo un rifle. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

El corredor que atraviesa México hacia Estados Unidos es considerado el punto migratorio más caliente del continente.

Cada año pasan por allí 12,2 millones de inmigrantes, es decir el 6% de total mundial, según un informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El destino final de este corredor es la frontera norte, es decir, el límite entre México y EE.UU., por el que cruzan varios miles de indocumentados cada día y donde se planea construir un muro, según una orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump en enero.

Pero antes de llegar a EE.UU., muchos de estos migrantes atraviesan la frontera sur de México, que lo separa de Guatemala.

Las autoridades mexicanas calculan que unos 150.000 del total de proceden de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Otros miles llegan desde África, de países como Camerún, Etiopía, Somalia y Eritrea. En 2015, el Instituto Nacional de Migración (INM) de México detuvo a 2.045 migrantes de ese continente.

Pero, ¿quién vigila a estos viajeros?

La fotógrafa Alison Baskerville acompañó a Conchita López, una policía fronteriza mexicana encargada de defender los derechos de estas personas.

Policías cruzando un riachuelo. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

La sargento López, de 28 años, pertenece a la Policía de Fronteras del Estado de México desde hace seis años.

Es una de las 10 agentes designadas para trabajar en la ciudad fronteriza de Tapachula, en el estado de Chiapas, en el sur del país.

La sargento Conchita sentada en un camarote. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

Tapachula se encuentra a 32 kilómetros de la frontera con Guatemala y es un punto de entrada para muchos migrantes que huyen de la violencia y la pobreza en América Central.

López tiene cinco hermanas y cinco hermanos, uno de los cuales está en la marina de México.

"Intenté entrar a las fuerzas armadas, pero nunca encontré espacio para mí. Así que me dediqué a brindar servicios de seguridad privada por un tiempo y luego me uní a la policía", dice sobre la elección de su carrera.

Teléfono celular, intercomunicador, libreta de notas, esposas y cámara digital de la sargento López. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

Como sargento a cargo de la patrulla, López debe preparar a todo su equipo antes de salir de ronda.

"Soy parte de una unidad de policía que se ocupa de los derechos de los migrantes que cruzan la frontera con Guatemala", explica.

Conchita López en una patrulla. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville
La sargento López saludando a una amiga. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

López pasa gran parte de su tiempo patrullando las calles de Tapachula. "Aquí tenemos muchos hoteles y refugios que albergan a migrantes de lugares como El Salvador y Honduras", afirma.

"Solíamos tener un pequeño lugar en la plaza para las mujeres que habían sido víctimas de trata de personas. Es un problema muy común en Tapachula", dice.

"Era un lugar para que obtuvieran asesoramiento legal y apoyo, pero cerró. Realmente me gustaría hacer más para ayudarlas. Por el momento doy charlas en un centro de acogida en la frontera para advertir a las mujeres sobre las tácticas que usan los hombres para engañarlas".

La sargento López almorzando. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

Aunque su familia vive en la misma ciudad, López debe dormir en la comisaría durante cuatro semanas seguidas que está de servicio.

Cocinero preparando una comida. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

Toda la comida en la estación es preparada por los propios agentes. Trabajan, viven y comen juntos durante el turno de un mes.

La sargento López habla con una familia en un vagón de tren. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

Durante el patrullaje, López puede encontrarse con escenas como la que se observa en la foto de arriba. En la imagen, conversa con miembros de una familia instalada en un antiguo vagón de ferrocarril. Estas personas son de Yucatán y están visitando a sus parientes en Tapachula. Viven en el vagón vacío porque no pueden pagar un hotel.

Un carro de policía estacionado entre arbustos. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville
The policewoman walks through some fields Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville
Image caption At the Talisman border crossing point Conchita walks down the river edge to keep an eye out for passing migrants.

También puede encontrarse con gente tratando de cruzar el río fronterizo Suchiate. En la siguiente foto, mientras López se acerca al curso de agua, un hombre con una carga pesada da media vuelta y regresa al lado guatemalteco.

"Algunas personas le tienen miedo de la policía. Sabemos que hay malos agentes que a menudo extorsionan a las personas que traen mercancías al otro lado del río", advierte la sargento.

La sargento López haciendo señas a un hombre en el río. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

"Toman este camino para evitar un puesto de control. Es donde les roban sus mercancíasa las mujeres, así que lo vigilamos regularmente", agrega.

La sargento López hablando con un hombre. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

Los migrantes a menudo siguen las vías férreas para tratar de evitar los puntos de vigilancia a lo largo de la ruta.

"Es realmente difícil para los inmigrantes, ya que vienen para escapar de la violencia, pero cuando llegan aquí, frecuentemente experimentan lo mismo", lamenta.

Un grupo de policías bajo la sombra de unos árboles. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

En los cinco días de descanso que tiene después del turno de cuatro semanas, López se quita el uniforme y visita a su novio. "A él no le molesta que sea policía", asegura.

Una foto de la sargento López vestida con su uniforme de fútbol. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

Los domingos López juega en el equipo femenino de fútbol de Tapachula.

"[Con el trabajo de policía] puedo ayudar a la gente", dice. "Quiero ayudar a la gente, me gusta lidiar con los [hombres] malos".

Primer plano de la sargento López. Derechos de autor de la imagen Alison Baskerville

El viaje de Alison Baskerville fue apoyado y financiado por la beca Adelante, en representación delaFundación Femenina Internacional de Medios de Comunicación (IWMF, por sus siglas en inglés).

Temas relacionados

Contenido relacionado