"Matilda", la película sobre el apasionado romance del zar Nicolás II con una bailarina que ha desatado una ola de amenazas y ataques en Rusia

Un feligrés ruso besa el ícono de Nicolás II, febrero de 2011 Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los cristianos ortodoxos rusos consideran al último de los zares como un mártir.

El tirante del vestuario de una primera bailarina se rompe exponiendo el seno de la bella artista en pleno ballet, durante la Rusia prerrevolucionaria de fines del siglo XIX.

La imagen cautiva a un hombre que observa la presentación desde un palco de honor. Es el futuro zar Nicolás II, que queda obsesionado con ella; una atracción mutua que los lleva a una intensa relación amorosa relatada en franco erotismo.

Se trata de la película "Matilda", que explora la relación del último monarca de la dinastía Romanov con la bailarina clásica Matilda Kshesinskaya, antes de su matrimonio y su coronación.

Mucho antes de su estreno, programado para el 26 de octubre, la cinta ha generado una gran polémica por su temática y contenido erótico.

Ha sido criticada abiertamente en la Duma (el Parlamento ruso), denunciada por la iglesia Ortodoxa y hasta ha generado acciones violentas y amenazas contra los realizadores y las salas de cine que osen exhibirla.

Amenazas

La cadena de cines más grande de Rusia canceló las proyecciones de la controvertida cinta, después de que activistas de la Iglesia Ortodoxa la condenaran airadamente.

El grupo Cinema Park y Formula Kino explicó que, en vista de las recientes amenazas generadas por el contenido de la cinta, tenía que "proteger a la audiencia de los riesgos".

Derechos de autor de la imagen dobrynin/facebook
Image caption Se cree que el ataque incendiario en Moscú está vinculado a la polémica película "Matilda".

La portavoz de la cadena de cines, Alexandra Artamonova, le dijo al Servicio Ruso de la BBC que la cancelación "es una medida necesaria".

"Tenemos muchas salas en 28 ciudades y somos responsables de lo que suceda", apuntó.

El grupo resaltó que hubo "actividades extremas de parte de opositores a la película" y que las salas de cine recibieron amenazas.

El director de "Matilda", Alexei Uchitel no pudo ser localizado para conocer su opinión sobre la medida. Sin embargo, el productor del filme, Alexander Dostman, criticó la decisión de la compañía: "No hay razón de preocuparse, la gente mirará la película de todas maneras".

El lunes, dos automóviles fueron incendiados en Moscú frente a la oficina del abogado que representa a Uchitel, un director que ha sido galardonado con varios premios rusos por filmes anteriores.

El abogado Konstantin Dobrynin publicó en Facebook las fotos de los vehículos incinerados y los menajes que dejaron en el lugar que leían: "Quema por Matilda".

Amor explícito

La reacción negativa contra "Matilda" empezó meses atrás, durante su producción, y aunque pocos han visto el producto final anticipadamente hay quienes la consideran blasfema.

La película aborda con escenas explícitas el apasionado amor del último zar de Rusia por la bailarina Matilda Kshesinskaya, antes de que Nicolás se casara y ascendiera al trono.

Derechos de autor de la imagen Yuri Smityuk/TASS
Image caption "Matilda" tuvo una proyección de preestreno en la remota ciudad de Vladivostok pero numerosas salas han cancelado las presentaciones.

Se conocieron durante la presentación de graduación de Matilda de la Escuela Imperial de Ballet. La propia bailarina escribió después que la atracción fue mutua e instantánea.

Ella llegó a ser nombrada prima bailarina de la famosa compañía del legendario Teatro Mariinsky, en San Petersburgo, algunos dicen más por presión imperial que por sus propios méritos.

Tras la Revolución Rusa, Nicolás fue forzado a dimitir y, luego, él y su familia fueron ejecutados sumariamente.

Tras la caída del comunismo, la figura de zar fue rehabilitada y Nicolás II fue canonizado en 2000 por la iglesia Ortodoxa.

Así que, para los activistas feligreses, el abordar y sacar a luz la relación amorosa del zar es considerado un insulto.

Culto a los zares

Nicolas II fue el último de los Romanov, una exitosa dinastía que gobernó Rusia durante 300 años. De ellos habla el historiador británico Simon Sebag Montefiore en su best-seller "Los Romanov".

"Para la Rusia contemporánea los Romanov son muy importantes", le dijo recientemente Montefiore a Max Seitz, de BBC Mundo, en una entrevista a propósito de su participación en el Hay Festival de Querétaro, México.

"Estas son las figuras que la Rusia actual y su líder (Vladimir Putin) admiran y desean emular. Son las luminarias de un pasado que quieren reeditar en el presente", explicó.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La parlamentaria Natalia Poklonskaya no oculta su devoción por el zar Nicolás II.

El culto a los zares, en particular a Nicolás II en su calidad de santo, influye hasta en la Duma, el Parlamento ruso.

La legisladora Natalia Poklonskaya, una aguerrida simpatizante del presidente Vladimir Putin, ha lanzado una campaña para frenar el estreno de la película "Matilda".

"Los santos no se pueden tocar. No se les puede mostrar teniendo sexo porque ofende a los creyentes", afirma con fervor la joven parlamentaria.

Su oficina está decorada con retratos del último zar. Y ahora Poklonskaya dice que tiene una pila de cartas con quejas para frenar la película que "crece todos los días".

"Esto no es censura; es sobre la violación de los derechos de la gente", asegura, defendiendo su solicitud ante la Fiscalía para prohibir la cinta.

"La libertad artística no es ilimitada, no puede impedir los derechos de los otros".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El director de "Matilda", Alexei Uchitel, ha sido galardonado con premios en Rusia.

Sin embargo, el director Alexei Uchitel ha señalado que su película recibió financiación del Estado, sujeta a lo que llamó "revisiones de expertos" del libreto. Y niega que "Matilda" insulte de manera alguna.

"Sí, Nicolás II y su familia son santos, pero eso no significa que no podamos describir sus vidas antes de que fueran trágicamente muertos", alegó el realizador.

Añadió que ni Natalia Poklonskaya ni sus otros críticos han visto el filme que acusan de haberlos insultado. Lo único que se ha distribuido es un corto promocional.

Protestas y violencia

Pero sus argumentos no han aplacado la ira de algunas instituciones y grupos, ni las amenazas.

En la madrugada del 21 de agosto, cocteles molotov fueron arrojados contra un edificio en San Petersburgo, donde queda el estudio de Uchitel, pero el interior no fue afectado.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El mes pasado, cristianos ortodoxos protestaron contra la película frente a una iglesia en Moscú.

Varias de las protestas provienen de un grupo que se autodenomina "Estado Cristiano de la Santa Rusia".

El 4 de septiembre un individuo fue arrestado en la ciudad de Ekaterimburgo, después de estrellar su jeep contra una sala de cine, iniciando una llamarada en la fachada. Las autoridades vincularon el ataque a la polémica película.

El Kremlin condenó los mensajes de amenazas de "incendios" contra los cines que se atrevan a exhibir Matilda".

Una proyección anticipada de "Matilda" se realizó el lunes pasado en la remota ciudad oriental de Vladivostok, en medio de altas medidas de seguridad.

No obstante, una sala de cine en Moscú canceló su presentación por razones "técnicas".

La pelea por el estreno de la película no ha terminado. En el año que celebra el centenario de la remoción de los zares del poder, la situación se está convirtiendo en un caso clave sobre los límites de la libertad artística en Rusia.

Temas relacionados

Contenido relacionado