Santiago Lange, el regatista de Argentina que alcanzó el oro en las Olimpiadas de Río 2016 un año después de operarse de cáncer del pulmón

Santiago Lange y Cecilia Carranza celebran su oro en vela Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Santiago Lange y Cecilia Carranza se impusieron en la competencia de vela, categoría Nacra 17, lo que le dio una medalla de oro más a Argentina.

A sus 54 años, Santiago Lange no sólo es el regatista más viejo compitiendo en las Olimpiadas de Río 2016 sino que carece de un pulmón tras su lucha contra el cáncer, el año pasado, que amenazó su participación en los juegos.

Pero él y su compañera de competencia Cecilia Carranza le dieron la medalla de oro a Argentina en la categoría Nacra 17, este martes.

No fue un triunfo fácil; la pareja de deportistas tuvo que remontar dos penalizaciones para lograr el primer puesto en el podio.

Lange luego diría que perdió la cuenta de cuántas veces se quebró desde el momento de éxtasis en que se enteraron que habían ganado el oro y sus hijos se largaron a nadar para irlo a felicitar hasta el emotivo instante en que izaron la bandera argentina en el podio.

Estas son las sextas olimpiadas en las que compite Lange, no obstante, en 2015, su participación en Río pareció desvanecerse cuando fue diagnosticado con cáncer del pulmón.

Gracias al deporte

Curiosamente, el regatista le atribuye su temprano diagnóstico al deporte que practica.

"Probablemente si no hubiese estado viajando tanto y no estuviese tan cansado no lo habría descubierto", dijo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Lange había ganado medallas de bronce en dos ocasiones.

Aunque al principio le costó aceptar la enfermedad, consideró que tuvo mucha suerte en que fuera detectada a tiempo. Tomó la decisión de operarse en septiembre, el día de su cumpleaños. A partir de ahí, empezó el proceso de recuperación.

"Mi filosofía y lo que ha aprendido con el deporte me ayudaron muchísimo. Haciendo vela aprendes a sufrir de cierta manera, a atravesar momentos difíciles y mantenerte en pie y seguir luchando".

Y eso fue lo que él y Cecilia Carranza, de 29 años, tuvieron que hacer, dando su máximo esfuerzo.

Los regatistas tuvieron primero que reponerse al inicio de la competencia de una penalización que los puso en la última posición de las embarcaciones.

La pareja luego recibió una nueva penalización por un rebase indebido, pero la combinación de fuerza y experiencia de la pareja los hizo remontar hasta el oro.

El abuelo de la vela

Lange es considerado "el abuelo" de la vela en Río. Su primera participación en olimpiadas fue en Seúl 1988, seguido por Atlanta 1996 y Sydney 2000.

En Atenas 2004 y Pekín 2008 logró la medalla de bronce en vela.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Lange y Carranza tuvieron que reponerse a dos penalizaciones, lo que hizo más sobresaliente su desempeño en la final del Nacra 17.

Ahora, "Compito contra los hijos de quienes fueron mis rivales", dijo en una entrevista con el diario argentino La Nación.

Tanto así, que sus propios dos hijos, Yago y Klaus, participan en estas olimpiadas en la clase 49er.

El veterano deportista no estuvo en Londres 2012 pero acredita a Yago y Klaus de ser el incentivo para regresar a la competencia en Río.

"Nunca me hubiese imaginado estar en los Juegos a esta altura de mi carrera. Tengo que agradecérselo a mis hijos. Yago y Klaus, que fueron el empuje para que yo esté acá", aseguró a La Nación.

Esa determinación fue parte del triunfo del binomio argentino.

"No nos lo esperábamos. Yo estaba buscando una medalla de oro desde la década de 1980 por la que he pasado mucho tiempo trabajando", celebró Lange.

Temas relacionados

Contenido relacionado