Las oportunidades comerciales que el Brexit le está abriendo a América Latina

Union Jack Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El gobierno de Reino Unido dice que el Brexit va a beneficiar al desarrollo empresarial.

Ya lo dijo el presidente colombiano Juan Manuel Santos en junio del año pasado: el Brexit podía volverse un "dolor de cabeza" para ese país por la necesidad de renegociar los tratados comerciales con Reino Unido.

Un sentimiento que muchos compartieron en América Latina luego de la decisión británica de abandonar la Unión Europea. Pero en medio de la incertidumbre que genera este proceso, hay quienes piensan que puede abrir oportunidades comerciales nuevas para las naciones de la región.

"El Brexit ofrece una oportunidad imperdible para renovar los lazos comerciales entre Reino Unido y América Latina", le dice a BBC Mundo la economista uruguaya Gabriela Castro-Fontoura, directora de Sunny Sky Solutions, una firma consultora que se especializa en asesorar a empresas británicas buscando negocios en América Latina.

Para ella, el Brexit puede ser visto como "una oportunidad interesante, si bien desafiante, para acercarse a un mercado comprador de sus bienes y servicios".

Mercado reducido

La verdad es que si bien la Unión Europea es un mercado crucial para muchos países latinoamericanos, la porción de ese comercio que se hace con Reino Unido es más bien reducida.

Brasil es el mayor vendedor latinoamericano a las islas británicas, pero solo depende del Reino Unido para 1.7% de sus exportaciones.

El mercado del Brexit para los latinoamericanos

Los principales exportadores a Reino Unido

  • 1 Brasil, US$3.170 millones

  • 2 Colombia, US$836 millones

  • 3 Argentina, US$802 millones

  • 4 Chile, US$740 millones

  • Peru, US$492 millones

Getty

Entre las economías principales de América Latina, Colombia es la que más depende de las compras británicas. Pero incluso ese país envía a Reino Unido apenas un 2,5% de sus exportaciones, principalmente constituidas por carbón.

En 2015 las exportaciones colombianas a ese país llegaban a poco más de US$800 millones.

La esperanzas del gobierno británico, expresada por las misiones comerciales a América Latina, es que esta situación cambie con el Brexit.

Los defensores de la salida británica del bloque aseguran que una vez Londres ya no responda a los a veces burocráticos dictámenes de Bruselas, podrá agilizar su comercio con otras regiones del mundo, firmando nuevos y más eficientes tratados de libre comercio.

Una posición que comparte Gabriela Castro-Fontoura.

"Tengo la confianza de que los países con más apertura comercial como México y Chile, y otros como Colombia y Perú, lograrán una buena ingeniería en tratados comerciales con Reino Unido", le dice la asesora empresarial a BBC Mundo.

Ventaja

Tal vez se podría decir que los países latinoamericanos tendrían algunas ventajas inusuales en las futuras negociaciones de esos complejos tratados.

Enfrentarían como contrapartes a negociadores británicos relativamente agobiados por la necesidad de replantear las relaciones comerciales de su nación con decenas de otras naciones, relaciones que antes estaban cobijadas por los acuerdos de la Unión Europea con terceros países.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El Brexit ha sido fuente de gran controversia.

Y además, los latinoamericanos, particularmente las naciones más grandes de la región como Brasil y México, sabrían que el gobierno de Londres afrontaría cierta urgencia política de mostrar resultados tangibles en las negociaciones comerciales con ellos, para convencer a un electorado británico cada vez más escéptico que el Brexit realmente resultaría en nuevas oportunidades de mercado para el país.

Castro-Fontoura dice que esas oportunidades se perciben en el mundo real de los negocios. "Nosotros como consultores trabajamos a diario con fabricantes británicos de productos de manufactura avanzada, productos de nicho británicos que casi no tienen competencia a nivel mundial, que sectores claves en Latinoamérica como energía, minería, infraestructura y agro pueden aprovechar", le dice a BBC Mundo.

Inversores

El otro rubro clave en las relaciones comerciales de América Latina con Reino Unido es el de la inversión extranjera, particularmente en la minería.

En Colombia, por ejemplo, la británica es la segunda inversión extranjera más importante del país, con cifras que llegan a los US$6.000 millones en los últimos 8 años, según datos de la Embajada Británica en Bogotá.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption En el siglo 19, Reino Unido fue un importante inversor en Argentina.

Mientras que en Perú representó el 18% de la suma total de inversión extranjera en diciembre de 2014, la mayor de cualquier país, según el sitio web de Proinversión, una agencia que promueve la capitalización privada en ese país.

Nuevamente, la esperanza de los defensores del Brexit es que, una vez se vean liberados del "yugo burocrático" de la Unión Europea, los empresarios británicos puedan explotar toda su agilidad para ganar nuevos negocios en esta parte del mundo.

Pero también hay dudas en este aspecto. La libra esterlina ha venido perdiendo terreno desde el anuncio del Brexit, con lo que disminuye el poder adquisitivo de los británicos para irse de compras buscando empresas y proyectos latinoamericanos para invertir en ellos.

Y si se cumplen los pronósticos pesimistas de muchos economistas que advierten que la economía británica crecerá más despacio una vez se concrete el Brexit, también podrían disminuir los excedentes que las empresas del Reino Unido tengan para invertir en el exterior, incluido en América Latina.

La historia

Pero hay otros que ven en el Brexit una oportunidad para liberar el talento empresarial de los británicos, el mismo que en el siglo 19 hiciera que Reino Unido fuera el gran inversor y el gran comerciante en muchas naciones de este continente.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Colombia es uno de los mayores exportadores latinoamericanos a Reino Unido.

En ese entonces el capital británico financió ferrocarriles en Argentina, instalaciones mineras en México y muchos otros proyectos para ayudar a las exportaciones minerales y de alimentos a Londres.

Si bien pocos creen que se avecina otra edad de oro semejante, la perspectiva de un gobierno británico ansioso por concretar nuevos acuerdos comerciales en la región despierta las expectativas de no pocos empresarios.

"El que el Brexit esté hoy en el tapete lleva a que los empresarios de ambos lados que no están trabajando juntos empiecen a preguntarse, ¿y qué tal si hacemos negocios con ellos?", dice Castro-Fontoura.

"Si el Brexit es la excusa para lograrlo, bienvenido sea", concluye.

Contenido relacionado