Qué es EPOC, la enfermedad pulmonar silenciosa que mata a 3 millones de personas al año y no tiene cura

Mujer sacando humo por la boca. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La EPOC afecta principalmente a quienes viven expuestos a los humos del tabaco.

Si eres fumador habitual tienes un 90% de posibilidades de sufrir la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y lo más probables es que ni siquiera lo sepas.

La EPOC se caracteriza por una reducción persistente del flujo de aire. Empeora con el tiempo y puede agravarse tanto que llega a ser incluso mortal.

Su principal causa es la exposición al humo del tabaco, ya seas fumador activo o pasivo, e incluye las dolencias anteriormente conocidas como bronquitis crónica o enfisema

Y suele manifestarse de forma silenciosa: el80% de las personas que la padece ni siquiera lo sabe, según laFundepoc, una institución argentina especializada en esta dolencia.

La EPOC tampoco existe cura y cada año mataa cerca de 3 millones de personas,según la OMS, afectando a una población total de 384 millones de personas en todo el mundo.

De estos, un 13,6%son adultos de más de 35 años deAmérica Latina, de acuerdo con los datos de Fundepoc.

Síntomas

Uno de los grandes problemas de la EPOC es que no siempre se diagnostica.

Y los fumadores acostumbran a no quejarse o acudir al médico por tener tos o dificultades para respirar, advierte la OMS.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los fumadores no suelen alertarse por tener tos continuada, según Fundepoc.

La enfermedad tiene una evolución lenta y normalmente solo se hace visible a partir de los 40 o los 50 años, asegura la misma organización.

Los síntomas más frecuentes son la disnea (dificultad para respirar), la tos crónica y la producción de flemas (expectoración con mucosidad).

La enfermedad empeora con el tiempo y actividades cotidianas como subir las escaleras o cargar una maleta pueden hacerse extremadamente difíciles. La disnea, al principio relacionada con el esfuerzo, acaba por aparecer también en reposo.

En ocasiones, la dificultad para respirar es tan grande que puede llegar a incapacitarte por completo. En este caso debes acudir al médico de forma urgente.

Riesgos

Las personas expuestas alhumo del tabaco son quienes más probabilidades tienen de sufrir EPOC una vez han pasado los 35 o 40 años.

Pero no son los únicos en riesgo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La contaminación exterior es un factor de riesgo.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • la contaminación derivada de combustibles sólidos en la cocina y la calefacción (aire de interiores).
  • la contaminación exterior.
  • la exposición a vapores, irritantes, gases, polvos y productos químicos en el trabajo.
  • las infecciones respiratorias recurrentes de las vías respiratorias durante la infancia.

Hace años, la EPOC se daba más en los hombres ya que fumaban más que las mujeres, pero ahora el índice de tabaquismo en los países de altos ingresos es similar entre hombres y mujeres.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El humo interior en países pobres afecta especialmente a mujeres por la combustión de sólidos dentro de la casa para cocinar.

Además, en los países de rentas bajas las mujeres son las que más expuestas están al aire contaminado de interiores así que a día de hoy la incidencia es parecida en los dos sexos.

Según la OMS, más del 90% de los fallecimientos por esta enfermedad se producen en países de ingresos medianos y bajos porque las estrategias de prevención no son eficaces y los tratamientos no están disponibles o no son accesibles para todos los enfermos.

Incurable pero prevenible

La EPOC no tiene cura pero sí es prevenible.

Por ejemplo, dejando de fumar o reducir la exposición a la contaminación, ya sea interior, exterior o de tipo químico.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Dejar el tabaco para los fumadores activos es el tratamiento más eficaz en la prevención de EPOC.

La EPOC puede además detectarse mediante una sencilla prueba llamada espirometría, que consiste en medir cuanta cantidad de aire se espira en una espiración profunda lo más rápido posible.

Para aliviar los síntomas existe el tratamiento farmacológico y la fisioterapia.

Y aumentar nuestra capacidad para hacer ejercicio y llevar una vida más sana puede también puede reducir el riesgo de muerte.

Contenido relacionado