La fábrica de cemento abandonada que se convirtió en un impresionante proyecto arquitectónico en Barcelona

La Fábrica de Ricardo Bofill (foto aérea) Derechos de autor de la imagen Ricardo Bofill

Se llama simplemente "La Fábrica".

Su transformación comenzó en la década de los 70 y hoy es un edificio espectacular, que sirve como residencia del arquitecto español Ricardo Bofill en Barcelona, en el noreste de España.

La Fábrica de Ricardo Bofill en construcción. Derechos de autor de la imagen Ricardo Bofill

"Encontramos enormes silos, una chimenea, cuatro kilómetros de galerías subterráneas, salas de máquinas en buen estado… Esto ocurría en 1973 y fue nuestro primer encuentro con la fábrica de cemento", cuenta Bofill, quien creó el proyecto de transformación de la planta situada San Just Desvern, en las afueras de la ciudad.

La Fábrica de Ricardo Bofill exterior. Derechos de autor de la imagen Ricardo Bofill

La Fábrica de cemento data del primer período de la industrialización de Cataluña y se construyó en diferentes etapas, con una serie de ampliaciones a medida que las distintas cadenas de producción lo requerían.

Según relata Ricardo Bofill, descubrieron que "en ese lugar coexistían los distintos movimientos artísticos y visuales que se habían desarrollado desde la Primera Guerra Mundial".

La Fábrica de Ricardo Bofill Derechos de autor de la imagen Ricardo Bofill

El surrealismo, la abstracción y el brutalismo se mezclan en la construcción original de las instalaciones.

"Seducidos por las contradicciones y la ambigüedad del lugar, decidimos quedarnos con la fábrica y, modificando su brutalidad original, esculpirla como una obra de arte", explica el arquitecto catalán.

La Fábrica de Ricardo Bofill Derechos de autor de la imagen Ricardo Bofill

El proyecto comenzó con la "deconstrucción" de la fábrica de cemento.

Después se creó en el entorno una base verde.

La tercera fase fue "la anulación del funcionalismo: teníamos que dar a la fábrica nuevas estructuras y diferentes usos, inventar un programa", cuenta Bofill.

Lentamente el espacio se fue transformando pero, según el arquitecto, "siempre será una obra inacabada".

Espacio de trabajo en La Fábrica. Derechos de autor de la imagen Ricardo Bofill

El estudio está situado en los silos de la fábrica.

La distribución funcional del espacio fomenta el trabajo en equipo y asegura un ambiente óptimo para la concentración individual y la creatividad.

El espacio de trabajo es abierto, luminoso y espacioso, inundado de luz natural a través de las ventanas que dan a los jardines.

Vegetación que rodea a La Fábrica. Derechos de autor de la imagen Ricardo Bofill

Aunque el cemento domina la escena en "La Fábrica", también hay espacio para fusionar con colores verdes y florales.

La vegetación, que incluye eucaliptus, palmeras y olivos, no solo rodea a los muros sino que también cuelga del techo.

"Me gusta que mi vida aquí esté perfectamente programada, ritualizada, en total contraste con la turbulencia de mi vida nómada", describe Bofill, quien siempre regresa a "La Fábrica" y la somete a una constante renovación desde hace 40 años.

La sala de estar de la residencia privada del arquitecto Ricardo Bofill. Derechos de autor de la imagen Ricardo Bofill

Fotos gentileza Ricardo Bofill.

Temas relacionados

Contenido relacionado