¿Le conviene a Donald Trump embarcar a Estados Unidos en una disputa comercial con China?

Xi Jinping y Donald Trump Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Xi y Trump se reúnen en Florida este jueves.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que las negociaciones comerciales con China serán "muy difíciles" cuando se reúna con el presidente Xi Jinping en Mar-a-Lago, Florida.

El comercio será uno de los dos temas clave de la agenda de este jueves, junto con Corea del Norte.

¿Pero cuál es el problema y qué puede hacer Trump sobre él?

Comprar productos chinos

El problema con la relación comercial entre Estados Unidos y China es que es muy desigual y lo ha sido durante mucho tiempo.

Sólo en el año 2016,Estados Unidos importóUS$480.000 millones de bienes y servicios de China, principalmente artículos de consumo como ropa, zapatos, televisores, teléfonos inteligentes, computadoras portátiles y tabletas.

Esas importaciones mantienen bajos los precios para los consumidores estadounidenses.

A cambio, Estados Unidos vendió sólo US$170.000 millones a China, incluyendo máquinas sofisticadas como aviones y productos agrícolas como la soja.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Hace años que Estados Unidos importa más bienes de los que exporta.

Washington también obtiene dinero por la venta de servicios, incluyendo la educación de unos 350.000 estudiantes chinos en los Estados Unidos.

En general, China es la mayor fuente del déficit comercial de Estados Unidos, el monto por el cual el valor de sus importaciones excede el valor de sus exportaciones. En 2016, representó alrededor del 60% de su déficit total de US$500.000 millones.

La pérdida de empleos en Estados Unidos

El presidente Trump está descontento con este estado de cosas. En enero pasado tuiteó: "China ha estado sacando cantidades masivas de dinero y riqueza de Estados Unidos en un comercio totalmente unilateral".

El mandatario ve un vínculo con la pérdida de empleos en la industria manufacturera. Es un argumento plausible, porque un déficit comercial grande generalmente va de la mano con un sector manufacturero más pequeño.

Esto es un problema, porque para las personas sin títulos universitarios estos trabajos tienden a ser bien pagados.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Trump culpa a China y otras naciones del declive de ciertas industrias en Estados Unidos.

Durante su campaña, Trump habló a menudo de hacer que regresen esos puestos de trabajo industrial a EE.UU.

En el primer debate presidencial, dijo: "Están utilizando nuestro país como una alcancía para reconstruir China".

Después de que China se uniera a la Organización Mundial del Comercio en 2001 hubo un aumento de las exportaciones chinas a EE.UU., algo que los economistas llamaron el "choque de China".

Entre 2000 y 2007, los empleos manufactureros en Estados Unidos cayeron bruscamente, pasando de 16,9 millones a 13,6 millones. La crisis financiera de 2008 hizo que el número disminuyera a 11,2 millones, aunque la cifra ha sido desde entonces bastante estable.

Los trabajadores de los sectores textiles y de artículos electrónicos estuvieron entre los más afectados.

Es difícil establecer una cifra exacta, pero algunos economistas piensan que el 40% de estas pérdidas de puestos de trabajo pueden vincularse a las importaciones chinas.

Sin embargo, la afluencia de bienes baratos también creó puestos de trabajo no manufactureros en los EE.UU., porque los consumidores tenían más dinero para gastar en otras cosas.

Eso impulsó los sectores de la salud, el entretenimiento, los viajes y el ocio. Por lo tanto, es posible pensar que el déficit comercial acaba con algunos puestos de trabajo y crea otros.

Abre las puertas

Entonces, ¿qué puede hacer Trump sobre el déficit comercial?

Como candidato, amenazó con medidas proteccionistas severas, como un arancel del 45% sobre las importaciones chinas, pero la historia muestra que el proteccionismo no reduce los déficits comerciales.

También amenazó con designar a China como un "manipulador de divisas" y en algún momento de su campaña llegó a acusar a ese país de "violar" a Estados Unidos con su política comercial.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La opinión china estará pendiente de la reunión entre Trump y xi Jinping.

Durante años, China intervino para mantener su tasa de cambio baja, lo que mantuvo contenido el precio de sus bienes y ayudó a aumentar el déficit de EE.UU.

Pero más recientemente, su banco central ha mantenido la moneda fuerte, haciendo que sus exportaciones sean más caras y es de interés de los Estados Unidos alentar más de esto.

La ruta más prometedora para Trump es negociar un mejor acceso a los consumidores chinos.

China tiene muchas restricciones a las importaciones, por ejemplo un arancel del 25% sobre los automóviles.

Y mientras Estados Unidos vende una gran cantidad de productos agrícolas a China, especialmente soja, mercados clave como la carne de res y el cerdo son muy restringidos.

Probablemente lo más importante para Estados Unidos es que los sectores de servicios modernos como las finanzas, las redes sociales, las telecomunicaciones, la salud y el transporte están en gran medida cerrados a las importaciones y a la inversión extranjera.

Hasta ahora ha habido poco progreso, pero la apertura de los mercados de China ofrecería más opciones a sus propios consumidores y ayudaría a mantener una relación estable con Estados Unidos.

La economía de China depende de mantener el comercio fluyendo con su mayor cliente.

Bajas expectativas

¿Habrá una guerra comercial?

Probablemente no, porque las medidas proteccionistas perjudicarían a la economía estadounidense y los chinos están contando con que no resulte práctico.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La cumbre tiene lugar este jueves en la residencia de Trump, Mar a Lago.

El Partido Comunista Chino tiene un congreso importante al final del año y será difícil para Xi hacer algo audaz antes de entonces.

Incluso después, es probable que China avance muy gradualmente en la apertura de mercados.

Trump hizo bien en establecer bajas expectativas para la cumbre del jueves.

___________________________________________________

David Dollares un investigador del centro John L Thornton enBrookings Institution, una organización de política pública basada en Washington.

Temas relacionados

Contenido relacionado