México: encuentran el cadáver de un sacerdote desaparecido en Michoacán

Patrullaje del ejército mexicano en Michoacán Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption México ha registrado los asesinatos de tres sacerdotes en una semana en estados con altos índices de violencia como Michoacán y Veracruz.

El cadáver de un sacerdote católico que se encontraba desaparecido desde el lunes fue encontrado este sábado, el tercer religioso que muere en México en una semana.

José Alfredo López Guillén, párroco de de la Santísima Trinidad, de Janamuato, en el conflictivo estado de Michoacán, en el oeste del país, fue hallado sin vida en la misma localidad.

La Arquidiócesis de Morelia y la Procuraduría (fiscalía) General del Estado informaron del hallazgo en la tarde de este domingo.

"De acuerdo con los resultados de la necropsia, la causa de muerte es por heridas producidas por proyectil de arma de fuego, con una rigidez cadavérica de aproximadamente 120 horas", señaló la fiscalía en un comunicado.

El sacerdote había sido visto por última vez en la noche del lunes en la casa parroquial pero no fue hasta el miércoles que un familiar suyo realizó la denuncia y un día después la Conferencia del Episcopado Mexicano confirmó su desaparición.

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, había informado en la semana que el sacerdote se encontraba con un joven de 16 años en la casa parroquial y que ambos desaparecieron luego de que les entregaran un pedido de comida.

De acuerdo al cardenal Alberto Suárez Inda, el sacerdote fue sacado a la fuerza y los criminales se llevaron objetos de valor y un vehículo de la casa parroquial, que fue localizado volcado el martes a 90 kilómetros del lugar.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El cardenal Alberto Suárez, del estado de Michoacán, había hecho una declaración sobre la desaparición del sacerdote pero no contaba con información de su paradero.

Violencia contra religiosos

Los ataques contra sacerdotes se han incrementado en los últimos años en México aunque no es producto de una persecución religiosa sino consecuencia de la violencia que sufre el país vinculada al narcotráfico.

Con la muerte de López Guillén, suman 16 asesinatos y dos desapariciones de sacerdotes desde fines de 2012, según datos del Centro Católico Multimedial, que considera a México como el país más peligroso para los religiosos católicos.

En total, desde 1990, se realizaron 55 agresiones contra religiosos y más de 3.000 templos católicos fueron profanados en la última década.

La Iglesia católica mexicana ya había sido golpeada esta semana con el ataque contra dos párrocos en el estado de Veracruz, en el este del país.

Alejo Nabor Jiménez Juárez y José Alfredo Juárez de la Cruz fueron sacados a la fuerza de la iglesia Nuestra Señora de Fátima, en la ciudad de Poza Rica, la noche del domingo por un grupo de hombres armados y sus cadáveres fueron localizados en la tarde del lunes.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption José Alfredo Juárez de la Cruz era uno de dos sacerdotes que murieron a manos de criminales en el estado de Veracruz este mes.

La fiscalía aseguró que los responsables conocían a sus víctimas y habían estado bebiendo alcohol con ellos y que también robaron 5.000 pesos (unos US$250) de las limosnasy dos camionetas.

Ese caso sumado al de Michoacán llevo al papa Francisco a pedir este domingo una oración por los religiosos en México.

"Ofrezco mi oración por el querido pueblo mexicano, para que cese la violencia que en estos días ha golpeado a algunos sacerdotes", señaló desde la plaza de San Pedro en el Vaticano.

Temas relacionados

Contenido relacionado