"A nuestros huéspedes judíos: por favor dúchense antes de bañarse en la piscina": los polémicos avisos en un hotel suizo que fueron tildados de "antisemitas"

Vista de la fachada del hotel. Son dos torres, una tiene seis pisos y la otra cinco. Está pintando en rosa y amarillo pastel. Derechos de autor de la imagen Apartmenthaus paradies
Image caption Los avisos del hotel Paradies dirigidos solo a judíos hicieron que Israel presentara una queja.

Los mensajes eran breves y hablaban sobre el uso de la piscina y el refrigerador del hotel. Pero el hecho de que solo estuviesen dirigidos a judíos indignó a muchos, y también al gobierno de Israel.

Desde Tel Aviv expresaron su molestia al gobierno suizo por un aviso puesto en un hotel en el país europeo que pedía a los huéspedes que se ducharan antes de bañarse en la piscina: pero sólo a los judíos.

El mensaje, escrito en inglés en el hotel Apartmenthaus Paradies en el poblado montañoso y turístico de Arosa, en el este de Suiza, desató críticas.

Otra señal les pedía a los visitantes judíos que utilizaran el refrigerador solo a ciertas horas.

La viceministra de Relaciones Exteriores israelí, Tzipi Hotovely, calificó el hecho como "un acto antisemita de la peor y más fea categoría".

Según reportes, el hotel ya removió los carteles de sus instalaciones.

Derechos de autor de la imagen Twitter The Times of Israel
Image caption "A nuestros huéspedes judíos: por favor dúchense antes y después de bañarse en la piscina. Si rompen las reglas, me veré forzada a cerrar la piscina para ustedes", decía el mensaje compartido en Twitter.

Una fotografía del aviso sobre las duchas fue publicada en Twitter, luego de que una huésped judía ortodoxa denunciara la situación en el Canal 2 de la televisión israelí.

La visitante dijo que el personal del hotel "fue muy, muy amable con nosotros, pero una mañana bajé y vi este cartel, ¡estaba en shock!".

El aviso decía: "A nuestros visitantes judíos, mujeres, hombres y niños, por favor dúchense antes de bañarse en la piscina", y añadía "si rompen las reglas, estaré forzada a cerrar la piscina para ustedes".

Derechos de autor de la imagen Apartmenthaus Paradies
Image caption La piscina del hotel. La gerente insiste en que sus normas no eran antisemitas.

"Ninguna intención"

La viceministra Hotovely dijo que había discutido sobre el caso "antisemita" con el embajador israelí en Suiza, Jacob Keidar, quien le informó que los avisos ya habían sido removidos.

Sin embargo, la funcionaria pidió reprender a los responsables como una forma de disuadirlos.

Para el Centro Simon Wiesenthal, una institución por los derechos de los judíos, el mensaje sobre las duchas podía interpretarse como una referencia a las "duchas" que en realidad eran cámaras de gas durante el Holocausto, según dijo uno de sus directivos a la agencia AFP.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La viceministra de Relaciones Exteriores israelí, Tzipi Hotovely, dijo que los avisos suponían "un acto antisemita de la peor y más fea categoría".

La organización pidió en una carta el martes que Suiza "cierre el hotel del odio y penalice a su gerencia", además de llamar a la página de reservaciones Booking.com a que saque al hotel de su directorio "y explique el caso antisemita en su página web".

El cartel en la cocina del hotel decía: "A nuestros huéspedes judíos: tienen permitido acercarse al refrigerador entre las horas: 10:00-11:00 en la mañana y entre las 16:30 y 17:30 por la tarde. Espero que entiendan que a nuestro personal no le gusta ser perturbado a toda hora".

La gerente del lugar, Ruth Thomann, dijo en una entrevista con el diario suizo 20Minutes que no había tenido "ninguna intención de ser antisemita" con los mensajes, aunque reconoció que las frases "fueron un error".

Thomann explicó que el hotel es frecuentado por huéspedes judíos y judíos ortodoxos, y que colgó el aviso de las duchas como respuesta a una queja de que algunos ortodoxos se bañaban en la piscina con la ropa puesta y sin ducharse antes.

"No tenemos ningún problema con los huéspedes judíos", declaró.

Sobre el cartel del refrigerador, la trabajadora explicó que solo los visitantes judíos tenían autorización para guardar sus alimentos kosher en esa nevera, que era la misma que usa el personal.

Contenido relacionado