La trágica muerte de Ren Hang, el joven fotógrafo que reveló la sexualidad de China

Foto de Ren Hang publicada en Taschen Derechos de autor de la imagen Ren Hang / Taschen
Image caption Ren Hang frecuentemente usaba jóvenes modelos en su fotografía.

"Todos los años tengo el mismo deseo: morir una muerte temprana... Espero que se vuelva realidad este año", fue lo escribió Ren Hang en su blog el pasado enero.

El mundo del arte en China quedó sacudido con la noticia este fin de semana de la muerte del famoso fotógrafo erótico a los 30 años.

Conocido por sus provocadoras imágenes y poesía, la muchas veces explícita obra de Ren Hang ha sido expuesta en galerías por todo el mundo. Fue fotógrafo de las principales marcas de moda y de revistas como Gucci y GQ en China.

Los detalles de su muerte el viernes todavía son confusos, pero hay sospechas de que se suicidó.

Dian Hanson, editor de la destacada casa editorial alemana Taschen, dijo que Ren había caído víctima de una "aplastante depresión" en octubre, la cual "se intensificó por la inestabilidad política global".

"Los meses de dolor resultaron ser demasiado al final", añadió Hanson.

Derechos de autor de la imagen Ren Hang / Taschen

Ren había nacido en Changchun, en la provincia nororiental de Jilin.

Se inició en la fotografía mientras estudiaba en la Universidad en Pekín y empezó a tomar fotos de sus amistades de puro aburrimiento.

Con el tiempo adquirió fama por sus impactantes imágenes, muchas veces de jóvenes modelos chinos en inusuales y esculturales poses.

Convencía a sus amigos y conocidos para que posaran en muchas de estas fotografías. Incluso hizo participar a su madre en una serie.

Fue un verdadero hijo de la generación de las redes sociales, compartiendo gratis su obra en su página internet y en sus cuentas de Facebook, Instagram y Flickr. Así ganó miles de devotos jóvenes adeptos, algunos de los cuales modelaban para él.

Muchos han interpretado su obra como un comentario sobre la transformación de la moralidad sexual y la lucha por la creatividad y libertad sexual en una sociedad conservadora y estrictamente controlada.

La publicación especializada British Journal of Photography, de Reino Unido, lo citó una vez diciendo: "No quiero que otros tengan la impresión que los chinos son robots... O que tienen genitales pero los guardan como tesoros secretos".

Derechos de autor de la imagen Ren Hang / Taschen

Pero su obra explícita inevitablemente provocó una enérgica respuesta de las autoridades en China, donde la pornografía es ilegal y los artistas frecuentemente han enfrentado censura e interferencia del Estado.

Fue arrestado varias veces y su trabajo confiscado.

Negó continuamente que su fotografía tuviera un mensaje político. "La política de mis imágenes no tiene nada que ver con China. Es la política china la que quiere intervenir con mi arte", le comentó a la revista Dazed en 2015.


"Todos nos convertimos en serpientes"

Derechos de autor de la imagen Ren Hang / Taschen

Junto con su fotografía, Ren Hang también publicaba poesía erótica emocional en sus cuentas en las redes sociales. El siguiente es un fragmento de un poema de 2016 llamado "Amor":

Mis besos pueden ser finamente trazados en línea,

comola serpiente que se desliza a través de cada roca áspera

en el arrecife detu tembloroso cuerpo.

Después te conviertesen serpiente, yo me convierto en roca,

y aún después todos nos convertimos en serpientes, entrelazadas,

nosconvertimos en rocas, golpeándonos el uno al otro.


Ren Hang fue un prolífico expositor. Montó más de 20 shows artísticos en solitario y 70 en conjunto. Cuando murió, acababa de publicar un nuevo libro con Taschen y lanzar una exposición en una galería de Ámsterdam, Holanda.

Derechos de autor de la imagen Ren Hang / Taschen

Ren Hang sufrió mucho tiempo de depresión, un tema del que hablaba abiertamente. En su sitio internet escribió con franqueza sobre su lucha contra esa enfermedad que lo llevaba a alucinar y a escuchar voces.

En una de sus últimas entradas en su cuenta de Weibo -la mayor red social en China-, publicada a fines de enero, había una escueta frase: "Todos los años tengo el mismo deseo: morir una muerte temprana". Seguida de otra breve oración: "Espero que se vuelva realidad este año".

Desde su muerte, sus adoloridos seguidores han estado publicando tributos online. Uno de ellos comentó en Weibo: "No estoy triste porque tú no estabas feliz aquí".

Contenido relacionado