Carolina Parada, la ingeniera venezolana que lideró la investigación sobre reconocimiento de voz para Google

Carolina Parada Derechos de autor de la imagen Raymond_Yuen
Image caption Carolina Parada estuvo seis años en Google.

Está en la lista de los 20 latinoamericanos más influyentes de la industria de la tecnología de 2017 en Estados Unidos, según la publicación digital CNET.

Carolina Parada lideró en Silicon Valley los laboratorios de comprensión de lenguaje de empresas como Nuance, IBM y Google, después de finalizar su doctorado sobre reconocimiento de voz en la Universidad John Hopkins.

En Google trabajó en el equipo Hot Word, con el fin de lograr que las máquinas entendieran el lenguaje natural de las personas, como si fuera una conversación real.

Por eso se le atribuye un papel de liderazgo en la creación del asistente de voz de Google, la misma tecnología que usan otros asistentes de voz como Alexa de Amazon, Siri de Apple, Cortana de Microsoft o Bixby de Samsung, a los que se les puede preguntar por el clima, hacer búsquedas por internet, llamar a personas o preguntar por direcciones de restaurantes cercanos.

Hoy, la venezolana Carolina Parada es la ingeniera principal de aprendizaje profundo de una nueva división de la empresa Nvidia, y su misión es aplicar sus conocimientos sobre inteligencia artificial al desarrollo de autos autónomos, en medio de una frenética carrera entre las mayores empresas del mundo por conquistar ese mercado.

El aterrizaje en Silicon Valley

"Cuando era pequeña veía Los Supersónicos, unos dibujos animados que vivían en el futuro, entonces siempre buscaba la manera de aprender sobre robótica y computación", cuenta Parada desde Boulder, Colorado, donde vive actualmente, después de pasar muchos años en Silicon Valley.

Derechos de autor de la imagen Raymond_Yuen
Image caption A los 21 años llegó a Silicon Valley proveniente de Vanezuela.

Hija de padres ingenieros, a los 21 años se mudó de Venezuela a San Francisco, California.

Mientras hacía su doctorado en la Universidad John Hopkins, EE.UU., se dedicó a investigar los temas de inteligencia artificial y, en ese campo, su primera experiencia fue el reconocimiento de voz.

"Es muy interesante que puedas diseñar un algoritmo y que luego lo pongas dentro de un teléfono y él escriba lo que tú le estás diciendo", cuenta Parada.

La ingeniera de 37 años dice que son infinitas las posibilidades de automatización con la inteligencia artificial, especialmente cuando hay tareas que son repetitivas y siguen un patrón.

Es un campo con un potencial de desarrollo gigantesco que tiene aplicaciones en todas las industrias, como por ejemplo la medicina.

"Siempre que tengas una computadora con millones de sensores leyendo mucha data, va a a funcionar mejor si utilizas inteligencia artificial".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los sensores utilizan los mecanismos de las redes neuronales.

"Las computadoras están tratando de convertirse en un cerebro humano". Y el cerebro humano, dice la investigadora, aprende a interpretar las señales con una gran cantidad de información que se acumula a través del tiempo.

Por eso los científicos hablan de que las computadoras están "aprendiendo a aprender".

Según el último informe de la consultora Tractica, las ganancias provenientes de los software de inteligencia artificial crecerán desde US$1.400 millones en 2016 a US$59.800 millones en 2025.

Eso porque la mayor parte de la industria requiere este tipo de herramientas para mejorar su producción, como por ejemplo, el sector financiero, automotriz, el marketing, o la industria aeroespacial.

Automóviles autónomos

Actualmente la investigadora trabaja con cámaras que cumplen la función de sensores en automóviles sin conductor. Este año se cambió de Google a Nmivia porque vio un gran potencial en el campo del transporte para aplicar sus conocimientos.

Varios estudios, como el de la consultora Vision Systems Intelligence, señalan que la industria de los automóviles autónomos requiere la existencia de muchas compañías proveedoras de sensores, software de control, conectividad o mapeo.

En su último informe sobre el tema, plantea que hasta ahora no existe una sola empresa que tenga todos los conocimientos para construir este tipo de autos, sin depender de ciertos proveedores especializados, porque cada área reviste un alto grado de complejidad.

Algunas de estas compañías proveedoras son Apple, Google, Toshiba, Nvidia, Intel.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los autos autónomos pueden tener un gran impacto en el mercado de distribución global de productos.

Nvidia fue la compañía donde Parada decidió desarrollar su talento.

"Estaba buscando algo que me permitiera mejorar la vida de las personas. Siempre me gustó la robótica y me pareció que en la próxima década la inteligencia artificial para carros autónomos tendrá un gran impacto".

Las redes neuronales del carro

Su equipo se encarga de reconocer todo lo que pasa alrededor del automóvil.

"Cuando manejas, utilizas un montón de sensores que te dicen si hay un semáforo adelante, otro carro al lado o una señal de tránsito. Eso es algo que tu cerebro está haciendo eso permanentemente".

Y eso es precisamente lo que Parada quiere emular con la tecnología para autos autónomos que, básicamente, funciona utilizando cámaras que le entregan la información al computador central del vehículo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Firmas como firmas como Apple, Google, Toshiba, Nvidia, Intel, desarrollan productos específicos para los nuevos automóviles.

"Hoy se podrían evitar muchos accidentes si los autos tuvieran sensores para identificar los objetos que están a tu alrededor".

Por otro lado, hay toda una industria del transporte que obtendría un beneficio directo con estos desarrollos.

"La economía se está moviendo hacia un lugar donde las personas compran por internet y esperan que los productos lleguen de todas partes del mundo a su casa en dos días. Con carros autónomos esta industria cambiaría totalmente".

El potencial económico es gigantesco, más allá de las atracciones futuristas que bombardean la imaginación con autos que se conducen solos.

Carolina Parada, por lo pronto, vive en el mundo de los sensores, y aunque ya no está desarrollando los reconocedores de voz, sigue de todos modos hablando con las máquinas.

Contenido relacionado