Cómo es el templo de Echécatl, el dios azteca del viento que estaba escondido bajo el subsuelo de un hotel en Ciudad de México

Templo hallado en Ciudad de México Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El hallazgo fue hecho en el subsuelo del terreno de un hotel.

Después de trabajar durante mucho tiempo en el subsuelo de un edificio hotelero de Ciudad de México, arqueólogos revelaron los detalles de los últimos vestigios aztecas en ser descubiertos en la capital mexicana.

Los restos se encuentran detrás de la catedral católica de la época de la colonia frente al Zócalo, la principal plaza pública de Ciudad de México.

Se trata de un importante templo y una cancha ceremonial de pelota. Y , según los arqueólogos, el templo estaba dedicado a Echécatl, el dios del viento.

Este recinto religioso tenía una estructura circular, de la cual aún se conserva una sección de su base de piedra volcánica.

Su forma redonda lo habría diferenciado de los demás templos cuadrados que dominaban el espacio más sagrado por los aztecas antes de la conquista de los españoles en 1521.

Derechos de autor de la imagen INAH
Image caption La forma redonda del templo es una de sus principales características.

Según explicó el arqueólogo Eduardo Matos, investigador emérito del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la parte superior del edificio fue construida probablemente para parecer una serpiente enrollada.

Y los sacerdotes habrían ingresado por una puerta que se vería como si fuese la nariz de la serpiente.

La cancha, de unos 50 metros de largo, también conserva una escalinata por donde debían entrar los jugadores.

Ambas construcciones están encajonadas entre edificios en un terreno de unos 800 metros cuadrados.

Ofrenda

Los hallazgos confirman además los relatos de los primeros cronistas españoles que visitaron la capital imperial azteca, Tenochtitlán.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption En los próximos meses se construirá un museo para que la gente pueda visitar los restos del templo y la cancha.

Bajo la escalinata de la cancha, los arqueólogos encontraron además una única ofrenda ritual.

Estaba conformada por por varios grupos de cervicales humanas pertenecientes a cerca de 30 personas.

Según los responsables del hallazgo, podrían ser restos de jugadores decapitados, ya que todos los cuellos pertenecen a hombres jóvenes e incluso niños.

Museo

Esta no es la primera vez que se descubre un templo dedicado al dios del viento en el sitio. Bajo la catedral existe otra construcción de piedra volcánica con forma de boca de serpiente.

Y, lentamente, el trabajo de los arqueólogos va revelando los restos del recinto sagrado prehispánico -conocido hoy día como Templo Mayor-, un espacio ceremonial de un tamaño equivalente al de dos canchas de fútbol.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Esta maqueta muestra cómo se habría visto el Templo Mayor.

Como muchos de los edificios de la era colonial en Ciudad de México fueron construidos sobre las ruinas de la capital azteca,

Por eso Matos confía en que aún hay muchos descubrimientos por hacer.

"Hemos estado trabajando en este área por cerca de 40 años y siempre hay una construcción de algún tipo... así que aprovechamos eso y nos involucramos", dijo Matos.

En los próximos meses, las autoridades construirán un museo para que el sitio pueda ser visitado.

Temas relacionados