La lucha de las autoridades de Malawi por detener los linchamientos de "vampiros"

Una mujer aparece en público en el área de Mulanje, en el sur de Malawi, alegando que fue atacada por un vampiro. Derechos de autor de la imagen Frank Kandu
Image caption Varias personas han salido en público a decir que han sido atacadas por vampiros.

Las sospechas de vampirismo han desatado una ola de violencia en el sur de Malawi, país del sudeste de África.

Un hombre acusado de chupar sangre humana murió quemado el jueves y otro, lapidado, según la policía local.

Estas personas fueron dos de las ocho víctimas asesinadas el mismo día por el mismo motivo en la segunda ciudad, Blantyre.

La policía de Malawi arrestó a 140 personas por estos ataques en Blantyre y otras ciudades, informaron medios locales el viernes.

Otras dos personas fueron detenidas por amenazar con succionar la sangre de la gente.

La ola de violencia se inició el 16 de septiembre cuando tres personas "sospechosas de ser vampiros" fueron linchadas por una turba.

Pero hasta ahora la policía no tiene informes médicos de ningún ataque de "vampiros".

Ritual para la riqueza

Los líderes tradicionales del sur de Malawi creen que los rumores de vampiros comenzaron en el país limítrofe de Mozambique, donde estas historias también han causado violencia.

En Mozambique, la policía también ha sufrido ataques porque algunas personas creen que están protegiendo a los supuestos vampiros.

El administrador de una ciudad del norte tuvo que huir a causa de estos disturbios.

Derechos de autor de la imagen Frank Kandu
Image caption Algunas personas creen que los supuestos "vampiros" buscan hacerse ricos al tomar la sangre de otros humanos.

Los aldeanos en estas áreas creen que tomar sangre humana es un ritual para hacerse rico.

También piensan que si fracasan en atrapar a los chupadores de sangre es porque estos usan poderes mágicos.

Si estas comunidades creen en "misteriosas explicaciones mágicas para las cosas, entonces tenderán a atribuir sus dificultades a los que ellos llaman chupasangres", dijo el doctor Chioza Bandawe, un psicólogo clínico de la Universidad de Malawi.

Para algunos, que les chupen la sangre significa que les arrebatan la vida y la esperanza, señaló.

Pero añadió que las sospechas han recaído sobre "personas inocentes o personas que se ven diferentes".

Toque de queda

James Kaledzera, el portavoz de la policía nacional de Malawi, dijo a la BBC que las patrullas policiales han aumentado en las áreas afectadas.

También dijo que "arrestarían a cualquier persona que se crea que ha participado en los asesinatos".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El presidente de Malawi, Peter Mutharika, ha estado visitando algunas partes del país para detener los asesinatos.

En algunas partes del sur de Malawi se impuso un toque de queda, y en octubre, Naciones Unidas ordenó a sus trabajadores que se muden a zonas más seguras.

El presidente, Peter Mutharika, que ha estado visitando las áreas afectadas, se comprometió a investigar los asesinatos.

Muchas agencias de ayuda y organizaciones no gubernamentales trabajan en Malawi, uno de los países más pobres del mundo.

Los estándares educativos son bajos y la creencia en la brujería está generalizada.

La violencia relacionada con rumores de vampirismo ya había estallado ahí en 2002.

Temas relacionados

Contenido relacionado