¿Es la prohibición de EE.UU. de llevar aparatos electrónicos en la cabina del avión un castigo disfrazado contra aerolíneas de Medio Oriente?

Viajero de Medio Oriente. Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los viajeros provenientes de ciertos aeropuertos de Medio Oriente enfrentan nuevas medidas restrictivas.

Para los pasajeros de ciertos países de Medio Oriente viajar a Estados Unido será más engorroso a partir de esta semana.

Y es que entraron en vigor nuevas disposiciones se seguridad aérea impuestas por el gobierno estadounidense a los vuelos provenientes de ciertos aeropuertos de esa región.

La medida anunciada por el gobierno del presidente Donald Trump impide a los viajeros de esos vuelos con destino directo a Estados Unidos llevar consigo en la cabina de pasajeros cualquier aparato electrónico más grande que un teléfono inteligente, incluyendo iPads y computadoras portátiles.

Las autoridades adujeron motivos de seguridad no especificados.

La medida ha resultado controvertida por los países cubiertos por la medida, que se extiende a Egipto, Jordania, Kuwait, Marruecos, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

En especial, dicen los escépticos, la disposición afecta a los vuelos directos a Estados Unidos operados por las tres principales aerolíneas de Medio Oriente: Qatar, Etihad y Emirates.

Se trata precisamente de aerolíneas que han sido objeto de numerosas quejas por parte sus rivales estadounidenses, que las acusan de competencia desleal por los subsidios públicos que reciben.

Ello ha llevado a algunos a suponer que puede haber motivos comerciales además de los de seguridad, detrás de la medida anunciada por el gobierno de EE.UU.

Londres piensa distinto

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las aerolíneas estadounidenses acusan a sus contrapartes de Medio Oriente de incurrir en competencia desleal.

No ayuda mucho a la credibilidad de la medida que otras naciones occidentales no hayan impuesto la misma prohibición, pese a que sus agencias de seguridad estarían presumiblemente al tanto del riesgo invocado por los estadounidenses.

Reino Unido, la otra nación que estableció restricciones similares en las últimas horas, las aplicó a vuelos procedentes de países distintos. En el caso de Londres, las medidas se aplican a aviones que llegan desde Turquía, Líbano, Jordania, Egipto, Túnez y Arabia Saudita.

Brilla por su ausencia en la norma británica una prohibición a los vuelos procedentes de Qatar, sede de la aerolínea del mismo nombre, y de los Emiratos Árabes, en donde están basadas las aerolíneas Etihad y Emirates.

Brian Kelly, analista estadounidense de la industria de las aerolíneas desde el portal "Points Guy", le dice a la BBC que sospecha fuertemente sobre el trasfondo comercial y político de la medida.

"No hay aerolíneas estadounidenses afectadas por la medida, pues no vuelan directamente a los países mencionados por las autoridades", apunta.

Y hace apenas un mes, los ejecutivos de las aerolíneas estadounidenses se reunieron con Trump en la Casa Blanca para quejarse de lo que describen como "subsidios masivos" a las tres grandes aerolíneas de Medio Oriente.

Escepticismo

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los viajeros de clase ejecutiva en esas rutas ya no podrán usar sus computadoras en el vuelo.

"Con las medidas que entran en vigor esta semana hay dos factores en juego. Hay alguna clase de amenaza de seguridad que las agencias de inteligencia han identificado. Pero siento que el gobierno estadounidense está usando esa amenaza como una venganza política contra las aerolíneas de Medio Oriente", señala Brian Kelly.

"El anterior gobierno de Barack Obama se negó a actuar frente a las acusaciones de competencia desleal vertidas contra las aerolíneas de Medio Oriente. Las empresas estadounidenses se reunieron con Trump y de esta manera, bajo el disfraz de presentar una medida de seguridad, tal vez sentían que podían equilibrar las cosas, al hacer que los viajeros de clase ejecutiva no encuentren atractivo viajar en esas empresas por tener que guardar todos sus dispositivos electrónicos en el compartimiento de equipaje", le dice Kelly a la BBC.

Las distinciones entre las medidas de seguridad de Washington y las de Londres generan aún más escepticismo entre los observadores. "Si hubiera una verdadera amenaza grande desde (los aeropuertos de Emiratos Árabes Unidos de) Dubái o Abu Dhabi, o desde (la capital qatarí de) Doha, ¿no crees que Reino Unido implementaría las mismas reglas?", se pregunta Kelly.

Además, señala el experto, hay dudas sobre el efecto que tendría prohibir esas computadoras y tabletas en la cabina de pasajeros, si de todos modos se permite ingresarlas al avión en el compartimiento de equipajes.

Contradictorio

Kelly encuentra contradictorio que los vuelos procedentes de ciudades como Lagos, en Nigeria, lleguen sin problema a Estados Unidos, mientras que los que llegan de aeropuertos que cuentan con la última tecnología, como el de Dubái, en Emiratos Árabes Unidos, enfrenten estas regulaciones del gobierno de Estados Unidos.

"Si aeropuertos ultramodernos como el de Dubái no pueden detectar bombas escondidas en una computadora, eso es un problema más grande. Pero entonces no deberíamos permitir que esas computadoras viajaran como equipaje".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las aerolíneas estadounidenses se habían reunido con Trump.

"Si recuerdas, durante el reciente atentado a un avión en Egipto, la bomba iba en el compartimiento de equipajes", insiste el comentarista de la industria aeronáutica.

Pese a las críticas, las autoridades de Estados Unidos insisten en que información de inteligencia justifica las medidas tomadas.

Varios incidentes

En un comunicado, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos también se refirió a ataques a aviones y aeropuertos en los últimos dos años.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La medida afecta de manera especial a las aerolíneas Qatar, Emirates y Etihad.

Señala incidentes en los que bombas fueron camufladas en latas de bebidas y en una computadora empleada en un atentado frustrado en Somalia el año pasado.

"Los terroristas han tratado de esconder explosivos en zapatos en 2001, usar explosivos líquidos en 2006, camuflar explosivos en impresoras en 2010 e instrumentos suicidas en ropa interior en 2009 y 2012", indica el comunicado.

Según el corresponsal de asuntos de seguridad de la BBC Frank Gardner, las autoridades dicen que la más reciente medida fue tomada por "inteligencia evaluada", es decir, información de un atentado potencial entregada por un informante o interceptada por los servicios de seguridad.

Por el momento, sin embargo, persisten las dudas entre los que sospechan que Washington pudo tener en mente algo más que la seguridad cuando le impuso las restricciones a los vuelos provenientes de esos aeropuertos de Medio Oriente.

Contenido relacionado