Lo que se sabe del trágico accidente cerca de Medellín del avión que transportaba al equipo brasileño Chapecoense y que dejó 71 muertos

Restos del avión en el Cerro Gordo Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La aeronave se estrelló el lunes por la noche cerca de la ciudad de Medellín.

Las causas del accidente del lunes del avión de la aerolínea Lamia que dejó 71 muertos aún sigue bajo investigación, pero la Aeronáutica Civil de Colombia ya confirmó un dato clave: la aeronave no tenía combustible en el momento del impacto.

Así lo informó el coronel Freddy Bonilla, secretario de seguridad de la Aeronáutica Civil de Colombia luego de que se inspeccionaran los restos del avión.

De momento la autoridad aeronáutica de Bolivia suspendió el certificado y permiso de operación a Lamia, empresa registrada en ese país. Lo hizo el miércoles.

Asimismo, el gobierno boliviano apartó del cargo a los directores de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (AASANA), para iniciar una "investigación interna" que verifique "no solo las aerolíneas sino todo el sistema de tránsito aéreo", dijo este jueves el ministro de obras públicas de ese país, Milton Claros.

La aeronave de la aerolínea operada en Bolivia trasladaba al equipo de fútbol brasileño Chapecoense, que esperaba disputar la primera vuelta de la final de la Copa América en Medellín ante el Atlético Nacional.

El avión se estrelló el lunes en la noche en una zona montañosa de difícil acceso en el Cerro Gordo, en el departamento de Antioquia, cuando estaba próximo a aterrizar en el aeropuerto José María Córdova de Medellín.

También se informó que algunos campesinos escucharon "gritos y llamados de socorro" de los sobrevivientes del vuelo y que fueron ellos quienes se comunicaron con los equipos de rescate.

Siete personas fueron rescatadas con vida, sin embargo una de ellas, el portero Danilo Padilha, murió cuando era trasladado al hospital.

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres reportó que 71 cuerpos fueron recuperados.

El director del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Carlos Eduardo Valdés, dijo a la prensa que de los 59 cuerpos identificados, 52 son de nacionalidad brasileña, cinco bolivianos, un paraguayo y un venezolano.

Entre los 77 pasajeros, además de los futbolistas del club Chapecoense,estaban a bordopersonal técnico del equipo, periodistas y 9 tripulantes bolivianos.

En la lista de pasajeros aparecían 81 personas, pero cuatro de ellas no abordaron la aeronave, señaló la agencia aeronáutica colombiana.

Se confirmó el hallazgo de dos cajas negras en la zona, que servirán para esclarecer lo sucedido momentos antes del accidente, indicó el ministro de transporte colombiano, Jorge Eduardo Rojas.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Cerca de 150 personas participaron del operativo de socorro.

Las mismas se encuentran bajo custodia, a la espera de ser analizadas por expertos de Colombia, Brasil, Bolivia, Estados Unidos y Reino Unido.

El procesamiento del material tomará unos 20 días, le dijo a BBC Mundo el coronel Bonilla.

Grabación

Una grabación entre el piloto y la torre de control del aeropuerto José María Córdova, divulgada el miércoles en medios colombianos, reveló que el avión se declaró en emergencia por falta de combustible y una falla eléctrica.

En la grabación, de extractos del diálogo, se escucha al piloto Miguel Quiroga decir a la torre: "señorita Lamia 933 está en falla total, falla eléctrica total, sin combustible".

El piloto también informa que estaba a una altura de 9.000 pies, una altura insuficientes para pasar el Cerro Gordo según informes en la prensa colombiana.

"Vectores, vectores", es lo último que se escucha decir al piloto. Vectores son orientaciones para aproximarse al aeropuerto, pero en ese momento la torre le dice al piloto que lo perdió en el radar.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El lateral izquierdo del Chapecoense, Alan Ruschel, fue trasladado a la clínica San Juan de Dios en el municipio de La Ceja. Ruschel estaba consciente y preguntaba por su familia, además de pedir que le guardaran el anillo de matrimonio.

Al inicio de la grabación se escucha como la controladora de turno estaba dando prioridad a otra nave de la aerolínea Viva Colombia que tenía un problema por "una fuga".

Juan Sebastián Upegüi, miembro de la tripulación de un avión de la aerolínea Avianca que estaba próximo a aterrizar en el momento del siniestro, relató que el piloto de la aeronave que se estrelló alcanzó a declararse en emergencia por falta de combustible.

"Le dijo a la controladora: 'solicitamos prioridad para proceder a la pista, solicitamos prioridad para pasar a localizador, tenemos problemas de combustible'", señaló en una conversación por Whatsapp que se hizo viral y cuya autenticidad fue confirmada por Avianca, según la agencia Reuters.

La Agencia de Aviación Civil de Brasil (ANAC) le había negado a Lamia la autorización del vuelo chárter que el club había contratado inicialmente para su traslado a Colombia.

Derechos de autor de la imagen Aeronautica Civil de Colombia
Image caption En el lugar se hallaron dos cajas negras pertenecientes a la aeronave en perfecto estado, dijeron las autoridades.

Por este motivo los pasajeros tuvieron que tomar un vuelo comercial hasta Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, para así abordar la aeronave de Lamia que los llevaría a Medellín.

Esta despegó con un retraso de dos horas con respecto a lo deseado originalmente.

Era el único avión operativo de la línea aérea y tenía al mando una tripulación boliviana.

Media playback is unsupported on your device
Primeras imágenes del lugar donde cayó en Colombia el avión del Chapecoense

Lamia, Línea Aérea Mérida Internacional de Aviación, se fundó inicialmente en Venezuela, pero fue reubicada a Bolivia.

Heridos en hospitales

En total siete heridos fueron trasladados a clínicas y hospitales locales, según informes. Uno de ellos, Danilo Padilha, murió cuando era llevado al hospital, confirmó Aeronáutica Civil de Colombia.

Radio Caracol confirmó que el primero de los heridos en ser trasladado, el lateral izquierdo Alan Luciano Ruschel, de 27 años, se encuentra en la Clínica San Juan de Dios en el municipio de La Ceja, el más cercano al sitio del accidente.

Medios de comunicación locales informaron que Ruschel llegó conmocionado en una ambulancia a la clínica, pese a lo cual preguntaba insistentemente por su familia y pedía que le guardaran su anillo de matrimonio.

Según el último parte médico, Ruschel fue operado y "aunque su cuidado es crítico, está estable".

Otros jugador del club, Jackson Follmann, de 24 años, fue ingresado a otro hospital local.

El Hospital San Vicente Fundación, sede Rionegro, informó que Follmann continúa "bajo estricta observación médica" en la Unidad de Cuidados Intensivos, luego de que se le amputara la pierna derecha debido a la gravedad de sus lesiones.

Y se conoce que también fue rescatado el jugador Helio Hermito Zampier.

Un periodista, Rafael Hanzel, también fue trasladado a un centro médico y una de las integrantes de la tripulación boliviana, la auxiliar de vuelo Ximena Suárez, se encuentra en otro hospital junto a Erwin Tumiri.

Derechos de autor de la imagen Instagram
Image caption Esta imagen fue publicada por el jugador Alan Ruschel, uno de los sobrevivientes del accidente, minutos antes de partir hacia Colombia.

Tributos

Miles de aficionados del Chapecoense realizaron una vigilia el miércoles en el estadio estadio Arena Condá, la casa de este modesto equipo brasileño de la localidad de Chapecó, en el estado sureño de Santa Catarina.

El acto se produjo a la misma hora a la que estaba previsto el partido entre el Chapecoense y el Atlético Nacional.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Miles de personas participaron de un homenaje al Chapecoense en el estadio Atanasio Girardot en Medellín.
Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption "No los olvidaremos, esta Copa se va al cielo", fue el canto de los aficionados del Atlético Nacional en Medellín.

"Con mucho orgullo, con mucho amor" o "este sentimiento nunca va a parar" fueron algunos de los gritos entonados por la afición todavía en estado de shock por la tragedia.

Los aficionados llenaron el estadio, con capacidad para 19.000 personas.

De las 71 víctimas mortales 19 eran jugadores del Chapecoense, además de un gran número de directivos y prácticamente la totalidad de todo el cuerpo técnico encabezado por el entrenador Caio Júnior.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Miles de aficionados del Chapecoense realizaron una vigilia el miércoles en el estadio estadio Arena Condá.
Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El estadio del Chapecó tiene capacidad para 19.000 aficionados y se vio colmado en el homenaje.

Otro homenaje tuvo lugar el miércoles por la noche en el estadio Atanasio Girardot en Medellín, donde miles de colombians rindieron tributo al Chapecoense y pidieron con un emotivo coro que el título de la Copa Sudamericana le sea entregado al conjunto de Chapecó.

"No los olvidaremos, esta Copa se va al cielo", fue el canto de los asistentes.

Pétalos de flores fueron lanzados desde dos helicópteros.

"A todos nos duele esto. Hay que darle el campeonato a Chapecoense, ellos hicieron un gran esfuerzo para llegar a Medellín a jugar. Es una lástima que el destino nos los dejara", dijo uno de los asistentes, Nelson Jesús Arroyave, a la agencia EFE.

Derechos de autor de la imagen MI ORIENTE
Image caption El avión de Lamia se estrelló durante la noche en una zona montañosa de difícil acceso.

Una final soñada

El club brasileño de la ciudad de Chapecó, en el estado de Santa Catarina, en el sur del país, había alcanzado hace ocho días el mayor triunfo de su historia al clasificarse para jugar la final de la Copa Sudamericana frente al Atlético Nacional.

Estaba previsto que el Chapecoense jugara el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional de Medellín este miércoles.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Chapecoense había alcanzado por primera vez la final de la Copa Sudamericana, el segundo torneo más importante de la región.

También el rival en la final se solidarizó con el dolor de los familiares y personas cercanas al club brasileño. Y pidió en su cuenta de Twitter que se le otorgara al club brasileño el título de la Copa Sudamericana 2016.

"Nacional lamenta profundamente y se solidariza con Chapecoense por el accidente ocurrido y espera información de las autoridades", dijo el club colombiano en su cuenta de Twitter.

"Que Dios esté con nuestros deportistas", dijo en su cuenta de Twitter el club Chapecoense.

Conmebol

El equipo brasileño es dirigido por el conocido técnico Caio Junior, quien estuvo al frente de Palmeiras y Flamengo, entre otros clubes.

El Chapecoense, conocido por su juego colectivo, sólo había subido a la primera división en 2014.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Más de 150 personas participaron en las operaciones de rescate en el Cerro Gordo.

La Confederación Sudamericana de Fútbol suspendió hasta nueva orden todas las actividades competitivas, informó el organismo rector del fútbol en la región.

"Todas las actividades de la Confederación quedan suspendidas hasta nuevo aviso", precisó la Conmebol, que lamentó lo ocurrido.

Contenido relacionado