Nafta: los temores por el futuro del acuerdo que vale US$1 millón cada minuto entre México y Estados Unidos

Banderas de Estados Unidos y México Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Estados Unidos y México comercian US$1 millón cada minuto.

El muro que el presidente electo de EE.UU., Donald Trump, prometió construir si ganaba las elecciones del 8 de noviembre en Estados Unidos se ha robado infinidad de titulares.

Sin embargo, es una posible denuncia o modificación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan; Nafta, por sus siglas en inglés) lo que podría generar un verdadero desequilibrio en el vínculo entre ambos países.

El acuerdo comercial, firmado hace casi 23 años, fue uno de los ejes de la campaña presidencial de EE.UU. Y lo que decida hacer el próximo ocupante de la Casa Blanca no sólo tendrá consecuencias para el país y la economía del resto mundo en general, sino que tiene en particular alerta a México.

El tratado, que también incluye a Canadá, ha sido descrito por Trump como "el peor acuerdo comercial que se ha firmado en la historia de este país y uno de los peores acuerdos comerciales que se han firmado en cualquier parte del mundo".

El magnate promete intentar modificarlo -aunque no ha explicado cómo ni qué aspectos- y ofrece eliminarlo en caso de no poder hacerlo.

No está claro cómo se darían estos procesos -qué efectivamente se podrían hacer desde la Presidencia- ni qué consecuencias tendrían a ambos lados de la frontera. Y la falta de certezas no es menor para el vínculo entre Estados Unidos y México, que comercian US$1 millón cada minuto.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Clinton y Trump han criticado el acuerdo comercial que Estados Unidos tiene con México.

"Lo de Trump es muy incierto, no sabemos (...) qué tantas cosas quisiera tratar de cumplir. Es un enigma que refleja una gran irresponsabilidad y una gran ignorancia de los pesos y contrapesos a los que el presidente se vería sometido", le dice a BBC Mundo Jaime Zabludovsky, quien fuera negociador jefe adjunto por México del TLC.

El acuerdo disparó el comercio entre los tres países al pasar de poco más de US$20.000 millones en 1994 a casi US$1,25 billones el año pasado y es crucial para México pues más del 80% de sus exportaciones tienen al bloque como destino.

"El solo anuncio de la denuncia del TLC es peor que el Brexit. Es un Brexit para el mundo. La señal del liderazgo y el compromiso de Estados Unidos con dos de sus tres principales socios comerciales y un acto de irresponsabilidad", opina Zabludovsky trazando una comparación con la decisión de Reino Unido de salir de la Unión Europea.

¿Qué puede hacer el presidente?

El artículo 2205 del Nafta establece: "Una parte podrá denunciar este Tratado seis meses después de notificar por escrito a las otras Partes su intención de hacerlo. Cuando una parte lo haya denunciado, el Tratado permanecerá en vigor para las otras partes".

Trump podría determinar la salida de EE.UU. del acuerdo pero el proceso subsiguiente no es sencillo. Que el país no se haya retirado de un tratado comercial desde 1866 no ayuda a aclarar el panorama.

"La opinión está realmente dividida, hay mucha especulación (...) No está claro si es responsabilidad del presidente o del Congreso. Es presidencial en términos de política exterior pero es del Congreso en términos de acuerdos comerciales ", le comenta a BBC Mundo Duncan Wood, director del Mexico Institute del Wilson Center, un centro de estudios con sede en Washington.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El republicano quiere eliminar o al menos modificar el Nafta.

Wood, quien fue durante casi dos décadas profesor y director del Programa de Relaciones Internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), no considera descabellado pensar que puede haber un cambio mayúsculo al tratado, pero considera más probable que se realicen modificaciones.

Entre ellas menciona la posibilidad de que se establezcan "cláusulas" para obligar a México a "mejorar sus estándares laborales e implementar leyes" ya existentes, uno de los reclamos de algunos de los sectores manufactureros estadounidenses que consideran que más han perdido producto del TLC.

Sin embargo, para el centro de análisis Peterson Institute for International Economics (PIIE), también con sede en Washington, en el corto plazo Trump podría cumplir con algunas de sus promesas pero tendría que pagar un precio.

"Si retira a Estados Unidos de acuerdos comerciales, o si impone aranceles más elevados, incluso como amenaza o maniobra táctica, los países extranjeros pronto tomarían represalias", explicó el instituto en un estudio publicado el mes pasado.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, considera que renegociar el tratado sería una "caja de Pandora".

Habrá problemas también puertas adentro porque eventualmente necesitaría algún tipo de apoyo del Congreso y las medidas podrían ser obstruidas en tribunales por compañías estadounidenses afectadas.

En caso de imponer un arancel del 35% sobre las importaciones procedentes de México, el país podría reclamar ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), que agrupa a 163 países y a la que Trump también amenazó con abandonar, pero un litigio allí llevaría tiempo.

De acuerdo con la legislación estadounidense, el presidente estaría autorizado en circunstancias especiales imponer un arancel del 15% durante un período de 150 días pero para extenderlo necesita el apoyo del Congreso.

Trump, que también propuso imponer un arancel del 45% a China, podría generar una guerra económica con el impacto de una pérdida de casi 5 millones de puestos de trabajo en el país, pues China y México suponen un cuarto del comercio de EE.UU. en bienes y servicios.

Seis millones de empleos estadounidenses dependen de las exportaciones a México y si se vieran afectados, Trump tendría problemas.

"Todo el tema de acceso al mercado, si lo puedes realmente abrir, sería la caja de Pandora, porque en estos procesos los ganadores, que hay muchos en Estados Unidos, están muy calladitos. En el momento en que ellos se sienten amenazados, también levantan la voz", afirmó en julio el secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo.

El impacto en México

Derechos de autor de la imagen Joe Raedle/Getty Images
Image caption Trabajadoras mexicanas en una maquiladora en Tijuana.

Pero no hay dudas que en un enfrentamiento comercial, del tipo y la intensidad que sea, México tendría las de perder.

No sólo estaría en una posición inferior en caso de tener que renegociar con EE.UU., sino que su economía está mucho más expuesta al vínculo con su vecino que viceversa.

El 35% de los puestos de trabajo mexicanos dependen directamente del comercio exterior, y su mayoría de la relación con los estadounidenses.

"Una revisión del Tlcan sí generaría un clima de incertidumbre y de inestabilidad, ¿qué se quiere negociar?, ¿qué se quiere renegociar?... ¿Que los capitales estadounidenses ya no vengan a México a fabricar cosas? ¿Eso cómo lo van a hacer?", se preguntan, Antonio Gazol Sánchez, profesor de economía internacional e integración económica de la Universidad Nacional Autonóma de México (UNAM).

Pero este especialista desestima que el acuerdo haya sido tan benéfico o tan perjudicial como unos y otros promueven, y señala que, más allá de las elecciones estadounidenses, el país necesita ajustar su política económica, pues aunque las exportaciones han aumentado, el crecimiento no ha ido a la par.

"La capacidad exportadora de México está basada en una combinación perversa que son bajos salarios y un elevadísimo contenido importado de las exportaciones. De cada dólar que se exporta, para poderlo exportarlo, previamente tuvimos que importar alrededor de 80-85 centavos de dólar. Esto es un fallo de la política económica mexicana, no del Tlcan", le dice a BBC Mundo.

De generarse una disputa comercial entre ambos países, Wood considera que, al igual que en ocasiones pasadas, México va a demostrar un "sofisticado" manejo a nivel de gobierno para tomar represalias económicas pero el impacto de todas formas se va a sentir.

Contenido relacionado