"Los animales beben el agua y dan a luz crías sin pelo", la lucha en Argentina contra la mayor explotación de fracking de América Latina

Vista de un pozo petrolero en la reserva de Vaca Muerta en Loma Campana, en la provincia patagónica de Neuquén, a unos 1.180km al sur de Buenos Aires, Argentina, tomada el 4 de diciembre de 2014. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Vaca Muerta es una reserva de gas de esquisto en la provincia patagónica de Neuquén.

Las escarpadas colinas de Vaca Muerta se alzan en el horizonte.

Este lugar produce más gas de esquisto que ninguna otra explotación en el mundo fuera de Estados Unidos.

El fracking -la extracción del gas de las rocas con agua a presión- podría proveer a Argentina de energía barata durante generaciones, pero las comunidades indígenas que viven allí dicen que esta actividad está contaminando sus tierras.

Susana Campo, miembro de la comunidad mapuche, trabaja criando cabras. El año pasado, dice, 60 de sus cabritos nacieron sin pelo y murieron una semana después.

Cree que el fracking contaminó las aguas subterráneas.

Derechos de autor de la imagen Grace Livingstone
Image caption Susana Campo dice que sus cabritos nacieron sin pelo.

"Los animales bebieron el agua y dieron a luz crías solo con piel, sin pelo. Eso no había pasado nunca".

"Tierra esclavizada"

Su hermana Josifa asegura que el agua la hizo enfermar. "Tengo dolores de estómago y también he vomitado".

"Sabemos que es porque el agua está contaminada, pero tenemos que seguir bebiéndola".

"La gente pobre no puede permitirse comprar agua".

Derechos de autor de la imagen Grace Livingstone
Image caption Josifa Campo y su hermano Albino aseguran que los habitantes de la zona están molestos.

Albino Campo es el líder, o lonko, de esta comunidad mapuche, llamada Lof Campo Maripe.

"El pueblo mapuche está enfadado. Sentimos que esclavizaron nuestra tierra. Es como si alguien viniera a nuestra casa sin preguntar. Contaminaron todo", cuenta Campo.

Su comunidad es una familia extendida de 125 personas que viven en granjas salpicadas en una superficie de 11.000 hectáreas, aunque sólo tienen la propiedad legal de una pequeña parte de ese territorio.

Vivieron aquí desde que sus abuelos emigraron desde Chile en 1919.

Hay otras cinco comunidades Mapuche en esta región que suman alrededor de 1.000 personas.

Miles de millones de inversión

La técnica del fracking supone inyectar miles de litros de agua, productos químicos y arena en las profundidades de la tierra a alta presión para hacer que salga el gas.

En esta región, la extracción mediante este sistema comenzó en 2010 y desde entonces muchas petroleras extranjeras compraron concesiones para perforar pozos de gas.

La estadounidense Chevron invirtió US$2.500 millones en Vaca Muerta en el marco de un proyecto de fracking conjunto con la petrolera estatal argentina YPF.

Hasta la fecha, la sociedad entre YPF y Chevron perforó 420 pozos y tiene previsto abrir 200 más en los próximos dos años.

Ambas empresas planean invertir US$16.000 millones aquí.

Agua sucia

Derechos de autor de la imagen Grace Livingstone
Image caption Los miembros de la comunidad mapuche están preocupados por su ganado.

Los pavos y los pollos corretean alrededor de la granja del hijo de Albino Campo.

Un pozo cercano tiene una tubería larga para extraer el agua.

Está cubierta de una sustancia negra y aceitosa y cuando el agua se vierte en un cubo, un residuo marrón verdoso se queda en el fondo.

Derechos de autor de la imagen Grace Livingstone
Image caption Albino Campo cuenta que el agua del pozo solía salir limpia.
Derechos de autor de la imagen Grace Livingstone
Image caption Cuando Albino saca agua del pozo, un residuo negruzco se posa sobre el fondo del cubo.

"Hace un año, este agua era cristalina", dice Albino Campo. "Así es como sale ahora".

La BBC pidió un comentario a Chevron, pero dijeron que habláramos con su socio de operaciones, YPF.

Juan Garaby, ejecutivo de YPF, asegura que no existen pruebas de que el fracking esté contaminando el agua.

Señala que el gas de Vaca Muerta se toma a una profundidad de 3.000 metros y el agua que usan los habitante de la zona está solo a 300 metros, de modo que ambas partes están separadas por una gran masa de rocas y capas de tierra.

Cuando se perfora un pozo, el agujero es sellado con acero y rodeado de cemento. Después se añaden dos capas más de cemento y acero para aislarlo del agua subterránea.

Supervisión

"Hay una supervisión continua del agua por parte de la agencia ambiental provincial y no se encontraron signos de contaminación", dice.

De acuerdo con Garoby, no hay pozos de fracking cerca de las granjas donde los mapuches crían animales.

También indica que Vaca Muerta es una gran oportunidad para que Argentina, un importador neto de energía, llegue a ser autosuficiente.

Derechos de autor de la imagen Grace Livingstone
Image caption Juan Garoby, de YPF, asegura que los pozos de fracking no suponen ningún riesgo.

La Administración de Información sobre Energía de Estados Unidos estima que Argentina tiene las mayores reservas de gas de esquisto explotable después de China.

El congresista oficialista Eduardo Amadeo también sostiene que el fracking es vital para el futuro de Argentina.

"Argentina necesita petróleo y gas. No puedes parar la producción para 45 millones de personas porque uno o dos millares sientan que sus derechos se están viendo afectados", apunta.

Pero Martín Álvarez, del grupo Observatorio Petrolero Sur, señala que el fracking no solo implica un riesgo ambiental para las comunidades mapuches, sino para un conjunto de población rural de 54.000 personas y para los residentes de la capital provincial, Neuquén.

Este grupo pide que se detenga el fracking en territorio indígena, en zonas ganaderas, en las reservas naturales, áreas urbanas y lugares cercanos a fuentes de agua como ríos, lagos y lagunas.

Juan Garoby asegura que esas restricciones no son necesarias porque el fracking es seguro.

"Si se toman las precauciones que se necesitan tomar y si se tiene cuidado en el aislamiento del agua superficial, no debería haber ningún problema por actuar en cualquier zona".

"Es cuestión de ser consciente y de tener las políticas ambientales correctas para tener el mínimo impacto sobre el medio ambiente".

Contenido relacionado