Por qué la leche orgánica no es tan buena para el medio ambiente como se dice (y 4 datos sobre los cultivos ecológicos que tal vez no conocías)

Leche Derechos de autor de la imagen shorrocks
Image caption Un litro de leche ecológica puede costar un 70% más que un litro de leche normal.

Si cada vez que compras un cartón de leche orgánica crees que le estás haciendo un favor al mundo y al medio ambiente, piensa de nuevo.

El pasado mes de noviembre de 2016, la cooperativa de productos lácteos escandinava Arla publicó un anuncio en un diario local del Reino Unido en el que promocionaba su leche orgánica como "buena para el campo y adecuada para un futuro más sostenible".

Unos días después, un demandante anónimo denunció el contenido del espacio publicitario ante la autoridad que establece las normas publicitarias en Gran Bretaña, la ASA.

Ahora, este organismo regulador británico ha prohibido el anuncio alegando que el mensaje de Arla es "engañoso".

No es tan buena para el medio ambiente

Con unos ingresos anuales de US$10.800 millones, Arla Foods no es una empresa cualquiera.

De hecho, es el 4º productor de leche a nivel mundial.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Arla es una empresa sueco-danesa de productos lácteos.

Para justificar su estrategia publicitaria, Arla defendió que dos de los principios básicos de la ganadería ecológica son la sostenibilidad y el buen trato que se da al campo.

Y la empresa también esgrimió que siempre tiene en cuenta el impacto medioambiental en cada uno de los pasos de su proceso de producción.

La ASA, sin embargo, contestó diciendo que eso no significa que el producto "sea bueno para el campo".

"Teniendo en cuenta el ciclo de producción completo, consideramos que, en general, la producción de leche orgánica de Arla no tiene un impacto positivo en el medio ambiente", dijo ASA en un comunicado.

Menos productividad y más metano

El problema no es que la agencia gubernamental piense que la leche orgánica no es tan buena como parece.

Lo que viene a decir el organismo regulador es, sencillamente, que Arla no ha podido demostrar que de verdad su leche sea buena para el medio ambiente.

Derechos de autor de la imagen pidjoe
Image caption Asa asegura que Arla no puede demostrar que su leche sea buena para el medio ambiente.

Y la verdad es que justificar la producción de leche orgánica no es tan sencillo como uno se imagina.

Los productores de carne y huevos ecológicos alimentan a sus animales con cultivos sin pesticidas sintéticos.

No usan antibióticos y utilizan menos energía en la producción y transporte de sus productos.

Hasta aquí, las ventajas.

Ahora bien, las granjas ecológicas producen menos leche por vaca que las explotaciones ganaderas normales.

Por tanto, necesitan más terreno y vacas por litro de leche producido.

Y según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), "las granjas ecológicas funcionan mejor en términos de suelo, calidad del agua y biodiversidad de especies, pero sus datos de emisiones de metano son peores".

4 cosas que seguramente no sabes sobre los productos ecológicos

La creciente obsesión por los productos ecológicos despierta muchas dudas en los consumidores.

Aquí unas cuantos datos que probablemente no conocías:

Derechos de autor de la imagen martinhosmart
Image caption "La calidad del agua y la biodiversidad de especies" es mejor en las granjas ecológicas, según la OCDE.

1. No se sabe si son mejores para la salud

Los expertos creen que el argumento de los supuestos beneficios de los productos ecológicos carece de fundamento.

De hecho, es motivo de discusión entre nutricionistas e investigadores.

La agencia Salud Pública Inglaterra (PHE) del Departamento de Salud de Reino Unido asegura que "las evidencias científicas actuales" no admiten la idea de que la carne, las hortalizas y las frutas orgánicas son más nutritivas que el resto.

Sin embargo, investigadores de la británica Universidad de Newcastle aseguran que tienen pruebas de que la comida orgánica tiene mayor valor nutricional, por ejemplo en lo que se refiere a los antioxidantes.

Sus críticos argumentan que eso no es indicativo suficiente para afirmar que estos alimentos son mejores.

2. Hacen falta dos años para convertir una explotación agrícola en ecológica

Los ganaderos y agricultores deben solicitar una certificación orgánica para poder vender productos ecológicos.

Derechos de autor de la imagen ligora
Image caption "Las evidencias científicas actuales" no admiten la idea de que la carne, las hortalizas y las frutas orgánicas son más nutritivas que el resto, dice la agencia Salud Pública Inglaterra (PHE).

Una vez solicitada, las explotaciones agrícolas y ganaderas deben pasar una inspección.

Este proceso de conversión, que puede estar subvencionado por los gobiernos, dura aproximadamente dos años, dependiendo del tipo de tierra y los cultivos que se siembren.

3. Se venden menos productos ecológicos de los que crees

En el Reino Unido, los productos ecológicos sólo representan el 1,4% del multimillonario mercado de alimentos y bebidas, según el Sindicato Nacional de Agricultores británicos.

Aunque en la mayoría de países de la UE el porcentaje de ventas de productos ecológicos es inferior al 5% del total de alimentos, la mitad de la población de Dinamarca reconoce comprarlos al menos una vez a la semana.

En este país escandinavo los alimentos y bebidas orgánicas ya representan el 8,4% de las ventas a nivel nacional.

Derechos de autor de la imagen valentinrussanov
Image caption Los productos ecológicos sólo representan el 1,4% del mercado de alimentos y bebidas en Reino Unido.

4. Los productos ecológicos son bastante más caros

En Estados Unidos la venta de productos ecológicos ascendió a US$47.000 millones en 2016, según la Asociación de Comercio Orgánico (OTA, por sus siglas en inglés).

Aunque el de los productos bio es un mercado al alza, los precios son mayores con respecto a los de alimentos y bebidas sin esta certificación.

De hecho, según Arla, un litro de leche ecológica en el Reino Unido puede llegar a ser un 70% más cara que un litro de leche normal.

Contenido relacionado