"Quiero que mi amado me abrace por la noche y me acaricie el pelo": el inusual testimonio de una mujer discapacitada que se atreve a hablar de su deseo sexual en Irán

Mitra, una mujer de 41 años, que vive con discapacidades que le afecta al 75% de su cuerpo está en una cuna. En la imagen se la ve con un vestido rojo y una chaqueta marrón. (Foto: cortesía Mitra Farazandeh)
Image caption Mitra quieren tener una vida sexual, pero el tabú de la sociedad no se lo permite. (Foto: cortesía Mitra Farazandeh)

Cerca de 10 millones de personas en Irán viven con discapacidades, según cifras de organizaciones activistas, pero el tema en gran medida causa vergüenza, escribe Feranak Amidi, periodista de la BBC sobre asuntos de la mujer en Medio Oriente.

Un área que es particularmente tabú en este país socialmente conservador es el sexo, y más aún las necesidades sexuales de las mujeres discapacitadas.

Aquí, Mitra Farazandeh, de 41 años, que vive con discapacidades en una pequeña aldea en el norte de Irán, describe su propia experiencia y frustraciones.

Soy una mujer. Soy una mujer con un 75% de discapacidad física. Sí, experimenté el amor. Siempre digo que una persona que no ha experimentado o sentido amor es como un espantapájaros en una granja, sin vida.

Tenía 11 años cuando me di cuenta de que tenía un sentimiento especial sobre el hijo de nuestro vecino. Esta sensación no tenía sentido para mí.

En aquellos días, no me consideraba humana. Debido a mi discapacidad y deformidad, no creía que mereciera vivir. Estaba esperando el momento no deseado de la muerte.

Image caption Mitra no tiene acceso a una silla de ruedas y, por lo tanto, debe ser trasladada en una carretilla. (Foto: cortesía Mitra Farazandeh)

Durante 14 años, enterré ese amor dentro de mí. Lo guardé para mí. Después de 14 años, decidí confesar ese amor a él y a mi familia. Él lo aceptó pero mi familia no lo aprobó.

Esto hizo de mi vida un infierno durante unos años. Pero mi amor por él también me enseñó a amarme a mí misma, movió algo dentro de mí.

He amado a ese hombre durante 30 años, aunque nunca hemos estado juntos.

La verdad es que, independientemente de mi discapacidad, soy una mujer con todas las necesidades y sentimientos que tiene una mujer.

Quiero que mi amado me abrace por la noche y me acaricie el pelo.

Desafortunadamente, muchas personas en mi cultura creen que las mujeres como yo no merecen amar o ser amadas. Esto me causa dolor

El hecho de que mi padre no me permita estar con alguien que amo me duele.

Muchas otras mujeres discapacitadas como yo sufrimos porque nuestras necesidades sexuales y emocionales son reprimidas.

Creo que el cambio más importante debe venir desde dentro de nosotros mismos. Nosotros somos los que debemos aceptar nuestras capacidades y limitaciones sexuales.

Necesitamos creer que merecemos vivir la vida al máximo y disfrutarla sin importar nuestras discapacidades.

Image caption Mitra se gana la vida vendiendo obras de arte que ella misma hace. (Foto: cortesía Mitra Farazandeh)

Una vez que lo creemos, las personas que nos rodean también comenzarán a respetar nuestras necesidades.

Conozco a muchas mujeres discapacitadas a mi alrededor, cuyas familias desconocen que son seres sexuales, porque estas mujeres no creen en sí mismas. Si no crees que mereces ser amado, ¿cómo puede creerlo tu familia?

Aunque mi padre todavía insiste en reprimir mis sentimientos, estoy orgullosa de haber expresado mis emociones y necesidades. Mi creencia en el derecho a vivir una vida plena me permitió superar muchos obstáculos y obtener libertad.

Todavía hay muchas personas que creen que las necesidades sexuales y emocionales de las mujeres discapacitadas no son una prioridad. Pero la verdad es muy diferente.

Todas las personas, hombres y mujeres, capaces o discapacitadas, tienen un espectro de necesidades emocionales y sexuales.

Personalmente, creo que a veces la energía sexual de las personas discapacitadas puede ser más fuerte que la de aquellos que no tienen discapacidad, tal vez porque es imposible para nosotros que tenemos una discapacidad física grave liberar nuestra energía de la manera habitual.

Esa energía excedente puede manifestarse como una fuerza sexual.

Creo que si las necesidades sexuales de una mujer discapacitada no se cumplen, puede ser muy perjudicial.

Nuestra discapacidad física puede sentirse como un capullo que nos oprime. Liberar nuestra energía física y sexual nos daría más espacio en este pequeño capullo.

Contenido relacionado