En medio de la nada: una mirada íntima a la familia que vive aislada 11 meses al año en Alaska

Vista de Alaska Derechos de autor de la imagen Ed Gold

Los miembros de la familia Atchely, son las únicas personas con las que uno se toparía a lo largo de los 400 kilómetros del rio Nowitna, en el estado de Alaska, EE.UU.

Durante los últimos 18 años, sólo un puñado de personas los han ido a visitar en su remota ubicación, a más de 160 kilómetros de distancia del pueblo más cercano, Ruby.

El fotógrafo Ed Gold se aventuró a encontrarse con los Atchley, quienes pasan 11 meses del año en completo aislamiento.

Romey en la nieve Derechos de autor de la imagen Ed Gold
David en el tejado de la casa Derechos de autor de la imagen Ed Gold
David y Sky en la nieve Derechos de autor de la imagen Ed Gold

Una vez al año, la familia sale a hacer una gran compra de víveres. Su sótano contiene más de 1.000 latas de alimentos, desde leche condensada hasta pasta de tomate, al lado de alimentos básicos como arroz, azúcar y legumbres.

Además de los alimentos comprados, viven de la siembra y la caza de osos negros, lobos, conejos, patos y castores. También preparan conservas de arándano rojo y rosa mosqueta.

"Una vez que tuve que matar a tiros a un oso cuando David no estaba", cuenta Romey, de 44 años. "Como estaba sola, tuve que despellejarlo, curtir la piel y ocuparme de la carne, lo que me tomó todo un día".

Romey dentro de la despensa Derechos de autor de la imagen Ed Gold
Romey alcanza un frasco Derechos de autor de la imagen Ed Gold
David se ducha Derechos de autor de la imagen Ed Gold

La familia mantiene su propio horario, de acuerdo a sus necesidades. Ajustan el reloj hasta tres horas hacia adelante o atrás dependiendo de la luz.

Por lo general se desayunan a las 16:30, aprovechando los días cortos de invierno en carpintería, aseo y reparaciones. Después de cenar, a eso de las 22:00, paran el resto del tiempo hablando, tocando guitarra y escribiendo, antes de irse a dormir a las 04:00.

En caso de que les haga falta dinero, David, de 52 años, vende las pieles curtidas, construye cabañas de madera o trabaja en una mina de oro que queda a unos 160 kilómetros.

Sin embargo, con los cultivos y la energía solar, logran sobrevivir con apenas US$12.000 al año.

Armas en la casa Derechos de autor de la imagen Ed Gold
David y Sky caminando en la nieve Derechos de autor de la imagen Ed Gold
David enciende el horno Derechos de autor de la imagen Ed Gold
La aurora boreal Derechos de autor de la imagen Ed Gold

El hijo de los Ahtchely se llama Sky. Tiene 13 años y es educado en el hogar por sus padres. Ellos se concentran en la enseñanza basada en el desarrollo de habilidades, como dominar las matemáticas a través de la cocina o la carpintería.

David y Romey le permiten entretenerse con el videojuego "Grand Theft Auto" como parte de su educación. "Eso le da confianza, una actitud desenfadada, el de no tomar las cosas tan seriamente".

Sky toca guitarra Derechos de autor de la imagen Ed Gold

Sky disfruta de su educación poco convencional. "Nunca he asistido a la escuela. Una vez vi una y probablemente no me gustaría. Las palabras significativas las he tomado de Calvin y Hobbes".

Aunque está constantemente acompañado de sus padres y su perro Charley, Sky se encuentra lejos de sus pares. "Tengo una amiga en Fairbanks (a 75 minutos en avión desde Ruby) con quien me gusta verme cada que puedo cuando vamos al pueblo una vez al año".

"Se llama Ella pero realmente es una extraña pues no la veo mucho".

Romey afuera de la cabaña Derechos de autor de la imagen Ed Gold
La familia conversa en el sofá Derechos de autor de la imagen Ed Gold
Zapatos de nieve y esquís Derechos de autor de la imagen Ed Gold

La única manera que los Atchley pueden llegar hasta Ruby es por río, durante el verano lo hacen en un barco y en invierno en motonieve sobre la superficie congelada del Nowitna.

No obstante, el viaje puede ser peligroso, particularmente en invierno, con el riesgo de encontrar hielo inestable o pozos de agua descongelada.

"En 1999, mi primer viaje allá fue el más miedoso", cuenta David. "Podía escuchar el hielo resquebrajándose bajo mi vehículo de nieve y yo pesaba más en esa época e iba sobrecargado".

Aunque tienen un teléfono satelital para casos de emergencia, les tomaría seis horas en llegar al hospital más cercano.

Si sucediera durante la época en que se derrite el hielo, la guarda costera tendría que rescatarlos con una canastilla lanzada desde un helicóptero.

Sky salta de un tronco Derechos de autor de la imagen Ed Gold
Árboles y panorama en Alaska Derechos de autor de la imagen Ed Gold
David tala árboles Derechos de autor de la imagen Ed Gold

Pero lo que los Atchley adoran es precisamente lo remota que es su cabaña, aunque eso le preocupó a Romey inicialmente.

"Cuando primero llegué aquí me puse a pensar en todo lo que podría ir mal y realmente me dejaba llevar por el miedo", dice. "¿Qué tal si a alguien le da apendicitis o que nuestra cierra eléctrica se rompiera y no pudiéramos tener leña? Pero eso me ha enseñado a vivir el momento".

David, en particular, disfruta de vivir solo con su familia.

"La gente quiere saber lo que producen 18 años en aislamiento. Te cambian. Tienes el tiempo de tener más de dos pensamientos sobre cualquier tema. Nos pasamos los meses hablando de un sólo tema porque tenemos el tiempo para hacerlo".

Romey caminando en la nieve Derechos de autor de la imagen Ed Gold
Una motonieve entre los árboles Derechos de autor de la imagen Ed Gold
Sky y David en un motonieve frente a la puesta del sol Derechos de autor de la imagen Ed Gold

Todas las fotos son de Ed Gold

Contenido relacionado