“Beatriz at dinner”: la película de Salma Hayek que refleja (sin pretenderlo) el Estados Unidos de Donald Trump

Imagen de Beatriz at dinner Derechos de autor de la imagen Roadside Attractions
Image caption La película dirigida por Miguel Arteta fue rodada antes de la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Fue invitada pero no es bienvenida.

Estas palabras se refieren a Beatriz, mujer de origen mexicano que vive en California y que es el personaje principal de Beatriz at Dinner, comedia dirigida por el puertorriqueño Miguel Arteta que se estrena este viernes en Estados Unidos.

Protagonizada por Salma Hayek y John Lithgow, el filme se anuncia en alguno lugares como "la primera gran película de la era Trump".

Sin embargo, el guión fue escrito antes de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Una incómoda invitación

Beatriz es una sanadora holística y masajista mexicana con una vida tranquila en Altadena, California, en la que impera el respeto por el medio ambiente y las personas que la rodean.

Acude a casa de una de sus clientas en un rico vecindario de Newport Beach y, al terminar de darle un masaje, el auto se le estropea y el mecánico que podría arreglarlo está lejos.

La mujer le propone que se quede a cenar con ellos.

Otros dos matrimonios están invitados al encuentro. Entre ellos destaca el magnate inmobiliario Doug Strutt, interpretado por John Lithgow.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Pese a encarnar a un desalmado empresario, John Lithgow logra que el personaje de Doug Strutt no sea caricaturizado como un villano.

El primer encuentro entre ellos define cómo se desarrollará el resto de la velada: Strutt le pide que le traiga otra copa, confundiendo a Beatriz con una empleada de la casa.

"Adoro a este personaje porque representa a tantísima gente", le dijo Hayek a la agencia de noticias AFP.

"La gente cree que todavía uno anda en burro, hay una falta de conocimiento sobre de dónde somos, de dónde venimos, qué sentimos, qué queremos", añadió.

Durante la cena, Strutt le pregunta a Beatriz si es "legal".

A partir de ahí la conversación y la noche se van complicando conforme surgen cuestiones relacionadas con la desigualdad, el dinero y el medio ambiente.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Beatriz at Dinner se estrena en un contexto en el que las relaciones entre Estados Unidos y México están de plena actualidad.

Temas de gran actualidad

Estos temas se han vuelto más relevantes con Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos y su enfoque hacia la inmigración y el medio ambiente.

La película fue presentada en el festival de Sundance en enero y llega a las salas de cine justo una semana después del anuncio de Trump sobre la retirada de EE.UU. del acuerdo de París sobre cambio climático.

"Hay cosas que dice mi personaje que pareciera que hubieran sido escritas ahora, y con lo que pasó con el tratado de París, y con el paso del tiempo, la película se hará más relevante", subrayó la actriz.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Aunque pudiera parecer lo contrario, Donald Trump no sirvió de inspiración para crear el personaje de Doug Strutt (interpretado por John Lithgow).

Sin embargo, Hayek opinó que la película también habría sido relevante hace 10 años.

"Las personas privilegiadas no son conscientes de lo que están haciendo desde hace mucho tiempo".

El león Cecil como inspiración

En realidad, la idea de hacer esta película surgió a raíz de la noticia sobre el león Cecil, que murió a manos de un dentista estadounidense en Zimbabue en julio de 2015.

El director Miguel Arteta y el guionista Mike White coincidieron con Salma Hayek en septiembre de 2015 y debatieron sobre este caso y sobre la caza recreativa.

Arteta y White le dijeron que tenían un proyecto para ella, aun sin escribir.

Dos semanas después de aquel encuentro, Hayek recibió un correo electrónico de White con el guion y el mensaje "Feliz Cumpleaños".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El director de la película y el guionista aseguran que crearon el personaje de Beatriz pensando en Salma Hayek desde un principio.

En medio de la filmación, la actriz cumplió 50 años "trabajando y creciendo".

"Fue increíble compartir con un director con el que soñaba trabajar por años y por fin lo logré a los 50. Y que un escritor, que es uno de mis héroes, haya escrito una película para mí, no te imaginas...", le dijo Hayek a AFP.

"Fea, gorda y cansada"

La mexicana se muestra así de agradecida pese a que Beatriz es presentada, según dice el propio personaje en un diálogo de la película, como una mujer "fea, gorda y cansada".

Su personaje no lleva maquillaje para que el contraste con las mujeres del lujoso ambiente de Newport Beach fuera más evidente.

"Nada de maquillaje y querían que me viera fea a propósito. Y todas las demás son altas. Miguel les puso tacones, para que yo me viera todavía más bajita", le contó Hayek al diario The New York Times.

"Me encantó. Me relajé, me dio libertad porque no tenía que hacer ningún esfuerzo. ¿Te das cuenta de lo maravilloso que es no tener que verte de una u otra forma por una sola vez?".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La actriz mexicana cumplió 50 años mientras rodaba la película.

Guión e interpretaciones impecables

A la espera de la acogida del público, Beatriz at Dinner ha sido elogiada por la crítica por las excelentes interpretaciones y la elegancia del guión, que se aleja de un mensaje simplista en el que los pobres son buenos y los ricos son malos.

El comportamiento de Beatriz escala y también hay cosas que cuestionarle a ella.

El elenco está muy bien elegido. Destaca el antagonismo entre Hayek y Lithgow da lugar a un fascinante duelo que mantiene la tensión durante toda la película.

"Creo que lo más importante que esta película puede hacer es dar pie a la conversación entre dos estadounidenses, porque me interesa entender cómo piensa la gente que piensa distinto a mí", concluyó Hayek.

Contenido relacionado