El enfermero alemán sospechoso de haber matado a al menos 84 de sus pacientes

El enfermero entra en la corte con la cara tapada con una libreta. Derechos de autor de la imagen AFP/ Getty
Image caption El enfermero, identificado como Niels H., fue condenado a cadena perpetua hace dos años.

Es un caso que está causando conmoción en Alemania.

Un enfermero que cumple una condena de cadena perpetua por matar a dos pacientes en el norte del país es ahora sospechoso de al menos otros 84 asesinatos, según dijo la policía.

El hombre, de 40 años e identificado como Niels H., fue condenado a cadena perpetua por intento de asesinato en 2006 y por asesinato en 2015.

Sus víctimas recibieron una dosis letal de un medicamento en las clínicas en las que trabajaba. La medicación causaba fallos cardiacos o el colapso del sistema circulatorio de los pacientes.

Durante su juicio en 2015, el enfermero admitió haber aplicado la sustancia a unos 90 pacientes que estaban en cuidados intensivos en una clínica en la ciudad de Delmenhorst.

Pero la policía dijo que las anomalías se remontan al año 2000 en otra clínica en Oldenburg.

El personal de esa clínica discutió en 2001 sobre los elevados niveles de muertes y reanimaciones entre los pacientes tratados por el sospechoso, pero no lo reportaron a la policía, y Niels H. pudo trasladarse a Demelhorst.

"Imposible de determinar el número de víctimas"

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Niels H. fue juzgado en la corte de Oldenburg, donde admitió haber inyectado sobredosis letales de medicamentos a unos 90 pacientes.

Según las autoridades alemanas, en enfermero actuó motivado por el deseo de obtener aprobación por reanimar a los pacientes a los que había suministrado la medicación letal.

Familiares de los pacientes que fallecieron en esos centros pidieron a la policía que lleve a cabo una investigación más exhaustiva.

En 2014 se estableció una comisión especial para investigar la escala de los crímenes de Niels H., que podrían convertirlo en el mayor asesino de Alemania en la etapa de postguerra.

La comisión analizó cientos de reportes médicos y exhumó 134 cuerpos para tomar muestras del medicamento.

Pero muchos pacientes fueron incinerados, por lo que la investigación ha resultado difícil.

"Simplemente no es posible decir cuántas personas fueron asesinadas", dijo el jefe de la policía de Oldenburg, Johann Kuhme.

Kuhme advirtió que la cifra de posibles víctimas podría aumentar. Se espera que se presenten nuevos cargos contra el enfermero a principios de 2018.

Temas relacionados

Contenido relacionado