Atletismo: Usain Bolt entra en el Olimpo del deporte al lograr en las Olimpiadas de Río 2016 su tercera medalla de oro consecutiva en los 100 metros

Usain Bolt Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Pese a su mal arranque, remontó para ganar su tercer oro en 100 metros

El jamaiquino Usain Bolt logró este domingo en los Juegos de Río 2016 su tercera medalla de oro consecutiva en los 100 metros, lo que lo sitúa como una de las grandes leyendas olímpicas y posiblemente el mejor velocista de todos los tiempos.

Campeón en Pekín 2008 y Londres 2012, Bolt volvió a demostrar que es el hombre más rápido del mundo.

Pese a que en las últimas semanas tuvo problemas físicos, en el Estadio Olímpico de Río cumplió con su claro papel de favorito y se impuso con comodidad pese a su mala salida: fue el segundo más lento en salir de los tacos.

Hasta mitad de carrera parecía posible su derrota, pero en los últimos 40 metros aprovechó su gran zancada para recuperar.

Bolt paró el cronómetro en 9,81 segundos, lejos del récord del mundo de 9,58 que él posee. La medalla de plata fue para el estadounidense Justin Gatlin (9,89) y la de bronce para el canadiense Andre de Grasse.

Séptimo oro

El oro conquistado este domingo es el séptimo de su carrera. En Río aún buscará el de 200 metros, su prueba favorita, y el del relevo 4x100. De ganar los tres repetiría el triplete que obtuvo en Pekín 2008 y Londres 2012.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption En los 30 últimos metros Bolt adelantó a Gatlin y terminó ganando con holgura.

Bolt llegó a los Juegos sin haber competido en una carrera de 100 metros desde el 30 de junio, cuando decidió retirarse de los campeonatos de Jamaica por un problema muscular en la pierna izquierda.

La rehabilitación comenzó de inmediato. Saltaron todas las alarmas. El domingo, sin embargo, no dio muestras de tener ningún problema, aunque estuvo lejos de ser el de sus mejores actuaciones.

Tras una mala salida, como es habitual, tuvo que remontar, pero terminó adelantando a Gatlin a falta de 30 metros.

"Fue brillante. No fui muy rápido, pero estoy muy feliz de haber ganado. Les dije que iba a hacerlo", recordó a los reporteros tras la prueba.

El jamaiquino, además, volvió a llevarse los aplausos y el cariño con sus simpáticas celebraciones y sus selfies con aficionados, mientras Gatlin, dos veces sancionado por doping, era objeto de los abucheos de los hinchas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Usain Bolt ganó también de nuevo la medalla de oro del cariño de los aficionados

Ninguno de los tres medallistas bajó de 9,8 segundos, y Bolt estuvo lejos de su récord del mundo de 9,58, establecido en 2009, y del olímpico, obtenido en Londres 2012 (9,63).

Poco importó la marca.

De los Juegos de Phelps a los de Bolt

Acabada la natación y ahora con el atletismo como deporte central, el protagonismo pasó de Michael Phelps y sus 23 oros a Bolt y los 9 que tiene en la mira.

Excepto en el Mundial de 2011, cuando fue descalificado por una salida en falso, Bolt ha ganado todas las grandes pruebas individuales del sprint desde 2008. Dominación total.

"Estén atentos, quedan dos más", dijo Bolt, que prevé también ganar las preseas doradas del 200 y el 4x100 para convertirse en "inmortal".

Temas relacionados