La escalofriante historia de Ian Paterson, el cirujano británico que “jugaba a ser Dios” con sus pacientes

Ian Paterson
Image caption Para muchos testigos durante el juicio, Paterson les arruinó la vida.

"Odio. Eso es lo que siento. No creo que pueda odiar a alguien tanto como lo odio a él".

La frase es de Frances Perks, una mujer británica que en 1997, cuando tenía 35 años, se sometió a una mastectomía por recomendación del cirujano escocés Ian Paterson, después de detectarse algunos bultos en uno de sus senos.

Pero resultó que esa operación, como muchas más que se haría, eran totalmente innecesarias.

"Sufrí nueve operaciones. Todas ellas partían de una base médica injustificada. Perdí mi trabajo por ello y sufrí mucho. Ahora quiero que él sufra", le contó Perks a la BBC.

Este sábado Paterson, de 59 años, quien "jugó a ser Dios" con sus pacientes según las acusaciones, fue hallado culpable de varios cargos de mala praxis médica por un tribunal de Reino Unido.

El veredicto de la corte de Nottingham, en el centro del país, pone de manifiesto la magnitud de sus acciones: "Realizó procedimientos que eran totalmente innecesarios y que no tenían la menor justificación médica" en nueve mujeres y un hombre.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Paterson atendió cerca de 4.200 pacientes. Muchos de esos procedimientos están siendo revisados.

"Me sacó tejidos de los senos que varios médicos me han dicho de manera reiterada que nunca tuvo que haberme sacado", le dijo a la BBC Jane Edgington, quien tenía 16 años cuando fue intervenida por Paterson.

"Prácticamente me sentí violada. Me puso bajo el riesgo de la anestesia e introdujo un cuchillo en mi cuerpo, que no era para nada necesario", agregó.

Según se desprendió del juicio, Paterson, quien ha tratado a cerca de 4.200 pacientes -muchos de ellos en clínicas privadas- exageró en varios casos los riesgos de cáncer de sus pacientes para elevar los costos de las operaciones.

Y además utilizó una técnica de extirpación de seno que fue cuestionada por sus superiores y fue la causa del inicio de la indagación. Algunos investigadores señalaron que el cirujano actuaba con "oscuras" intenciones.

Durante el juicio Paterson siempre se declaró inocente de los 20 cargos de "intención de herir a otra persona" que presentaron las víctimas en su contra.

Los pacientes que dieron testimonio durante el proceso fueron tratados entre 1997 y 2011 y por esta causa el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés) tuvo que pagar cerca de US$21 millones en compensaciones.

Confianza

Los testimonios tenían aspectos comunes: que Paterson inspiraba confianza por sus estudios y que recomendaba la extirpación de los senos en la mayoría de los casos analizados.

Derechos de autor de la imagen Richard T Harris
Image caption Jane Edgington fue paciente de Paterson y señala que se sintió "violada" por la mala práctica del cirujano.

Y así lo hizo entre 1997 y 2011. A las pacientes que llegaban con algún tipo de molestia en los senos les hacía el procedimiento regular de biopsia y mamografía.

Aunque los exámenes no mostraran ninguna irregularidad, Paterson iba por la operación.

"Le escribió a mi doctor que iba proceder con la extirpación de los bultos aunque las pruebas habían salido negativas, porque tal vez los exámenes habían pasado por alto el riesgo de cáncer", le dijo a la BBC Rosemary Platt, una médica que fue atendida por Paterson en 1997.

Platt contó lo mismo que otras víctimas: "Dejé mi profesión de doctora en la puerta y confié en él, en sus estudios en Bristol. Me extirpó uno de mis senos, además de realizar varias operaciones en mi axila", relató.

Cuando el escándalo llegó a la opinión pública, la mujer se dio cuenta que algo no estaba bien en su caso: "Él no me dijo que yo podría sufrir cáncer de seno. Me aseguró que ya lo tenía y por eso debía proceder", explicó.

Durante más de 14 años, Paterson siguió con su práctica. Pero estos casos, que fueron revelándose a medida que el juicio se fue adelantando, no fueron los que desataron las sospechas sobre sus malos procedimientos.

Sino que fue cuando quiso volverse un "pionero" de la medicina.

Mastectomía incisiva

En agosto de 2006, Marie Pinfield fue diagnosticada con cáncer de seno avanzado y fue a ver a Paterson para que le practicara una doble mastectomía.

Derechos de autor de la imagen Familia Moroney.
Image caption Marie Pinfield (izq.) junto a su hermana antes de que le fuera diagnosticado el cáncer de seno.

Pero en vez de aplicar el procedimiento regular como se lo había pedido su paciente, el cirujano optó por un método conocido como mastectomía incisiva-ahorrativa (cleavage-sparing) que básicamente le dejó tejido sobrante a Pinfield.

"No le hizo lo que le pidió. Le dejó tanto tejido que ella tuvo que continuar utilizando sostén tras la extirpación", explicó Shirley Moroney, hermana de Pinfield.

Entonces, con un cáncer a cuestas, la paciente pidió una corrección en la operación, que significó un retraso en el tratamiento de radioterapia y quimioterapia. Pinfield murió de cáncer en octubre de 2008.

Quejas similares a las de Pinfield, además de varias recomendaciones de los jefes de Paterson de que no realizara más dicho procedimiento que no fueron atendidas, hicieron que la Comisión Médica Británica iniciara una investigación en 2011.

Tras varios meses, Paterson fue finalmente arrestado y retirada su licencia médica.

Casos como el de Pinfield, Platt y Perks se multiplicaron, pero sólo nueve mujeres y un hombre lograron reunir suficiente evidencia para llevar al cirujano a juicio.

Derechos de autor de la imagen Gavin Dickson
Image caption "Lo odio", es el sentimiento que invade a Frances Perks después de que le hiciera varias cirugías innecesarias que le hicieron perder su trabajo.

Y durante esas mismas investigaciones, el NHS, donde Paterson trabajó durante algunos años, anotó que el procedimiento realizado en Pinfield no sólo fue incorrecto, sino que demoró el inicio de su tratamiento de radioterapia, lo que hizo que reapareciera el cáncer que finalmente condujo a su muerte.

Dolor de las víctimas

Una comisión independiente determinó que si Paterson hubiera procedido con la doble mastectomía como se lo había pedido Pinfield, ella hubiera vivido unos 10 años más.

"El tipo tenía un complejo de Dios. Sentía que las mujeres sólo podían estar en este mundo si tenían la forma original de un cuerpo con senos y caderas. Y ese complejo fue fatal para Marie", explicó Moroney.

Pero, ¿por qué lo hizo?

En el análisis hecho por el NHS, entregado ante el tribunal británico, los investigadores señalan que los fallos de Paterson no fueron por incompetencia, sino que el médico tenía todo el conocimiento y la experiencia para realizarlos adecuadamente.

La detective de la policía e investigadora del caso,Caroline Marsh,dijo que "hay mucha especulación sobre por qué hizo lo que hizo".

Y agregó: "Algunas de las víctimas señalan que él quería jugar a Dios con sus vidas y tuvo alguna perversa satisfacción de esos procedimientos. Tal vez nunca lo sepamos".

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption De acuerdo al reporte de la corte, Paterson realizó procedimientos médicos innecesarios e improcedentes.

No descartó que también se trate de un tema monetario, especialmente a la hora de cobrar más por las operaciones quirúrgicas para sostener su estilo de vida.

Las autoridades señalaron que Paterson vive en una lujosa mansión en el área de Edgbaston, en Birmingham, además de tener propiedades en Cardiff, Manchester y Estados Unidos.

En 2013 se difundió un informe independiente en el que señalaban los principales puntos en los que había fallado el sistema de salud.

"Fue un individuo que abusó de la confianza que pusieron sus pacientes en él y jugó a ser Dios con sus vidas", se puede leer en el reporte.

"En la medicina moderna, los pacientes deben ser informados de todas las opciones que tienen y son ellos quienes toman las decisiones sobre lo que se debe hacer. Y en estos casos, eso nunca ocurrió".

Contenido relacionado