De estrella de la NFL a suicidarse en prisión a los 27 años: la turbulenta vida de Aaron Hernández

Aaron Hernández Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Hernández era uno de los jugadores más prometedores de la NFL cuando fue detenido.

La turbulenta vida del exjugador de fútbol americano Aaron Hernández, quien fue una de las mayores promesas de los New England Patriots, llegó a su fin en la madrugada de este miércoles, en la cárcel donde cumplía condena de cadena perpetua por un asesinato ocurrido en 2013 del que fue hallado culpable.

Según informó el Departamento Penitenciario de Estados Unidos, el cuerpo de Hernández fue descubierto en su celda luego de que se ahorcara.

El jugador utilizó una sábana que fijó a una ventana de la celda para quitarse la vida.

Las autoridades estiman que el hecho ocurrió aproximadamente a las 03:00 am (hora local).

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Hernández fue condenado a cadena perpetua en 2015.

Hernández se encontraba recluido en el Centro Correccional Souza Baranowski, en el estado de Massachusetts, en el noreste de EE.UU., donde iba a pasar el resto de sus días.

Fue hallado culpable y condenado a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional en 2015 por el asesinato de Odin Lloyd, un jugador semiprofesional que era novio de la hermana de la prometida de Hernández, Shayanna Jenkins.

El viernes pasado, Hernández fue absuelto en otro caso en el que se le acusaba por el asesinato de dos personas en un tiroteo que ocurrió en la ciudad de Boston en 2012.

Promesa incumplida

El caso de Hernández, nacido en Bristol, Connecticut, y de ascendencia puertorriqueña e italiana, ha sido calificado como una "tragedia estadounidense", por la vertiginosa vida que lo llevó al estrellato y cortó su carrera abruptamente sumergido en la violencia.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El jugador de ascendencia puertorriqueña e italiana fue una de las grandes promesas del fútbol americano colegial y universitario.

Figura del fútbol americano en su adolescencia, Hernández fue elegido el jugador del año en su ciudad natal en 2006 antes de emigrar a Florida para convertirse en un referente de los Gators.

Ese año sufrió su primera tragedia personal cuando su padre, Dennis Hernández, quien también había sido jugador de fútbol americano y se dedicaba a entrenar, falleció tras una operación rutinaria a los 49 años.

Los que le conocían aseguran que Aaron Hernández nunca fue el mismo tras la muerte de su progenitor, con el que estaba muy unido.

De los Gators de Florida Hernández dio el saltó a la Liga Profesional de Fútbol Americano (NFL, por sus siglas en inglés), donde fue reclutado en 2010 por los New England Patriots cuando recién había cumplido 20 años.

Su ascenso parecía imparable hasta el punto que se abrió un hueco en la famosa ofensiva liderada por el mariscal de campo Tom Brady.

En 2011 no pudo evitar la derrota contra los New York Giants en el Super Bowl, pero nadie dudaba que sería una de las grandes estrellas de la NFL, razón por la que con sólo 23 años extendió su contrato por cinco años con el equipo de Nueva Inglaterra a cambio de US$40 millones.

Pero paralelamente al éxito deportivo Hernández llevaba una vida turbulenta fuera del campo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En 2010 Hernández se convirtió en uno de los jugadores más jóvenes en llegar a la NFL al ser elegido por los Patriots en el draft de la liga profesional de fútbol americano.

En 2010 se supo que había dado positivo en un control antidopaje mientras jugaba en Florida.

En 2012 ocurrió el asesinato de Abreu y Safiro Furtado en un tiroteo en Boston, caso en el que Hernández fue absuelto la semana pasada.

Fue en 2013 cuando fue detenido por el asesinato de Odin Lloyd, cuyo cuerpo fue hallado a unos pocos kilómetros de la casa del exjugador de la NFL. Dos años más tarde le condenaron a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Es probable que Hernández hubiera sido con su número 81 uno de los protagonistas en los títulos de la NFL que conquistaron los Patriots en 2014 y en febrero de este año.

Precisamente por su corona de 2017 el equipo será recibido este miércoles porel presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la Casa Blanca.

Temas relacionados

Contenido relacionado