Moby Dick, La Odisea y Sin novedad en el frente: las influencias que Bob Dylan menciona en el discurso que presentó justo a tiempo para no perder el dinero del Nobel de Literatura

Bob Dylan Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Bob Dylan solo había recogido la medalla y el diploma del Nobel, en un evento privado a inicios de abril.

Faltaban pocos días para que venciera el plazo.

Bob Dylan finalmente presentó la conferencia de aceptación del Premio Nobel de Literatura y, de paso, según informó la Academia Sueca, no perdió el dinero del galardón.

El premio, que incluye 8 millones de coronas (US$900.000 dólares), una medalla de oro y un diploma, fue anunciado en octubre. Dylan no acudió a la ceremonia en diciembre y solo recibió la medalla en una ceremonia privada meses después, en abril.

En esa ocasión, no dio el discurso oficial de aceptación, requisito para recibir el dinero, y esperó hasta ahora para presentar una conferencia grabada. Tenía hasta el 10 de junio.

Y en la conferencia, cita al músico estadounidense Buddy Holly (famoso en la década de 1950) como influencia.

El cantante menciona, además, tres libros influyentes en su carrera: "Moby Dick", de Herman Melville; "La Odisea", de Homero; y "Sin novedad en el frente", de Erich María Remarque.

La conferencia está publicada en la página web de la Academia Sueca.

"El discurso es extraordinario y, como era de esperarse, elocuente. Ahora que la conferencia ha sido entregada, la aventura de Dylan está llegando a su fin", escribió Sara Danius, la secretaria permanente de la Academia Sueca, que otorga el premio.

Holly le "transmitió algo"

"Si tuviera que volver al inicio de todo, creo que tendría que empezar con Buddy Holly... Él era el arquetipo, todo lo que yo no era y quería ser", dice Dylan en su discurso.

El artista cuenta que una vez "tuvo que viajar 160 kilómetros para verlo tocar" y que no lo "decepcionó".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Un mural de Dylan apareció en Minesota, EE.UU., su estado natal, en octubre de 2016.

Describiendo el espectáculo, dice que Holly "era poderoso y electrizante y tenía una presencia dominante".

"De repente, sucedió lo más extraño (que podía suceder). Me miró directamente a los ojos y me transmitió algo. Algo que no sabía qué era, y me dio escalofríos", recuerda.

"Uno o dos días después, un avión (en el que iba) se cayó (febrero de 1959)... alguien me entregó un disco de Leadbelly (músico folk estadounidense que murió en 1949) con la canción 'Cottonfields', y ese disco cambió mi vida en ese momento", cuenta.

El descubrimiento lo condujo a otros artistas de música folk, como Sonny Terry y Brownie McGhee, los New Lost City Ramblers y Jean Ritchie.

"Escuchando a todos los primeros artistas folk y cantando las canciones, uno recoge la lengua vernácula. La internalizas", dice.

En la conferencia, Dylan también habla sobre sus influencias literarias.

"Nuestras canciones están vivas"

"(Sobre) libros específicos que se han quedado conmigo desde que los leí en la secundaria, quiero hablarles de tres de ellos: 'Moby Dick', 'Sin novedad en el frente' y 'La Odisea'", detalla.

El artista describe a "Moby Dick" como "un libro fascinante, un libro que está lleno de escenas de alto drama y diálogo dramático".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Bob Dylan es famoso desde los años 60.

"'Sin novedad en el frente' es una historia de horror. Es un libro en el que pierdes tu infancia, tu fe en un mundo significativo y tu preocupación por los individuos", añade.

"'La Odisea' es un gran libro cuyos temas se han filtrado en las baladas de muchos compositores (...) y en ​​mis canciones también", dice.

Dylan también habla sobre el significado en las canciones.

"Si una canción te conmueve, eso es lo importante. No tengo que saber lo que significa una canción. He escrito todo tipo de cosas en mis canciones y no voy a preocuparme por qué significa todo eso", señala.

"Nuestras canciones están vivas en la tierra de los vivos, pero las canciones no son como la literatura. Están hechas para cantarse, no para ser leídas. Las palabras de las obras de Shakespeare estaban destinadas a ser interpretadas en el escenario, así como las letras en las canciones están destinadas a ser cantadas, no a ser leídas en una página", comenta.

"Espero que tengan la oportunidad de escuchar estas letras en la forma en que fueron destinadas a ser escuchadas: en concierto, grabadas o como sea que la gente escuche canciones estos días. Vuelvo una vez más a Homero, que dice, 'Canta en mí, oh, musa, a través de mí cuenta la historia'", concluye.

Temas relacionados

Contenido relacionado