5 monumentos nacionales de Estados Unidos que están en riesgo por la política de Donald Trump hacia las tierras de dominio público

Grand Staircase-Escalante, Utah Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El monumento nacional Grand Staircase-Escalante, situado en Utah, es uno de los lugares que puede perder la protección federal.

Algo más del 25% de Estados Unidos es propiedad de todos sus ciudadanos: es dominio público.

Son más de 250.000 hectáreas de tierras de dominio público que les pertenecen a los estadounidenses y, si miramos a los estados del oeste del país, el porcentaje es aún mayor: más del 47%.

Gran parte de estas tierras están protegidas por el calificativo de monumento nacional o, en un nivel superior, parque nacional, pero el panorama puede cambiar en los próximos meses.

El presidente Donald Trump firmó el pasado 26 de abril una orden ejecutiva que insta al Departamento de Interior, encabezado por Ryan Zinke, a revisar designaciones de monumentos nacionales realizadas por presidentes anteriores.

El mandatario aseguró que su objetivo es "poner fin al abuso federal que ha durado demasiado tiempo y devolverle la voz a la América rural".

Derechos de autor de la imagen Departamento de Interior, EE.UU.
Image caption Para el presidente Donald Trump, el sistema de monumentos nacionales "ha fomentado el abuso de poder federal".

Del otro lado, las organizaciones ambientalistas sostienen que Trump quiere entregarle las tierras a las industrias del petróleo, el gas y la madera.

"Trump no se va a apoderar de las tierras públicas sin tener pelea", le dice a BBC Mundo Randi Spivak, directora del programa de tierras públicas del Centro para la Diversidad Biológica.

¿Qué monumentos se verán afectados?

La tarea del secretario Zinke es revisar 30 monumentos nacionales que superen las 40 hectáreas de superficie y hayan sido designados desde 1996 (es decir, bajo las presidencias de Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama).

BBC Mundo te presenta los 5 más destacados.

1. Bears Ears (Utah)

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El monumento nacional Bears Ears, en Utah, fue desginado por Barack Obama en los últimos días de su presidencia.

Establecido el 28 de diciembre de 2016, Bears Ears comprende 526 hectáreas del remoto desierto del sur de Utah y parte de sus tierras son hogar de comunidades indígenas.

Fue designado por el expresidente Barack Obama, quien creó más monumentos nacionales que ningún otro mandatario.

La medida irritó a los políticos republicanos en Utah, que pelearon por mantener la tierra disponible para la exploración y perforación de gas y petróleo.

La prolongada discusión que se dio en el estado y el hecho de que Obama tomara la decisión en los últimos días de su presidencia hizo que Trump le prestara especial atención a este asunto.

"Esto nunca debía haber ocurrido, fue parte de una apropiación masiva de tierra federal", declaró el presidente.

2. Mojave Trails (California)

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El monumento nacional Mojave Trails, en California, se extiende a lo largo de la Ruta 66 original.

Establecido el 12 de febrero de 2016, este monumento nacional situado en California abarca 647 hectáreas.

Se trata de una franja de 169 kilómetros a lo largo de la vieja Ruta 66 entre Ludlow y Needles e incluye zonas montañosas, terrenos de lava antigua y dunas de arena.

Antes de su designación, era un destino popular para fanáticos de las piedras que buscaban gemas y minerales para llevárselos a casa.

3. El desierto de Sonora (Arizona)

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El desierto de Sonora, en Arizona, incluye parte de la frontera entre Estados Unidos y México.

Establecido el 17 de enero de 2001, el desierto de Sonora, en Arizona, se conoce por su icónico cactus saguaro y por formar parte de la frontera entre México y Estados Unidos.

El monumento nacional abarca 197 hectáreas que incluyen bosques de cactus saguaros.

Este terreno comprende además singulares montañas, como las cordilleras Maricopa, Sand Tank y Table Top y las colinas Booth y White.

4. Secuoya Gigante (California)

Image caption Las arboledas de secuoyas gigantes consideradas monumento nacional están muy cerca del parque nacional Secuoya, en California.

Establecido el 15 de abril de 2000, el monumento Secuoya Gigante protege 34 arboledas de las secuoyas más antiguas.

La secuoya gigante, la especie de árbol más grande del mundo, sólo crece de forma natural en una estrecha franja de 96 km a lo largo de las laderas occidentales de Sierra Nevada en California.

El monumento se extiende por 132 hectáreas y está dividido en dos sectores, en el sur y en el norte del Parque Nacional Secuoya.

5. Grand Staircase-Escalante (Utah)

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Bill Clinton designó el Gran Staircase-Escalante, en Utah, monumento nacional en 1996.

Establecido el 18 de septiembre de 1996, este monumento nacional de 728 hectáreas de extensión es, junto a Bears Eras, el más atacado por los republicanos.

Ubicado en el sur de Utah, se distingue por sus peñascos de colores, cañones laberínticos y mesetas del desierto.

Cuando fue designado monumento nacional por el entonces presidente Bill Clinton, una coalición de condados locales presentó una demanda.


El plan del gobierno y la batalla legal

A diferencia de los parques nacionales, cuya designación se decide en el Congreso, los monumentos nacionales pueden ser creados por una directiva presidencial.

Esto es posible por la Ley de Antigüedades firmada por Teodore Roosevelt en 1906 que les otorga a los presidentes la capacidad de limitar el uso de tierras públicas por razones medioambientales, históricas, culturales o científicas.

Siguiendo la orden ejecutiva, el secretario de Interior elaborará dos informes:

  • El primero, que presentará en un plazo de 45 días, se centrará en el Bears Ears de Utah, el más conflictivo de todos.
  • Para el segundo informe, el definitivo, el plazo es de 120 días.
Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El sistema de tierras públicas de Estados Unidos es muy singular y las organizaciones ambientalistas prometen plantar cara para protegerlo.

Hasta ahora nunca se ha revocado un estatus de monumento nacional y cualquier intento de cancelar o reducir una zona protegida lo más probable es que desencadene una larga batalla legal.

Así se lo confirmó a BBC Mundo Randi Spivak, del Centro para la Diversidad Biológica.

"Robar a los estadounidenses su patrimonio nacional establecería un precedente peligroso. Mi grupo y otros estamos preparados para ir a los tribunales y demandar al gobierno", subrayó.

Por su parte, el Departamento de Interior aseguró en un comunicado que la orden ejecutiva en sí "no le quita la designación a ningún monumento ni elimina ninguna regulación ambiental o conservacionista en ninguna zona terrestre o marina del país".

Eso se verá posteriormente una vez Zinke entregue sus informes.

Pero por la reacción que ha habido hacia este primer anuncio, se puede anticipar que la pelea está servida.

Temas relacionados

Contenido relacionado