5 enfermedades que las mascotas comparten con los humanos

Perro enfermo junto a un peluche Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption ¿Tiene fiebre tu perro? ¿Lo encuentras decaído? Puede que tenga lo mismo que tú.

¿Está tu perro más cansado que de costumbre? ¿Lo notas más flaco, bebiendo demasiado y orinando con frecuencia?

¿Te parece que pese a tener un apetito voraz tu gato está perdiendo peso? ¿O lo ves un poco nervioso?

Si notas algunos de estos síntomas en tu mascota es posible que esté sufriendo de diabetes o hipotiroidismo. Estas son dos de las enfermedades más comunes en los seres humanos y que están aumentando cada vez más entre los animales domésticos.

Te contamos cómo les afectan y qué otras tienen en común con nosotros.

1. Diabetes

La diabetes en los humanos está aumentando y, según señala Stijn Niessen, veterinario del Colegio Real de Veterinarios en Reino Unido (RVC, por sus siglas en inglés), la misma tendencia se manifiesta en gatos y perros.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Son por naturaleza cazadores, pero hoy en día la mayoría de los gatos vive en departamentos pequeños sin espacio para hacer ejercicio.

"Los gatos están programados para ser cazadores pero ahora viven en departamentos en la ciudad donde hacen poco ejercicio. También se los alimenta con mucha frecuencia, como una forma equivocada de darles afecto", explica del doctor.

Sin embargo, aclara, esta no es la única causa ya que hay muchos gatos que tienen sobrepeso y no por ello desarrollan la enfermedad.

En algunos casos, dice, las causas son genéticas y no están necesariamente vinculadas al estilo de vida de la mascota.

En el caso de los perros, estos no padecen diabetes de tipo 2, sino que son más propensos a desarrollar diabetes tipo 1, en la que el sistema inmunológico pierde la capacidad de producir insulina, una hormona clave que permite almacenar insulina de forma segura.

Tanto en perros como gatos (y a veces en monos, conejos e incluso ratas) con diabetes, los síntomas más recurrentes de esta enfermedad son la sed constante, la necesidad de orinar con frecuencia y la pérdida de peso.

Los seres humanos con diabetes comparten los mismos síntomas. El tratamiento, en ambos casos, puede incluir inyecciones de insulina.

Varios estudios en gatos muestran que algunos pueden hacer que la enfermedad entre en remisión bajando de peso.

2. Problemas de tiroides

La actividad frenética y la pérdida de peso incluso cuando se consumen alimentos en abundancia pueden ser un síntoma de hipertiroidismo en los gatos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El hipertiroidismo se puede tratar con una inyección de yodo radiactivo.

Al igual que en los humanos, está condición se presenta cuando la glándula tiroides en el cuello produce un exceso de hormonas.

Una forma de tratar este desorden es con una inyección de yodo radiactivo.

De esta manera el yodo se concentra en la glándula tiroidea y emite radiación, matando a las células hiperactivas.

Este es un método eficaz para curar el hipertiroidismo, pero el gato debe mantenerse aislado por varias semanas ya que pueden emitir radiación durante un tiempo.

Los perros, en cambio, son más propensos a sufrir el problema opuesto (hipotiroidismo).

Los dueños suelen detectarlo cuando la mascota se muestra más cansada de lo normal, más lenta, y más gorda. Algunos de estos síntomas también se manifiestan en los humanos con hipotiroidismo.

Y, al igual que el tratamiento en seres humanos, el problema se estabiliza suministrando un remplazo de la hormona tiroidea.

3. Hipertensión pulmonar

A los perros a los que les falta el aire o que colapsan repentinamente se les puede suministrar Viagra.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption El Viagra puede utilizarse en los perros con hipertensión pulmonar.

Esta droga se hizo conocida mundialmente por su efectividad en la disfunción eréctil.

Pero antes de que se la empleara con este fin, investigadores estaban estudiando el uso posible de este fármaco para tratar la presión alta.

Y ahora los veterinarios la usan para tratar la hipertensión pulmonar en los canes (la presión sanguínea alta en los pulmones).

Aunque es la misma droga, la fórmula para humanos y animales es diferente.

4. Virus de Inmunodeficiencia felina

El virus de Inmunodeficiencia Felina (VIF) ataca el sistema inmunológico de los gatos, que pierde su habilidad para luchar contra otras infecciones.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Los síntomas del VIF incluyen fiebres persistentes, problemas en el pelaje y pérdida de apetito.

En este sentido es muy parecido al VIH en humanos.

En Estados Unidos, por ejemplo, entre el 1,5% y el 3% de los gatos está infectado con VIF.

Los síntomas del VIF incluyen fiebres persistentes, problemas en el pelaje y pérdida de apetito.

Otros signos son inflamación de las encías, infecciones crónicas en la piel, los ojos, la vejiga y el tracto respiratorio superior.

5. Epilepsia

Aunque los gatos también la sufren, la epilepsia es más común en los perros.

Puede provocar convulsiones, pero, en algunos casos, los síntomas no son tan sencillos de diagnosticar.

Derechos de autor de la imagen Image copyrightWALES
Image caption La epilepsia suele afectar más a los perros que a los gatos.

Se puede tratar a los animales con pastillas, pero no siempre funciona.

Holger Volk, profesor del RVC, cree que una dieta rica en ciertos ácidos grasos puede ayudar.

Actualmente Volk está probando esta opción en un número significativo de animales para evaluar su efectividad.

Además, tanto Volk como Niessen creen que estudiar estas enfermedades comunes en las mascotas puede ayudarnos a entender más sobre su impacto en los seres humanos.

Temas relacionados

Contenido relacionado