Travis Kalanick de Uber y otros 4 casos de emprendedores que tuvieron que renunciar a las empresas que habían creado

Travis Kalanick,el más reciente de una larga lista de fundadores de empresas que son echados de su propia firma. Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
Image caption Travis Kalanick,el más reciente de una larga lista de fundadores de empresas que son echados de su propia firma.

El sueño de todo emprendedor es crear una empresa exitosa.

Sin embargo, a veces ese éxito puede irse de las manos y terminar siendo una pesadilla.

Así podría resumirse lo que le pasó esta semana a Travis Kalanick, creador de Uber, una de las empresas más populares del mundo.

Kalanick anunció esta semana que renunciaba como director ejecutivo (CEO) de la compañía de transporte automovilístico que fundó junto a Garret Camp en 2009.

Su renuncia fue impulsada por un grupo de accionistas, en medio de una serie de escándalos que han salpicado a la empresa en los últimos meses.

Estos incluyen acusaciones de acoso sexual y sexismo dentro de la compañía.

"Amo a Uber más que cualquier cosa en el mundo y, en este difícil momento de mi vida personal, he aceptado la solicitud de los inversionistas de hacerme a un lado para que Uber pueda volver a seguir creciendo en lugar de distraerse con otra pelea”, anunció Kalanick al informar de su alejamiento.

Sin embargo, el empresario -cuya compañía está valuada en US$69.000 millones- está lejos de ser el único fundador en Silicon Valley forzado a dejar de ser jefe del negocio que creó.

Aquí te presentamos otros ejemplos de famosos emprendedores a los que les pasó lo mismo.

Steve Jobs (Apple)

Jobs -quien falleció en 2011- es considerado uno de los emprendedores más icónicos de la historia.

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
Image caption El caso más emblemático de un CEO despedido de su empresa, aunque Steve Jobs tuvo su venganza.

La empresa que fundó junto a Steve Wozniak en 1976, Apple, revolucionó el mundo y sigue siendo un pionero de la tecnología y una de las más populares del planeta.

Sin embargo ni siquiera esta leyenda de Silicon Valley evitó que lo despidieran de su propia empresa.

Ocurrió en 1985, cuando fue forzado a dejar Apple después de una pelea con la junta directiva.

Como es bien sabido, usó su tiempo lejos de la empresa de la manzanita para crear otros emprendimientos exitosos: las computadoras NeXT y el estudio de animación Pixar, que luego fue comprada por Disney.

Pero además, Jobs tuvo su venganza: en 1996 volvió como el salvador de Apple, oficiando de CEO interino cuando a la empresa le estaba yendo mal.

Y se convirtió en el líder permanente un año después, cuando la compañía compró su otra creación, NeXT.

Nuevamente de la mano de Jobs, Apple se convirtió en una de las empresas más exitosas del mundo.

“Aunque en ese momento no lo vi así, ser despedido de Apple fue lo mejor que me pudo haber pasado”, dijo años después durante un famoso discurso que dio en la Universidad de Stanford, en el que resaltó cómo ser echado lo obligó a aprender y a ser más creativo.

Andrew Mason (Groupon)

Mason fundó el sitio de ofertas Groupon cuando tenía solo 26 años, en 2006, y logró que en cuatro años la empresa generara US$800 millones.

Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
Image caption Mason se destacó de los otros fundadores de empresas despedidos por su original carta informando de su alejamiento.

Sin embargo el emprendedor es quizás más recordado por la original carta que escribió al ser despedido de su propia empresa por la junta directiva, en 2013.

“Luego de cuatro años intensos y maravillosos como CEO de Groupon he decidido que me gustaría pasar más tiempo con mi familia. Estoy bromeando: fui despedido hoy”, decía la misiva que le envió por correo electrónico a sus empleados.

En la carta, el joven exdirector ejecutivo se hizo responsable por el fracaso que experimentó su empresa en los últimos años.

Las acciones de la compañía habían caído de US$20 en 2011 a US$2,93 dos años después.

Los críticos culparon a Mason de malas prácticas contables y mal uso de la publicidad que llevaron a la debacle de la empresa, que nunca logró repuntar.

Tras su legendaria despedida, Masón se dedicó a emprendimientos creativos como una aplicación de caminatas guiadas llamada Detour y un álbum de música motivacional para empresarios llamado “Hardly Workin´” (Apenas trabajando).

David Neeleman (JetBlue)

Para tener un emprendimiento exitoso se necesita cierta dosis de suerte, pero a veces la suerte juega en contra.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption David Neeleman fue el fundador de la aerolínea de bajo costo JetBlue.

David Neeleman fundó la aerolínea de bajo costo JetBlue en 1999 y fue su CEO por ocho años.

La empresa aérea fue una de las pocas que logró generar ganancias tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Pero una masiva tormenta de hielo que dejó varados a cientos de pasajeros en Nueva York en 2007 marcó el comienzo de su fin.

El hecho generó mucha publicidad negativa y dañó la reputación de la aerolínea, que perdió US$20 millones por el incidente.

Empujado por los accionistas, Neeleman aceptó ser reemplazado por el presidente de JetBlue, David Barger.

Hoy, la aerolínea sigue siendo una de las más populares en EE.UU.

Y Neeleman retomó su buena racha: el empresario de doble nacionalidad (estadounidense y brasileña) fundó la aerolínea brasileña Azul, que hoy es la tercera más grande de Brasil.

Jerry Yang (Yahoo)

Yahoo! Inc, fundado en 1994 por Jerry Yang (junto a David Filo), su CEO, fue el pionero de los motores de búsqueda en internet.

Derechos de autor de la imagen Google
Image caption Jerry Yang se convirtió en un gurú de Silicon Valley tras la creación de Yahoo en 1999.

En los primeros años tuvo un éxito enorme, con un valor de mercado que alcanzó los US$22.000 millones.

Pero a Yang le pasó lo mismo que a otros tantos emprendedores de Silicon Valley que responden a accionistas: dejó de ser su propio jefe y tuvo que responder a las presiones de la junta directiva.

Frente al dominio creciente de Google, Yang decidió rechazar una oferta de Microsoft para comprar la empresa por US$44.600 millones, en 2008.

Eso frustró a sus inversores, que lo forzaron a renunciar.

Siguió en la junta directiva de Yahoo hasta 2012, cuando decidió cortar todo vínculo con la empresa que había creado.

Luego de dejar Yahoo Yang se dedicó a ser mentor de startups tecnológicas e inversor a través de su nuevo emprendimiento, AME Cloud Ventures.

Temas relacionados

Contenido relacionado