La milenaria tumba de la hija de un faraón que encontraron en Egipto

Sitio del descubrimiento en Egipto Derechos de autor de la imagen Nevine El-Aref / Ministerio de Antigüedades Egipto
Image caption El descubrimiento se realizó en un sitio arqueológico en la necrópolis real de Dahshur

Una tumba de 3.700 años es el último descubrimiento que sorprendió a los arqueólogos en Egipto.

La cámara funeraria fue hallada en las cercanías de los restos de una pirámide también recientemente descubierta en el sur de El Cairo.

Y se cree que pertenece a la hija de un faraón.

El Ministerio de Antigüedades egipcio dijo que la cámara en la necrópolis real de Dahshur contenía una caja de madera grabada con jeroglíficos.

Dentro de la caja había cuatro vasos canopo (vasijas) con los de los órganos de la difunta, probablemente la hija del rey Emnikamaw.

La caja funeraria se encuentra a unos 600 metros de la última pirámide encontrada.

Nueva pirámide

El mes pasado, los arqueólogos que investigaron los restos de la pirámide encontraron un relieve con 10 líneas de jeroglíficos que llevaban el nombre de Emnikamaw.

También descubrieron los restos de un sarcófago antropoide, que en parte tiene forma humana.

Dahshur es donde el rey Sneferu de la cuarta dinastía construyó la primera verdadera pirámide de caras lisas de Egipto antiguo, una pirámide roja de 104 metros de alto, hace cerca de 4.600 años.

Derechos de autor de la imagen Nevine El-Aref / Ministeiro de Antigüedades Egipto
Image caption Esta es la caja de madera encontrada dentro de la cámara funeraria en la necrópolis real del sur de El Cairo.

También construyó una versión anterior, la pirámide doblada de 105 metros de altura, cuyas pendientes cambian de ángulo de 54 grados a 43 grados aproximadamente a la mitad.

Sneferu fue sucedido por su hijo Khufu, famoso por la Gran Pirámide en Giza, que, con sus 138 metros de altura, era una de las 7 maravillas del mundo antiguo.

Temas relacionados

Contenido relacionado