En qué está la investigación sobre el caso de Madeleine McCann, una de las niñas desaparecidas más famosas del mundo

Kate y Gerry McCann muestran una foto de cómo luciría Madeleine McCann en 2012 Derechos de autor de la imagen PA
Image caption Los McCanns, en 2012, muestran una foto de cómo Madeleine sería a esa edad.

Cada Navidad, Kate McCann compra regalos para su hija, desaparecida hace 10 años en unas vacaciones familiares en Praia da Luz, Portugal.

Madeleine McCann sería hoy una adolescente de 13 años, muy diferente de la pequeña rubia de ojos azules cuyo rostro se ha convertido en familiar para millones de personas; se trata, quizás, de la niña desaparecida más famosa del mundo.

Sus padres no pierden la esperanza de hallarla; de hecho consideran que la Policía Metropolitana de Londres ha logrado "un verdadero avance" en las investigaciones durante los últimos cinco años.

En entrevista con la BBC, los padres de Madeleine McCann afirmaron que harán "lo que sea necesario, por el tiempo que sea necesario" para encontrar a su hija desaparecida el 3 de mayo de 2007.

"Todavía hay esperanza de que podamos encontrar a Madeleine", dijo la madre, Kate McCann, desde su hogar en Rothley, Inglaterra.

Se refirió al inminente aniversario de la desaparición de su hija como un "horrible marcador de tiempo, del tiempo robado", pero señaló que no está menos esperanzada de encontrar a Madeleine que en 2007.

La búsqueda de Madeleine

El padre de Madeleine, Gerry McCann, asegura que él y su esposa intentaron todo lo que estaba a su alcance para no tener un caso largo, prolongado, de persona desaparecida como este.

Image caption Madeleine McCann tenía tres años cuando desapareció.

"Es devastador y realmente nos lanzamos a tratar de hacer todo lo posible para ayudar a encontrarla".

"Parece que no ha funcionado todavía, pero sabes que todavía estamos mirando hacia adelante ... todavía esperamos. Desde que la Policía Metropolitana inició su investigación, nos ha quitado una enorme presión, individualmente y como familia", dijo.

"La clave fue -y supongo que la injusticia de esto- que después de que la investigación inicial portuguesa se cerró, esencialmente, nadie más estuvo haciendo nada proactivamente para tratar de encontrar a Madeleine", agregó.

"Y pienso que cada padre podría entender que lo que uno quiere - y a lo que hemos aspirado a - es a llevar todas las líneas razonables de la investigación a una conclusión lógica".

Kate McCann dijo que la Policía Metropolitana "había logrado reunir y analizar tantas informaciones, por lo que ahora parece que sólo tenemos varias líneas de investigación en lugar de decenas, cientos".

Millones gastados en la búsqueda de Maddie

Cuatro detectives están trabajando en el caso en el Reino Unido -en 2011 eran 30-, y hasta ahora se han gastado unos 11 millones de libras esterlinas (US$14 millones).

En marzo, se otorgó a la policía 85.000 libras esterlinas para prolongar la búsqueda por otros seis meses, de abril a septiembre.

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption Se realizó una búsqueda generalizada en las zonas alrededor de Praia da Luz en el Algarve.

Gerry McCann, médico cardiólogo, considera que las críticas a la cantidad de dinero que se gasta en la búsqueda son "realmente injustas" y que a pesar de ser una sola niña desaparecida, hubo otros delitos que surgieron en después del secuestro de Madeleine en Praia da Luz, que involucraron a turistas británicos. "Creo que procesarlo hasta un final razonable es lo que cabría esperar".

Añadió que este tipo de "secuestro por extraños" es "excepcionalmente raro", lo que explica en parte por qué el caso de Madeleine ha atraído tanta atención.

Batalla legal

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption Goncalo Amaral escribió un libro sobre la desaparición de Madeleine.

Los McCann también dijeron que pretendían continuar una batalla legal contra el ex detective portugués Goncalo Amaral, quien escribió un libro sobre la desaparición de su hija, en el que sugirió que la pareja había falsificado su secuestro.

Aunque el libro fue prohibido por un tribunal portugués, esa decisión fue anulada por el tribunal más alto del país.

Gerry McCann señaló que el jefe de la Policía Metropolitana, líder de la investigación, Mark Rowley, dijo recientemente que no había pruebas de que Madeleine estuviera muerta y el fiscal ha dicho que no hay pruebas de que los padres estuvieran involucrados algún crimen.

Una nueva "normalidad"

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption Madeleine McCann desapareció de este edificio de apartamento en Luz en el Algarve.

Antes de que Madeleine desapareciera, los McCann sentían que habían logrado alcanzar una "pequeña familia nuclear perfecta de cinco", pues la pareja también tiene mellizos, Sean y Amelie, ahora de 12 años.

"Desafortunadamente para nosotros, una nueva normalidad es una familia de cuatro, pero nos hemos adaptado y eso es importante. Los últimos cinco años, en particular, nos ha permitido realmente dedicar tiempo a cuidar a los mellizos y de nosotros mismos y, por supuesto, continuar con nuestro trabajo", afirmó.

"En algún momento usted tiene que darse cuenta de que el tiempo no está congelado, y creo que ambos nos damos cuenta de que debemos asegurar a los mellizos que su vida sea tan satisfactoria como se merecen", dijo el padre.

Vivir sin Madeleine

Kate McCann dice que todavía compra regalos de cumpleaños y Navidad para Madeleine.

"Obviamente tengo que pensar en qué edad tiene y en algo que, cuando la encontremos, seguirá siendo apropiado, así que le dedico mucho pensamiento a eso.

La madre de Madelaine, quien también es médico, dijo que ahora había vuelto a trabajar, pero en un área diferente a la práctica general de medicina.

"Creo que con todo tipo de eventos que hacemos, ya sea un cumpleaños o una ocasión familiar o incluso celebrando un logro o algo así, es cuando realmente se siente su ausencia".

Manteniendo la esperanza

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Kate McCann ha vuelto a ejercer como médico.

La señora McCann dijo que una vez sintió vergüenza cuando la gente discutía la cantidad de dinero que se gasta en la búsqueda de su hija, pero luego se dio cuenta de que otros casos grandes también cuestan una enorme cantidad de dinero.

"Puede que no sea tan rápido como queramos, pero hay un progreso real que se está haciendo y creo que tenemos que tomarlo en serio, y seguirlo a donde lleve, durante el tiempo que sea necesario. Pero todavía hay esperanza de que podamos encontrar a Madeleine", aseguró.

Temas relacionados

Contenido relacionado