La justicia argentina condena por primera vez a un conductor de Uber

Taxistas protestan contra la empresa Uber en Buenos Aires. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La justicia argentina asegura que Uber organiza una actividad lucrativa sin autorización.

La popular aplicación para el transporte privado de pasajeros Uber sufrió un nuevo revés en América Latina.

Un conductor que trabajaba para el servicio fue condenado e inhabilitado por primera vez en Argentina.

La justicia del país sudamericano impuso una condena de dos días de arresto al chófer de Uber G.E.D.M. por uso indebido del espacio público y por ejercer ilegítimamente una actividad, de acuerdo con el Código Contravencional.

Conocido también como Código de Convivencia, este reglamento de la ciudad de Buenos Aires sanciona las conductas que implican daño o peligro cierto para los bienes jurídicos individuales o colectivos protegidos en la capital argentina.

Además de inhabilitar al conductor para conducir cualquier vehículo durante dos meses, el fiscal de Cámara Martín Lapadú dispuso también que, para que la condena quede en suspenso, G.E.D.M debe comprometerse a no volver a utilizar la aplicación.

Transporte ilegal

Las pesquisas de las autoridades comenzaron en diciembre de 2016.

Derechos de autor de la imagen JUAN MABROMATA
Image caption Cuando se cumple un año de la entrada de Uber en la ciudad de Buenos Aires, la justicia argentina ha determinado que la compañía no puede operar en el país.

En un control de tránsito realizado en la vía pública el 22 de diciembre de 2016, las autoridades sancionaron a G.E.D.M. por transporte ilegal al constatar que ejercía como conductor de Uber en su vehículo particular, un Renault Sandero.

En el juicio abreviado -modalidad que permite evitar un juicio convencional y agilizar la situación procesal del imputado- el conductor reconoció haber recibido $4.361 (US$286) por ofrecer servicios de socio conductor de Uber.

Según el fiscal Lapadú, el problema es que G.E.D.M. cuenta con la licencia de conducir B1, que autoriza a conducir automóviles, camiones y utilitarios de hasta 3.500 kg de peso pero no habilita al transporte de pasajeros.

Para este tipo de actividad se requiere la licencia categoría D.

"Con esta primera condena a un chófer de Uber, que lo sanciona a penas de arresto e inhabilitación para conducir, queda afirmada en una sentencia condenatoria la ilicitud de las conductas de los chóferes de Uber", según el fiscal.

Uber no puede operar en Argentina

Cuando se cumple un año de la entrada de Uber en la ciudad de Buenos Aires, la justicia argentina ha determinado que la compañía no puede operar en el país.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El 10 de abril la justicia argentina declaró ilegal la aplicación.

El 10 de abril declaró ilegal la aplicación y ordenó el bloqueo nacional de sus plataformas digitales.

A pesar de que Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas de Buenos Aires ordenó la suspensión de Uber porque "la empresa organiza una actividad lucrativa sin autorización", la compañía sigue operando porque no está cerrado el proceso de apelaciones.

Según Ricardo Gil Lavedra, abogado del director de Uber en Argentina, Mariano Otero, el objetivo de la justicia es limitar la actividad de la compañía.

En una entrevista con BBC Mundo, Gil Lavedra aseguró que "por presión de los taxistas el gobierno de la ciudad de Buenos Aires utiliza una figura contravencional que no es aplicable porque compara la actividad de Uber con la venta callejera".

Aunque reconoce que "hay cuestiones que necesitan regulación", Gil Lavedra asegura que ya "se está exigiendo licencia profesional a los chóferes y se les está haciendo pagar impuestos y un seguro por los pasajeros".

Para que cesen los problemas "la única solución es que se regule la actividad de Uber", concluye el abogado.

Temas relacionados