Batman y Robin, la "peor película de la historia" por la que siguen pidiendo disculpas 20 años después de su estreno

Logo de Batman y Robin Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "Batman y Robin" fue la cuarta y, por sobradas razones, última película de la saga que había iniciado en 1989.

Después de "Batman y Robin", estrenada ahora hace 20 años, se llegó a creer que nunca más se haría una película del oscuro justiciero de Ciudad Gótica.

La batitarjeta de crédito ("nunca salgas de la baticueva sin ella"), la bola de discoteca en el batimóvil, y los batipatines de hockey sobre hielo fueron demasiado para la crítica y los fans.

Sin embargo, lo que puso a esta película en el cénit del repudio y la burla fueron los tristemente inolvidables e imperdonables "batipezones" en los trajes del dúo dinámico.

La cinta fue dirigida por un todavía muy arrepentido Joel Schumacher y en el papel de Batman actuó George Clooney, quien -en sus palabras- a día de hoy sigue sin saber "en qué estaba pensando".

En 2010, con más del triple de votos de su inmediato seguidor, esta película quedó en el primer lugar de la lista de las 50 peores películas de la historia del portal especializado en cine Empire.

"Batman y Robin no es la peor película de la historia. Es la peor cosa de la historia. Es sencillamente lo peor que como seres humanos hemos producido", señaló una vez Michael J. Nelson, guionista de la serie de culto Mystery Science Theater 3000.

A pesar de todo, la cinta recaudó casi US$240 millones en 1997, pero quedó muy lejos de Titanic, el incuestionable éxito de la taquilla en ese año.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "Batman y Robin" recaudó casi US$240 millones.

¿Qué pasó?

"Batman y Robin" fue la cuarta y, por sobradas razones, última película de la saga que Tim Burton había iniciado en 1989 con la cinta que tuvo a Michael Keaton como el caballero oscuro y Jack Nicholson dando vida a un cínico y retorcido Joker en una ciudad muy gótica.

Con Burton fuera después de las dos primeras entregas, por decisión de Warner Bros., Schumacher dirigió "Batman eternamente" con más éxito comercial que propiamente cinematográfico y empezó a rodar casi de inmediato "Batman y Robin".

El propio director reconoció, 20 años después, que uno de los factores que produjo el resultado que todos conocemos fue la desmedida ambición de los realizadores por vender.

"Hubo una enorme presión sobre nosotros para crear más invenciones en la película que pudieran convertirse en juguetes", señaló Schumacher.

Tal vez nunca en la historia se produjeron tantos y tan diversos juguetes de la saga de Batman como en ese entonces.

En las vitrinas de los jugueterías te encontrabas con muñecos del caballero oscuro con traje militar, espacial, para nieve o submarino, entre muchos otros.

También se vendía el batimóvil de la película de 1997, que en ese entonces fue comparado al auto que diseñó Homero en un episodio de la popular serie Los Simpsons emitido en 1991.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Mr. Freeze fue interpretado por Arnold Schwarzenegger.

Claro que los juguetes no fueron la única explicación al resultado que hoy en día todos conocemos.

En cierto momento, la errática Poison Ivy, interpretada por Uma Thurman, hace una de sus apariciones desde el interior del traje de un gorila e hipnotiza a todos soplando un polvo mágico como si se tratase de un hada del cuento de Peter Pan.

No hace falta mencionar a los acartonados diálogos de Mr. Freeze, interpretado por Arnold Schwarzenegger, o los incontables y absurdamente evidentes desafíos a las leyes de la física que se ven en toda la película.

Visto el resultado, Warner Bros. canceló la realización de la quinta y, en teoría, penúltima entrega de la saga.

Debió llamarse Batman Triumphant.


Análisis

Luis Velasco, director y crítico de cine

Derechos de autor de la imagen Warner Bros
Image caption El afiche con el que se promocionó "Batman y Robin".

No importa si la película es buena, sino cuántas figuras de acción vende.

En el cine, la verdadera gallina de los huevos de oro no es quien dirige ni produce, sino la "cajita feliz".

En 1989, Tim Burton superó ampliamente las expectativas suscitadas por su versión oscura y caótica de Batman, el popular personaje de DC Comics; esto le permitió realizar una secuela aún más retorcida sin mucha intervención de los estudios.

Sin embargo, a pesar de no haber protagonizado un fracaso, la posibilidad de retomar el timón en una tercera entrega le fue negada al director.

No fue hasta el 2014, en una entrevista con Yahoo! Movies, que Burton admitió que fueron los ejecutivos de McDonald´s quienes mostraron mayor descontento con la película: "Ellos mandaron a preguntar '¿Qué es esa cosa negra que sale de la boca de El Pingüino?' ¡No podemos vender 'cajitas felices' con eso!'", dijo.

Ante la necesidad de hacer una película más amigable y familiar es que se le pasó la batuta a Joel Schumacher, quien se encargó de dos películas más en la franquicia, "Batman eternamente" y "Batman y Robin".

Si bien la primera significó un cambio radical en el tono de la serie, fue bien recibida por el público en general; sin embargo, la segunda es la que más críticas le ha generado a Schumacher y de la cual ahora se arrepiente.

Veinte años después del fiasco, es seguro decir que, si bien las películas de Schumacher han vendido lo que se esperaba de ellas, son las de Burton las que han alcanzado el status de culto. Veinte años después. los altos ejecutivos de los estudios parecen no haber aprendido aún esa lección.

Personalmente, mientras a muchos sólo les queda en la mente los trajes con pezones, creo que Mr. Freeze es uno de los villanos más emblemáticos de la historia del cine de superhéroes.

Si algo positivo nos dejó el fugaz paso de Joel Schumacher por la saga, es que sin él, Christopher Nolan no habría tenido la necesidad de reinventar el género de superhéroes y no habríamos disfrutado de una nueva trilogía alucinante.


Las disculpas que nunca terminan

"Yo sé que lo de los pezones me perseguirá hasta la tumba. Va a estar en mi lápida, lo sé", dijo Schumacher este fin de semana, en una nueva disculpa por la película que realizó hace dos décadas.

"Quiero disculparme con todos los aficionados que estaban decepcionados porque creo que les debo eso", dijo el director, quien ahora tiene 77 años y no dirige una película desde 2011 ("Bajo amenaza").

Hay que reconocer que los "batipezones" ya aparecieron antes, en uno de los trajes de Batman Forever, pero llamaron mucho menos la atención.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La saga de la que era parte "Batman y Robin" tenía que tener seis entregas.

George Clooney, por su parte, relató que alguna vez le pidió disculpas al recién fallecido Adam West por lo que hizo con el personaje que él también interpretó.

"Siempre me disculpo por 'Batman y Robin'. De verdad pensé que había destruido la franquicia", dijo el actor hace un par de años.

Para alivio del actor (y de millones de fans), en 2005 Christopher Nolan resucitó al hombre murciélago con "Batman inicia" y dejó una trilogía memorable.

Lo suficiente como para que la desafortunada película de hace 20 años ya no nos parezca tan mala.

Contenido relacionado