Cobalto, el mineral más codiciado del año que los inversores se están guardando y que grandes empresas tecnológicas necesitan

Un smartphone Derechos de autor de la imagen Josep Lago
Image caption El cobalto se utiliza en las baterías de litio de móviles, portátiles y vehículos eléctricos para mejorar su rendimiento.

Mientras los chinos recibían hace un mes el Año del Gallo, los inversores daban la bienvenida al año del cobalto.

Hasta hace tres años, en el mundo se producía más cantidad de este metal dela que se consumía. En 2017, en cambio, algunos analistas advierten de que no habrá suficiente para cubrir la demanda.

Este material es indispensable para grandes marcas como Tesla, que lo necesita para mejorar el rendimiento de sus automóviles eléctricos. O Apple, que lo usa para que dure más la batería de los iPhones, que produce masivamente en China.

La razón es que el cobalto tiene la cualidad de potenciar las propiedades de otros metales como el litio, que se ha vuelto el componente más usado en las baterías.

Durante la última década, este metal había pasado inadvertido hasta que el año pasado despertó el interés del mundo financiero.

Tesla dispara la demanda

Derechos de autor de la imagen Sean Gallup
Image caption La demanda de cobalto empezó a aumentar cuando Tesla anunció que fabricaría un auto a un precio más asequible.

Antes de que se extendiera el uso de baterías de litio y cobalto, las empresas que realizaban grandes aleaciones eran las que hacían el mayor uso de este mineral.

Hoy, estas compañías han sido desplazadas por los fabricantes de baterías, que cada año acaparan el 45% de la producción global de cobalto.

La demanda de este metal registra una década de crecimientos anuales de al menos 5%, según el presidente del Instituto de Desarrollo del Cobalto (CDI), David Weight.

"Y el interés aumentó aún más cuando Tesla anunció un modelo de vehículo más asequible", le explica a BBC Mundo.

El abanderado del auto eléctrico acaba de inaugurar una megafábrica que le permitirá suministrar 35GWh de energía de baterías en 2018. Es decir, un volumen mayor a la producción total de baterías realizada en 2014.

Pero no es el único. En la actualidad, hay otras 13 megafábricas de baterías de diferentes marcas que están en fase de construcción o de planificación.

"Una movida inteligente"

Bajo este panorama, algunos han decidido sacar provecho.

Entre ellos, media docena de fondos de inversión que han comprado en los últimos meses 6.000 toneladas de cobalto valoradas en US$280 millones, según operadores financieros de Londres citados por el diario económico británico Financial Times.

Su intención es almacenar el metal hasta que su precio aumente.

El cobalto en cifras

123.000 toneladas

fue la producción mundial de cobalto en 2017, un 2,4% menos que el año anterior.

El 45%

de todo el cobalto se utiliza en la fabricación de baterías de litio.

  • 6.000 toneladas se calcula que almacenan seis fondos de inversión.

  • 5.000 toneladas compró en gobierno chino en los últimos 18 meses.

  • Al menos el 50% del cobalto sale de las minas de la República Democrática del Congo.

  • El 43% del cobalto refinado se produce en China.

De momento, lo están consiguiendo. El mineral se vende esta semana por casi 23 dólares la libra, el doble de precio que hace un año.

Una "movida inteligente", según le dice a BBC Mundo el responsable de los mercados del cobalto y molibdeno de la consultora CRU, Edward Spencer.

Sus estimaciones indican que los proveedores serán incapaces de cubrir la demanda de este mineral en 2017, con un déficit de 900 toneladas.

A esto se suma el cierre de algunas minas, por lo que el analista cree que el precio seguirá aumentando y que podría alcanzar los US$30 en los próximos meses.

"Estamos hablando de millones de dólares. El problema es que tienen que tomar el camino largo: si vuelven a poner en circulación todo el material a la vez, los precios colapsarán y, con el tiempo, nadie lo querrá", apunta Spencer.

Un mercado pequeño

Sin embargo, el consultor le advierte a BBC Mundo que el "entusiasmo" que el cobalto está despertando en los inversores debe tomarse con precaución.

Derechos de autor de la imagen David Becker
Image caption Panasonic es el socio de Tesla en la producción de baterías de litio para su auto eléctrico.

"El que compró cobalto cuando este costaba US$17 o US$18 la libra, puede conseguir una buena rentabilidad. Pero el que lo compra ahora, no tanto. Los precios están cerca de alcanzar su máximo", sostiene.

David Weight, el presidente del Instituto de Desarrollo del Cobalto, también cree que crear una burbuja que dure mucho tiempo con el cobalto es complicado.

"Se trata de un mercado muy pequeño y especializado, por lo que sería difícil encontrar nuevos clientes. La producción anual es de apenas 100.000 toneladas, mucho menos que las 25 millones de toneladas de cobre, por ejemplo".

Sin embargo Jack Bedder, analista de la consultora Roskill Information Services, opina lo contrario.

"Es cierto que el mercado es pequeño y que seguramente habrá una corrección de precio. Pero yo creo que este podría alcanzar fácilmente los 50 dólares, que es lo que costaba antes de 2008", le comenta a BBC Mundo.

Bedder recuerda que no sólo los fondos de inversión están almacenando cobalto para influir en su precio: "El gobierno chino ha adquirido 5.000 toneladas en los últimos 18 meses y difícilmente se deshará de ellas. Si a eso le sumamos la reserva de los fondos privados, veríamos que el 10% de la producción del año pasado se encuentra actualmente fuera del mercado".

El consultor de Roskill cree que la oferta de cobalto se adaptará a la demanda y confía en que los proveedores serán capaces de incrementar la producción.

Explotación infantil

Sin embargo Edward Spencer, de la consultora CRU, le insiste a BBC Mundo que algunas empresas ya están teniendo problemas para conseguir cobalto: "Si no, los precios no estarían subiendo".

Pero los inversores no son los únicos responsables, según los expertos.

Derechos de autor de la imagen Federico Scoppa
Image caption Entre el 50% y el 60% del cobalto sale de las minas de la República Democrática del Congo, donde muchas veces se emplea mano de obra infantil.

Uno de los principales inconvenientes de este mineral es que entre el 50% y el 60% de las reservas mundiales se encuentran en un territorio inestable: la República Democrática del Congo.

Un país cuyo presidente se negó a celebrar elecciones el año pasado para permanecer en el poder hasta fines de 2017.

A esto se suman las acusaciones de explotación laboral infantil.

Un informe de Amnistía Internacional publicado el año pasado denunciaba que varias empresas tecnológicas no tomaban las precauciones necesarias y utilizaban cobalto extraído en minas donde trabajaban niños de tan solo siete años.

Algunas, como Samsung y el fabricante de autos Daimler, respondieron a la organización que, si bien intentan rastrear el origen de los minerales que usan, en el caso del cobalto la cadena de suministro es tan compleja que la tarea les resulta imposible.

Otras, como Apple, aseguraron que se encontraban investigando la procedencia de varios materiales, entre ellos, el cobalto.

Otra desventaja es que sólo existe una mina en todo el mundo que se dedica a la explotación de cobalto y se encuentra en Marruecos. El resto, son minas que tienen como principal objetivo la extracción de níquel y cobre y que, de forma secundaria, también obtienen cobalto.

El problema es que el precio del níquel ha caído tanto que algunos de estas explotaciones han tenido que cerrar en los últimos años.

China, el mayor productor

Si bien la mayor parte del cobalto se extrae en la República Democrática del Congo, el mayor productor de cobalto refinado es China, que acapara el 43%, según los datos de la consultora Euromonitor International.

Derechos de autor de la imagen Carl Court
Image caption Los fabricantes de baterías de litio usan el 45% de la producción mundial de cobalto.

"China necesita el cobalto para fabricar productos como portátiles y celulares dentro de sus fronteras", le dice a BBC Mundo la analista de Economía y Consumidores de Euromonitor, Oru Mohiuddin.

Casi la mitad de los hogares del planeta cuenta con un smartphone y un portátil y se prevé que esto aumente en al menos el 70% para 2030.

"Una gran concentración de las fábricas que elaboran estos productos están en China, que querrá guardarse el cobalto para su propio interno. Así que esto dificultará que otros agentes puedan acceder a él", afirma.

"Si las reservas están en China, tal vez la solución lógica será poner las fábricas allí", concluye Mohiuddin.

Temas relacionados