Rolos, ruanas y rock: las claves del éxito del novedoso grupo musical colombiano, los Rolling Ruanas

Platea del teatro vista desde el escenario. Derechos de autor de la imagen Nicolas Caballero
Image caption En la presentación de su primer álbum los Rolling Ruanas llenaron uno de los más importantes escenarios de Bogotá, el teatro Julio Mario Santo Domingo.

La ruana, un tipo de poncho de lana gruesa, no es la clase de prenda que uno espera ver en el moderno teatro Julio Mario Santo Domingo, uno de los grandes escenarios de Bogotá, con esa muy urbana arquitectura de madera y hormigón, sino en los verdes Andes colombianos de la altiplanicie cundiboyacense, sobre los hombros de un arriero, un pastor o un lechero.

Sin embargo, hace unas pocas semanas, se vieron las suficientes en la antesala, y luego en la sala de ese espacio, como para considerarlo una tendencia.

También en el escenario, donde cuatro jóvenes de ruana se pararon frente a ese ecléctico público, parte urbano, parte rural, parte infantil, parte joven, parte adulto ya bien canoso, al que le pasó por encima una verdadera topadora musical.

Los cuatro jóvenes se llaman Rolling Ruanas.

En su nombre hay dos erres, pero en su corazón hay tres: son casi todos rolos, que es como se conoce a los bogotanos (de ahí lo de Rolling, que es una especie de juego con la palabra rolo y una referencia a los míticos Rolling Stones), su inspiración es el rock y visten de ruana.

Rock y carranga

Usan esa prenda porque la música que hacen fusiona rock con carranga, que es un género tradicional de esta zona andina, nacido en el departamento de Boyacá en los años 70, influenciado por varios géneros, como el vallenato (que tiene su origen en el norte del país), el bambuco, el pasillo y el torbellino (ritmos andinos colombianos).

Los Rolling Ruanas forman un típico cuarteto de carranga, con requinto y tiple (instrumentos de cuerda con origen en los tiempos coloniales, el primero es más agudo, el segundo más grave); guitarra; guacharaca (una especie de raspador, de origen indígena) y voz.

Derechos de autor de la imagen Nicolas Caballero
Image caption La presentación en vivo de los Rolling Ruanas es imponente.

Sobre el folclore andino colombiano dice Juan Diego Moreno, vocalista de los Rolling Ruanas: "Tiene que ser conocido por el mundo entero, aquí ya se hablado mucho de otras fusiones con las músicas de las costas, con la música caribeña, pero el altiplano cundiboyacense tiene una historia que contar".

"Es una historia de ancestros indígenas, de colonización española, de mezclas de razas, de diferentes aristas del mestizaje, con muchos ritmos propios, muchos ritmos que vienen del África, de Europa y confluyen en lo que llamamos música carranguera".

La fusión que proponen los Rolling Ruanas comenzó, dice, como algo inesperado.

"Iniciamos tocando la carranga, la música de tradición", recuerda, "y el rock'n'roll nos encontró en un ensayo con un acorde del tiple, que era un acorde inicial de 'A hard day's night' (de los Beatles) y empezamos a tocarla con el formato carranguero".

Covers al éxito

Sus covers de "Paint it black", de los Rolling Stones, o de "Crazy little thing called love", de Queen, están muy bien logrados.

El cover de "Toxicity", de System of a Down, confiesan, fue un verdadero desafío a la hora de encontrar los arreglos que funcionaran para tiple, requinto y guacharaca.

Su versión de los Rolling Ruanas de "I was made for loving you" incluso llegó a oídos de Kiss, que la compartió en su página oficial.

Derechos de autor de la imagen NAtalio cosoy/ bbc mundo
Image caption Los Rolling Ruanas encontraron una fórmula exitosa en la fusión de rock y carranga.

Para quienes los hayan escuchado, los covers recuerdan a los de los finlandeses Steve'n'Seagulls, que también fusionan rock con un ritmo folclórico, pero en su caso uno estadounidense: bluegrass. Sus videos en YouTube se volvieron muy populares hace unos años.

Lo mismo ocurrió con los covers de los Rolling Ruanas. Fue una muy buena estrategia, porque se hicieron un nombre rápidamente. Están juntos apenas desde 2014 y sus videos de clásicos del rock ya se habían viralizado para fines de 2015.

Pero hay algo más, y es clave: el resultado sónico es impecable y muy pegadizo, con ese cosquilleo que dan los punteos sobre los instrumentos de cuerda.

"La carranga es jocosa"

El rango vocal de Juan Diego Moreno podría ser la envidia de cualquier cantante; hay momentos en que recuerda a Gustavo Cerati, el fallecido vocalista de Soda Stereo.

Él se dice admirador de Freddie Mercury, mítica voz de Queen.

Pero el virtuosismo de los Rolling Ruanas no se acaba en Moreno, todos son excelentes músicos, de formación académica, y lo demuestran en lo compacto de su presentación y en sus solos: Fer Cely (en requinto), Luis Guillermo González (guitarra) y Jorge Mario Vinasco (tiple y el único que no es rolo).

Derechos de autor de la imagen NAtalio cosoy/ bbc mundo
Image caption Algunos de sus seguidores van de rigurosa ruana a sus conciertos.

El amor por el folclore les viene de sus familias, pero también de unas universidades -dice Moreno- donde se han revalorizado las músicas tradicionales de Colombia.

Tras el éxito de los covers, empezaron a componer sus propios temas originales de fusión carranga-rock.

Su música y sus letras son juguetonas, coquetean con el humor, que es un elemento esencial del género folclórico.

"La carranga es jocosa, hay mucha picardía en la carranga", dice Moreno. "Ese sentido del humor que apenas se esboza, que no llega a ser un chiste pero que nos permite reírnos".

Juglares

La carranga también consiste en contar historias, en reflexionar sobre la vida de esta parte de la tierra, que en su caso es la frontera entre el campo y la ciudad, pero también es adentrarse en el campo y en la ciudad y reivindicar lo propio de cada uno.

"La carranga cuenta la tradición oral", explica Moreno, "cuenta muchas historias de la familia boyacense y nosotros queremos narrar esa historia pero 40 años después de haber sido creada la carranga".

Su tema "Carrantá", por ejemplo, es una apología de lo rolo.

Derechos de autor de la imagen Nicolas Caballero
Image caption El grupo está confirmado por (de izquierda a derecha) Juan Diego Moreno (voz y guacharaca), Fer Cely (requinto), Luis Guillermo González (guitarra) y Jorge Mario Vinasco (tiple).

"Todos los días los mismos comentarios, en cada vecindario la misma cantaleta: que somos un parrandón de desabridos", dice parte de la letra, en un desafío a la mirada despectiva que algunos fuera de Bogotá tienen sobre los habitantes de la capital colombiana.

"Si no le gustó, vuélvase por donde entró", espeta la canción.

Si ese tema es un canto a lo urbano-bogotano, "La balada del carranguero" lo es a la inspiración rural del grupo, un homenaje a esos juglares del campo colombiano, menos cómica y más épica.

Sonrisa

Las grabaciones de estudio de los Rolling Ruanas son muy precisas, pero su presentación en vivo es imponente.

El show que montaron en el teatro Santo Domingo para presentar su primer álbum, "La balada del carranguero", no tuvo nada que envidiarle a la de cualquier banda del más potente rock.

Derechos de autor de la imagen NAtalio Cosoy/ bbc mundo
Image caption A pesar de que están juntos apenas desde 2014 ya han conseguido un importante reconocimiento.

Moreno cree que cuando el público, además de paladear la música también se ríe, disfruta el doble.

Y al final de su concierto, casi sin darme cuenta, quise salir corriendo a comprar una ruana para acompañar el eco de las palmas y esa sonrisa que no se me borró de la cara durante algo más de la hora que duró la música de las tres erres.

Temas relacionados

Contenido relacionado